INICIO PÁGINA PRINCIPALE-MAILCHATFOROSBUSCADORPOSTALESCOMPRAS; Tienda VirtualAMIGOS Y CONTACTOSTVRADIO
Colombia.com
 
LUIS EDUARDO GARZON (Político)
Colombia.com Desde el 1 de enero de 2004 Luis Eduardo Garzón se está jugando su suerte y su futuro político al tomar las riendas de la Alcaldía de Bogotá. Con su llegada, es la primera vez que la izquierda obtiene un cargo tan importante y desde ya se perfila que su administración dará mucho de que hablar.

Mejor conocido como “Lucho”, es una persona que se destaca por su formación en el sindicalismo, etapa a la que le dedicó 30 años de su vida como líder de la Unión Sindical Obrera (USO) y otros seis, como presidente de la Central Unitaria de Trabajadores (CUT).

Por la labor realizada en este campo recibió el Premio en Derechos Humanos "George Meany-Lane Kirkland" de AFL-CIO, una organización sindical de Estados Unidos. De origen humilde, este bogotano nacido el 15 de febrero de 1951 se vio en la obligación de trabajar desde los 10 años para colaborar con los gastos del hogar. En esta época trabajó como “caddie” en el Country Club, aprendiz de carpintería y cobrador de avisos publicitarios, entre otros.

Su campaña para la Alcaldía, generó simpatía entre los maestros, los habitantes de barrios populares y los transportadores, entre otros. Garzón recibió además, el apoyo del Partido Verde Oxígeno fundado por Ingrid Betancourt, ocho miembros de la Dirección Nacional Liberal (DNL), intelectuales y académicos.

Los ocho miembros de la DNL, decidieron respaldarlo después de aceptar la renuncia de su candidato oficial ex Alcalde de Bogotá, Jaime Castro y de una sugerencia pública hecha por el ex Presidente Ernesto Samper de que Jaime Castro y la también candidata María Emma Mejía se adhirieran a “Lucho”.

Aún se recuerda la buena participación que obtuvo Luis Eduardo Garzón en los comicios de junio de 2002, cuando obtuvo 679.201 votos a su favor demostrándose que sus planteamientos tenían aceptación entre los colombianos. En esta fase, se proclamó como líder de una nueva fuerza democrática, otra alternativa para hacerle contrapeso a los denominados partidos tradicionales: los liberales y los conservadores.

Su movimiento se llamó entonces, el Frente Social y Político, movimiento del que hoy en día hace parte del denominado Polo Democrático Independiente
Gazón en el momento en que inscribió su candidatura
(PDI) y partido del que también se destacan congresistas como los senadores Carlos Gaviria Díaz, Antonio Navarro y el representante a la Cámara Gustavo Petro.

La Empresa Colombiana de Petróleos (Ecopetrol), fue una de las empresas testigo de su ideología a la que entró a trabajar como mensajero de la oficina de Relaciones Públicas y estando allí, se perfiló como líder de la USO.

De su experiencia en campos como la conciliación se resalta, su papel como miembro activo del Consejo Nacional de Paz, la Comisión de Conciliación Nacional, el Comité de Búsqueda de la Paz y la Comisión Facilitadora para los diálogos con el Eln, entre otras.

Las propuestas para Bogotá

Su llegada al poder la logró convenciendo a los capitalinos con propuestas como evitar el crecimiento de la pobreza, combatir el hambre, priorizar la inversión social, crear nuevas fuentes de empleo y el desarme total. En el primer aspecto la meta, es prevenir que este fenómeno aumente y se fundamentó en que la pobreza pasó del 32% en 1997 al 50% en el 2000, mientras que la indigencia pasó del 6% en 1997 al 15% en el 2000.

Otro de sus planteamientos es fortalecer y ampliar la cobertura de los servicios que demanda la población infantil y la demanda de bienestar de los adultos mayores con necesidades básicas insatisfechas del 40%.

En esta misma línea se incluyen la continuidad de planes de bienestar social dirigidos a madres y habitantes de la calle y un plan de ordenamiento social que consistiría en lograr un equilibrio entre la inversión y la equidad, entre otros.

En empleo, el objetivo es crear condiciones favorables para la generación de empleo en micro, pequeña y mediana empresa y a través de estrategias como el fomento de la economía solidaria, la conectividad y el abaratamiento del crédito.

Gestionar que los trabajadores independientes cuenten con seguridad social, promover la educación básica y el desarrollo e implementación de la ciencia y tecnología; son otras de las propuestas.

En seguridad, sus planteamientos son el desarme total, la resistencia civil, el énfasis en la vigilancia estatal y no privada y la existencia de una policía persuasiva y no
Antanas Mockus posesiona a su sucesor
represiva.

También, está el desarrollo de programas para prevenir la violencia intrafamiliar y el impulso a instrumentos que permitan resolver los conflictos como las comisarías de familia, la mediación, la conciliación y la justicia de paz.

Este punto además, es una de las constantes en el pensamiento de "Lucho", pues defendió esta postura como candidato a la Presidencia y lo hace nuevamente como aspirante a la Alcaldía de Bogotá.

Otras de las fórmulas que Garzón le plantea a los capitalinos son, fortalecer la calidad de la educación pública, incentivar la salud preventiva y curativa y fortalecer la prevención y la salud pública, mejorar el impacto de los programas como el de vacunación y disminuir los factores de riesgo para la población en general.

Aunque su futuro en la política prometía, al mandatario de los capitalinos parece que no le ha sentado muy bien la Alcaldía de Bogotá. Tan sólo unos meses después de iniciar su gestión, los principales programas y acciones por las que ha brillado son "Bogotá sin hambre" y sus apariciones en todos los actos en homenaje a los 21 pequeños y 2 adultos que fallecieron en el accidente de la Avenida Suba con 138 al norte de Bogotá, presentado el 28 de abril de 2004.

Al mismo tiempo, ha perdido el apoyo de los vendedores ambulantes quiénes sufren las consecuencias de un Código de Policía que aunque no es obra suya, no les permite trabajar y tiene descontentos a los bogotanos por ampliar la jornada de "Pico y Placa" en dos horas más, una adicional en la mañana y otra en la tarde.

Da la impresión, que Garzón no ha entendido lo que significa manejar las riendas de Bogotá, una ciudad que muestra perfectamente la inequilibrada distribución de la riqueza y la pobreza, problemas como la delincuencia, las fallas en las obras de tránsito y el transporte escolar.

Claro que al mismo tiempo tiene hasta el 2006 para demostrar sí valió la pena que lo eligieran como Alcalde de la capital de la República, eso si quiere llegar a ser algún día Presidente de la nación. Por lo pronto sólo queda decirle "a ganar más cancha" y a hacerse sentir más en el escenario nacional.

Fotos: Alcaldía de Bogotá
 
Atrás Imprimir Enviar
Arriba Compartir