INICIO PÁGINA PRINCIPALE-MAILCHATFOROSBUSCADORPOSTALESCOMPRAS; Tienda VirtualAMIGOS Y CONTACTOSTVRADIO
Colombia.com
 
JORGE ELIECER GAITAN (Político)
Colombia.com Como un hombre emocional, pasional y místico, ideológicamente feminista y como un político futurista, así define Gloria Gaitán a su padre el caudillo liberal Jorge Eliécer Gaitán. El mismo que un 9 de abril de 1948, falleció dejando varias enseñanzas de vida a su paso, de las que ella aprende diariamente.

Precisamente, para su hija la habilidad de Gaitán de atraer a las masas y al pueblo, obedecía a su capacidad de interpretar el sentir colectivo y transformarlo en ideas. Solo de esa forma, podía lograr que sus discursos fueran entendidos o tener la acogida que lograron sus “viernes culturales”, nombre con el que se denominaba a sus intervenciones semanales en el Teatro Municipal de Bogotá, las cuales eran difundidas por la radio.

“Todo el conocimiento que tenía del subconsciente hizo que pudiera encontrar los caminos de trasfusión de sus emociones con las del pueblo y transformarlas en ideas”, asegura.

“Al ser un penalista, era un especialista y un profundo conocedor del subconsciente”, admite también.

Otro de los atractivos según su única heredera, era su manejo de expresión corporal, que combinaba con el tono, el timbre, la voz y la tonalidad. Pero sobretodo que hacía de sus intervenciones un “espectáculo participativo” en el que no se destacaban jerarquías y donde todos eran iguales.

“Mi papa era un actor, que se apropiaba de un personaje, él se transformaba en pueblo”, expresa.

No obstante, pese a esa entrega de Gaitán con su gente, para Gloria, el pueblo no le respondió a su padre como entusiastamente lo muestran.

Los otros políticos y Gaitán

Es así
como recuerda una de las frases que suele escuchar con frecuencia: “este pueblo se fregó cuando mataron a Gaitán”, a lo que ella respondería que fue más bien, cuando no lo eligieron como Presidente de la República.

Concretamente, fue el 23 de septiembre de 1945, el día en que Gaitán fue promulgado como el “Candidato del Pueblo” por una gran convención popular celebrada en el circo de Toros La Santamaría. En esa ocasión, fue vencido por el conservador Mariano Ospina Pérez.

Fue esta misma relación que Gaitán tenía con el pueblo la que lo llevó ser visto por jefes de los partidos políticos como un hombre irresponsable y peligroso, como un revoltoso.

¿Pero como no temerle? si Gaitán a sus tan sólo 32 años, era Presidente de la Cámara de representantes, ostentaba la Jefatura de la Dirección Nacional Liberal y la Rectoría de la Universidad Libre.

Alcalde de Bogotá en 1936, Ministro de Educación en 1940, Ministro de Trabajo (1943-44) y Magistrado de la Corte Suprema en 1939; fueron otros de los cargos que ocupó.

Pero ahí justamente, radicaba la diferencia entre Gaitán y los políticos de su tiempo, quienes querían estar por encima del pueblo y quiénes compartían con la sociedad las causas, más no el sentir colectivo y las emociones.

Ello explica asimismo, como el pueblo enardecido se enfiló contra edificaciones, contra los establecimiento oficiales como el Ministerio de Gobierno, el Palacio de Justicia, el Ministerio de Educación y la Procuraduría entre otros, una vez se enteró de que Gaitán había sido asesinado a la 1:05 de la tarde cuando al salir de su oficina, fue abordado
por un sujeto.

Esta fecha, fue la que se denominó luego, como el “Bogotazo”, que quedó grabado en la historia colombiana y que destapó finalmente,la persecución adelantada contra el gaitanismo. Una fecha dolorosa con la que a Gloria no le gustaría que se vinculara a su padre. “Es una lástima que lo asocien con el 9 de abril y no con un canto de vida que es lo que es él”, dice.

Sus mujeres

Podría pensarse a su vez, que Gaitán sentía admiración por las mujeres. Incluso en este aspecto, tenía un curiosa tesis y era que solo una mujer podría “tener la entereza y el carácter para llevar con dignidad y altura un apellido tan difícil de heredar como el suyo”, como afirma Gloria en el libro “Bolívar tuvo un caballo banco, mi papa un buick”.

En ese sentido, para él el género femenino en algunas labores era superior al hombre y afirmaba, que lo único que le faltaba era asistir a la Universidad para adquirir los conocimientos del hombre.

Sin embargo, ese feminismo de Gaitán es más ideológico, puesto que el mismo admitiría tener “vernáculos” de machismo, puntualiza Gloria.

Tal vez por esto, es que tres mujeres fueron muy importantes en su vida: su mamá, su esposa y su hija. Por su madre, doña Manuela, profesaba especialmente un cariño desmedido y fue de ella, de quien heredó la vena política, pues como el mismo Gaitán decía a su padre, don Eliécer no le llamaba la atención que hubieran doctores en la familia.

Manuela Ayala, pertenecía a una familia humilde, alguien que con muchos esfuerzos había logrado graduarse formalmente como docente, oficio en el que además se desempeñó.
Se podría decir, que para la época ella también fue revolucionaria, pues fue fundadora de la primera Universidad cuando las mujeres no asistían a este plantel porque no existía. Esto, fue lo que motivó que la Iglesia la ex comulgara.

¿Político moderno o futurista?

“Es difícil mostrar la relación que nos unió a papá y a mí, porque era un sentimiento a la vez de complicidad y de firmeza, de disciplina y de admiración, de risas y exigencias”, afirma en su libro Gloria “Bolívar tuvo un caballo banco, mi papa un buick”.

Al preguntársele a Gloria si su papá fue una político moderno como lo tachan en algunos escritos, ella prefiere decir que fue un futurista, como se demuestra en su manera de concebir la vida.

Explica por ejemplo, que para él “la realidad es distinta para todos, es investigación y hasta ahora la ciencia se basa en ese paradigma”.

El comprendía además, que el ser humano es producto del ambiente que lo rodea y de la cultura en la que nace.

Aprovecha su vez, para mencionar como Gaitán enseño a trabajar en equipo y que la vida es relación en sí.

La importancia de Gaitán radica a su vez, en que 100 años después de su muerte, el 9 de abril de 1948, su pensamiento sigue vigente, pues fue una persona que vivió anticipada a su tiempo y del que aún se pueden aprender muchas cosas cuando se le estudia.

Para Gaitán por ejemplo, la emoción era lo que impedía razonar con objetividad, pero a su vez, lo primero que funciona en el ser humano. Mientras que a la pasión, la definía como la suma de la emoción, más la razón.

Texto: Johanna Guevara Olier
 
Atrás Imprimir Enviar
Arriba Compartir