INICIO PÁGINA PRINCIPALE-MAILCHATFOROSBUSCADORPOSTALESCOMPRAS; Tienda VirtualAMIGOS Y CONTACTOSTVRADIO
Colombia.com
 
ÁLVARO URIBE (Político)
Foto: Presidencia
Colombia.com Su contextura es la de un hombre delgado, baja estatura y mirada serena. Le gusta usar sombrero y ruana, trotar, montar a caballo y hacer yoga. Guarda en su “disco duro” el mapa del país y los reclamos de la gente que escucha en cada uno de los Consejos Comunales. Su nombre es Álvaro Uribe Vélez, un paisa cuyo padre fue asesinado por las Farc, esposo de Lina María Moreno, padre de Tomás y Jerónimo, y quien logró convencer a 5.862.655 de colombianos que lo eligieron como Presidente de la República para el periodo 2002-2006.

Maneja distintos elementos en su discurso, la inteligencia, el tono de voz, los detalles y su excelente oratoria. Es el Comandante del país, de las Fuerzas Militares y la persona que hizo famosa la frase “trabajar, trabajar y trabajar”. Pocas cosas parecen sacarlo de casillas o por lo menos, sabe ocultarlo muy bien. La autoridad y la disciplina son
sus “mejores armas”.

Su elección se constituyó en un hecho histórico. Fue la primera vez en 32 años que sólo se requería de una primera vuelta electoral y que la victoria no quedaba en manos de los partidos políticos tradicionales, el liberal o el conservador. Pese a ser liberal, disertó de su partido y se postuló por el Movimiento Primero Colombia.

El Gobierno de las sorpresas

Desde su primer mes de Gobierno asumió el mando el 7 de agosto de 2002, sorprendió con hechos como el decreto de Conmoción Interior, el establecimiento de las Zonas de Rehabilitación o con decisiones como la de Gobernar tres días desde Arauca. Departamento en el que se encuentra el oleducto Caño Limón y donde operan los frentes 10 y 45 de las Fuerzas Revolucionarias de Colombia (Farc), entre otros.

Presentó la Declaratoria de Conmoción Interior como una medida adoptada ante las graves alteraciones de orden público del país, y la insuficiencia de los recursos y medios ordinarios que tiene Colombia para contrarrestar los hechos violentos protagonizados por grupos armados ilegales.

Mediante esta herramienta obligó a los colombianos a “meterse la mano al dril” con el Impuesto de Seguridad Democrática y por vía de las reformas, a pagar un mayor IVA en las facturas del supermercado y el celular. A Arauca, Sucre y Bolívar, los convirtió en Zonas de Rehabilitación, es decir en territorios especiales con más control y presencia de la Fuerza Pública.

El Referendo: la herida

El mismo 7 de agosto de
Foto: Presidencia
2002 presentó ante el Congreso su propuesta de Referendo cumpliendo así con una de sus promesas de campaña. La iniciativa enfrentó una dura batalla en la corporación siendo los puntos más polémicos el de la congelación del gasto y la eliminación de las Contralorías y Personerías, entre otros. El texto quedó integrado por 19 puntos y luego, fue reducido en 15 por decisión de la Corte Constitucional.

Una vez superada esta fase, convocó a los colombianos para votar el Referendo el 25 de octubre de 2003 pero se encontró en el umbral electoral que le impidió convertirse en Ley. Se requerían 6.247.443 votos para que cada pregunta fuera aprobada y la única que pasó este requerimiento, fue la número uno referente a la muerte política para los corruptos.

Uribe calificó entonces, al censo electoral de “viciado”, solicitó su revisión y pidió excluir de él a los difuntos y miembros de la Fuerza Pública no habilitados para votar. “El Referendo no se puede ganar ni perder por fraude”, dijo. “El Censo Electoral no puede estar viciado ni por exceso ni por defecto, esto es, no puede incluir más ni menos de los que pueden votar”, señaló también.

Los Consejos de todo tipo han sido otras de las características de su Gobierno. De Ministros, Seguridad, Anticorrupción y los que más le han gustado a la gente, los Comunales. También realizó Consejos Públicos de Ministros en los que hizo una rendición de cuentas al país. Su Gobierno se centra asimismo en políticas como la Seguridad Democrática, Renovación de la Administración Pública o la reestructuración del Estado, Reactivación Social y Revolución Educativa.

Uribe, el hombre y el político

El hombre detrás del mandatario es un antioqueño nacido el 4 de julio de 1952, abogado de la Universidad de Antioquia, especializado en Administración y Gerencia en la Universidad de Harvard, quien poco a poco fue labrando una ascendente carrera.

En su época como bachiller en el Instituto Jorge Robledo de Medellín se destacó por su brillante rendimiento académico, gracias al cual fue eximido de exámenes finales en todas las materias cuando cursaba los grados 5° y 6°. Esto a su vez, lo hizo merecedor de una beca por excelencia durante buena parte de sus estudios universitarios.

Su vida pública empezó a temprana edad. En 1976 fue Jefe de Bienes de las Empresas Públicas de Medellín. Luego, Secretario General del Ministerio del Trabajo
Foto: Presidencia
durante el Gobierno de Alfonso López Michelsen donde sacó adelante el decreto 1468 de 1978 sobre libertades sindicales.

También fue director de la Aeronáutica Civil durante la presidencia de Julio César Turbay. Algunos de sus logros en este cargo fueron la contratación y construcción en un 60% del Aeropuerto José María Córdoba de Rionegro y el Puente Aéreo de Bogotá, entre otros.

En 1982, como alcalde de Medellín cerró el antiguo basurero y contrató la operación privada del nuevo relleno sanitario de la Curva de Rodas. Presentó y consiguió del Gobierno Nacional la aprobación del Plan de obras para las comunas populares, puso en funcionamiento las unidades intermedias de salud y creó los comités cívicos de apoyo a la administración. Un año después su padre fue asesinado por las Farc y su hermano Santiago resultó herido.

La carrera en el Congreso

Como Senador fue presidente de la Comisión Séptima en la que impulsó leyes como la 71/88 o Reforma Pensional; la 79/88 de Banca Cooperativa; la 50/90 de Reforma Laboral y la 100/93 correspondiente al Sistema de Seguridad Social.

A la Gobernación de Antioquia llegó con objetivos como reducir los gastos, erradicar la politiquería, aplicar la austeridad, defender las finanzas departamentales, fomentar el ahorro y generar más inversión para la comunidad. Promesas parecidas a las que presentó como candidato a la Presidencia de la República.

Fue así como en este departamento redujo la nómina y fortaleció el Estado. El dos de enero de 1995, la Gobernación tenía 14.061 cargos, a diciembre de 1997 tenía 5.499. Dentro de la reducción aplicó un retén social que benefició con la estabilidad en sus cargos a 348 mujeres cabeza de familia, 70 prejubilados y 45 personas con limitaciones.

Como Presidente ha brillado. Eso nadie lo puede discutir. Con errores y aciertos Uribe Vélez es uno de los presidentes con mayor popularidad en la historia. La gente le cree, lo sigue y lo quiere, a pesar de las fuertes críticas que suscitan muchas de sus decisiones. Sólo hay que escuchar las intervenciones de los ciudadanos en los Consejos Comunales donde, antes de hacer sus reclamos, le dan las gracias y lo felicitan por su labor.

Sin duda este fue uno de los motivos que lo llevó a incluir dentro de la agenda del Congreso el proyecto de reelección, el mismo que puede convertirlo en ser el primer mandatario en ser reelegido.
 
Atrás Imprimir Enviar
Arriba Compartir