INICIO PÁGINA PRINCIPALE-MAILCHATFOROSBUSCADORPOSTALESCOMPRAS; Tienda VirtualAMIGOS Y CONTACTOSTVRADIO
Colombia.com
 
RAFAEL REYES (Presidente )
Después de la Guerra de los Mil Días
Colombia.com Nació en Santa Rosa de Viterbo, el 5 de diciembre de 1849-Murió en Bogotá, el 18 de febrero de 1921.

Militar y estadista boyacense, presidente de la República durante el período 1904-1909, conocido como el "Quinquenio de Reyes". Con abuelos de ascendencia castellana, José Gregorio Ambrosio Rafael Reyes Prieto era hijo de Ambrosio Reyes Moreno, quien, viudo y con cinco hijos, contrajo segundas nupcias con doña Antonia Prieto y Solano, de cuya unión hubo cuatro hijos, a saber: Enrique, María, Rafael y Néstor. Don Ambrosio murió cuando el hijo mayor de su segundo matrimonio, Enrique, tenía cinco años.

Al poco tiempo, la numerosa familia Reyes se trasladó de Santa Rosa a Duitama. Elías Reyes, hermano medio de Rafael y primogénito de don Ambrosio, tenía en Popayán una incipiente y próspera casa de comercio, a donde decidió ir a trabajar, a los 17 años. Pronto se unieron a la empresa sus dos hermanos y su madre, el negocio se llamó Elías Reyes & Hermanos. Esto le permitió a Rafael, a partir de 1868, iniciar su vida de viajero y descubridor. Por esos años fue la fiebre de la quina, que desde mediados del siglo XIX era el negocio por excelencia de los colombianos. Recorrió varias regiones y redescubrió el río Putumayo, río navegable que comunica a Colombia con el Amazonas; estableció la navegación a vapor por él y abrió caminos desde Sofía, la cabecera del río, hasta Pasto; activó el comercio de exportación de mercancías y dio gran auge económico a Pasto. Cuando fue presidente de Colombia, viajó de nuevo por el Amazonas, el Orinoco y el Magdalena buscando desarrollar las comunicaciones y diversificar la economía del país.

Hacia 1884, la empresa privada que tenía con sus hermanos empezó a declinar: varios vapores habían sucumbido, unos colonos fueron diezmados por las enfermedades y otros emigraron. En 1885 El presidente Rafael Núñez lo llamó a participar en la reconquista de Panamá, donde oficialmente estaba al mando el general de división Miguel Montoya, pero en la práctica mandaba Reyes. Se organizó, entonces, una expedición marítima desde Buenaventura hasta Panamá y un pontón abandonado fue el medio de transporte para la tropa, por lo que se conoce como "la aventura del pontón". Cuando la expedición llegó a Panamá, restablecieron las autoridades civiles y militares, y en pocos días las fuerzas de los Estados Unidos desocuparon el istmo.

Hacia 1890, Reyes adquirió fincas en el Valle del Cauca. Fue electo senador por el Cauca, y en 1892 fue candidato a la Vicepresidencia. El Regenerador Núñez murió en septiembre de 1894, y el 23 de enero estalló una rebelión en Bogotá. Reyes estaba en su hacienda Andorra, a donde un grupo de liberales leprosos del lazareto de Agua de Dios proyectaba ir para hacerlo prisionero; pero Reyes les salió al encuentro y llegó a Bogotá el 24 de enero. Tenía 45 años cuando estalló la guerra del 95; ganó en la batalla de Enciso, un valle que queda entre Málaga y Capitanejo. Tras el triunfo en Enciso, el ejército se desorganizó y se rindió luego en Capitanejo, el 16 de marzo. Poco después, Reyes fue llamado al Ministerio de Gobierno, donde se granjeó la mala voluntad de algunos grupos conservadores, pues además de haberse preocupado por evitar una alianza entre liberales de Colombia y Ecuador, . para prevenir así un próximo levantamiento revolucionario, sostuvo que los partidos deberían tener representación proporcional en las corporaciones colegiadas. Después de dejar el Ministerio de Gobierno, Caro lo envió como ministro plenipotenciario a Francia para alejarlo del país.

En 1896, la mayoría conservadora del Congreso propuso a Reyes como candidato a la Presidencia, especialmente por ser un gran militar. Durante gran parte del proceso electoral, 1896-1898, Reyes estuvo en París. En 1898 su nombre fue eliminado de entre los candidatos. Se encontraba aún en París, recientemente viudo, cuando el 18 de octubre de 1898 estalló otra revolución en Colombia. El secretario de la embajada, Guillermo Valencia, le insinuó ponerse al frente del ejército del gobierno, pero él decidió no intervenir en el nuevo conflicto y menos si era para servirle al señor Caro. El golpe de Estado dado a Manuel Antonio Sanclemente por el vicepresidente José Manuel Marroquín, el 31 de julio de 1900, no resolvió el problema interno del gobierno; la guerra continuaba y el país seguía en manos de los conservadores nacionalistas.

Elegido Presidente

Rafael Reyes fue elegido presidente de un país en ruina después de la Guerra de los mil días para el período 1904-1910. Se posesionó con los lemas: «Paz, concordia y trabajo» y «Menos política, más administración», pero sus actos de gobierno rápidamente generaron oposición y él no demoró en actuar enérgicamente. Determinó destierros y confinamientos, sin importarle el partido al que pertenecían sus opositores, quienes muchas veces eran conservadores; Reyes iba perdiendo simpatía entre éstos, y ganándola entre los liberales. Creó un ambiente tan difícil que su mandato duró sólo hasta 1909. Clausuró el Parlamento y convocó una Asamblea Nacional Constituyente, donde los liberales
(minoría) participaron con todos sus derechos. La última guerra perseguía reformar la Constitución del 86, Reyes, investido de facultades extraordinarias, invitó a la nación a una reforma de la Carta Magna.

Durante su gobierno hubo participación por primera vez de industriales y terratenientes, quienes modernizaron las políticas económicas de una sociedad atrasada materialmente. También se dictó la ley de representación de minorías, hecho fundamental que cambió el estilo de la lucha partidista y disminuyó las posibilidades de guerra, al permitir una participación más equitativa; además, fue el primer intento serio, desde 1886, por establecer relaciones más civilizadas entre los dos partidos. El programa político de Reyes se distinguió por su carácter centralista, dirigido a aumentar la participación del Estado en la economía y en los antiguos estados soberanos, los que en 1904 subyugó completamente para evitar que se formaran, en Antioquia, Santander y Cauca, fuertes centros de presión regionalista que alimentaran brotes separatistas como el que concluyó con la separación de Panamá.

Entre las obras que contribuyeron notablemente al desarrollo del país están: su política de monopolios fiscales de licores, tabaco y degüello; el impulso del financiamiento estatal para la inversión pública en caminos y carreteras con la creación del Ministerio de Obras Públicas, la promoción del ferrocarril de Girardot y la continuación del Capitolio; se ocupó de la instrucción pública, especialmente del sector obrero; restableció las relaciones con Venezuela; y se ocupó por estabilizar la moneda, para lo cual creó el Banco Central en 1905. La firma del tratado Averbury-Holguín en 1905 permitió, a través del crédito internacional, sanear la deuda externa del país y desarrollar la industria minera, textil y azucarera, las refinerías, las fábricas de alimentos, de vidrio, y papel; cultivar el banano, el café y el algodón, y proporcionar créditos bajos para la agricultura de exportación. Reyes profesionalizó y modernizó a las fuerzas armadas; en 1907 fundó la Escuela Militar de Cadetes de Bogotá y la Escuela Naval de Cartagena; en 1909 fundó la Escuela Superior de Guerra. En 1908 dividió al país en 34 departamentos y erigió a Bogotá como distrito especial. Desarmó a la población civil y estableció el monopolio de las armas por parte del Estado. Consagró el código de reconocimiento a los derechos de las minorías, buscando una paz que garantizara el progreso económico, al tiempo que en el exterior trataba de mejorar la imagen del país.

Después de haber ganado la última guerra, el partido conservador no admitía que los liberales estuvieran participando en el gobierno; además, se sentían traicionados por Reyes. El 10 de febrero de 1905 Reyes sufrió un atentado en Bogotá, cuando iba con su hija Sofía, en el sector de Barro Colorado. Los asaltantes: Salgar, González, Aguilar y Ortiz, fueron fusilados en el mismo lugar del delito, aunque todos señalaban al general Pedro León Acosta como el jefe de la conspiración. En 1909 Reyes enfrentó una crisis de opinión por la firma del arreglo entre Panamá, Estados Unidos y Colombia. Reyes buscaba restablecer las relaciones entre Estados Unidos y Colombia, deterioradas desde 1903 por los sucesos del Canal de Panamá; el 28 de febrero de 1905 nombró como ministro plenipotenciario en Washington al liberal Diego Mendoza Pérez. Pero éste fracasó en su misión de acercamiento de las dos naciones. Enrique Cortés lo reemplazó y propuso que el problema fuera tratado por los tres países, ya que tenía dimensiones tripartitas. El 9 de enero de 1909 se firmó un tratado en el que Estados Unidos reconocía a Colombia una indemnización por Panamá, y recibía autorización para que sus barcos usaran los puertos nacionales.

Este tratado fue visto como amenaza pública y se argumentó que el ministro Enrique Cortés no tenía facultades legítimas para hacerlo. Reyes trató de que fuera aprobado sin ninguna modificación por la Asamblea en sesiones extraordinarias, pero experimentó una fuerte oposición encabezada por Nicolás Esguerra. El 9 y el 13 de marzo hubo sendas manifestaciones promovidas por la juventud universitaria en rechazo de Reyes, y surgió el nombre de Enrique Olaya Herrera para presidente. Reyes renunció y dejó al mando al general Jorge Holguín, su consuegro, quien desde el 11 de marzo de 1909 era el designado. Reyes reasumió el mando el 14 de marzo. A finales del Quinquenio apareció la Unión Republicana, que aglutinaba a liberales y conservadores inconformes con el gobierno. Reyes emprendió viaje el 3 de junio, y camino de la Costa Atlántica, en Gamarra, encargó el mando al ex vicepresidente Ramón González Valencia, pero éste no aceptó; entonces, Reyes entregó el poder al general Holguín. Una vez en Santa Marta, se fue como pasajero en el buque Manistí. Su dimisión se oficializó el 27 de julio de 1909. En un exilio voluntario, el general Rafael Reyes viajó por varios continentes durante 10 años; residió varias veces en Madrid. Murió en Bogotá de pulmonía, el 18 de febrero de 1921

Con información de presidencia.gov
 
Atrás Imprimir Enviar
Arriba Compartir