INICIO PÁGINA PRINCIPALE-MAILCHATFOROSBUSCADORPOSTALESCOMPRAS; Tienda VirtualAMIGOS Y CONTACTOSTVRADIO
Colombia.com
Colombianos conquistan Dubai con sus tamales
Colombia.com (10/Mar/2011): Luis Eduardo Tafur y su esposa, Edna Milena Pérez, dos músicos radicados en la península arábiga desde diciembre del 2005, conquistan el paladar de A Alí Mohamed Al Marzooqi, un joven empresario árabe acostumbrado a todo tipo de manjares de la gastronomía internacional, en especial del exótico sabor procedente de Colombia. Este par de colombianos son los responsables que hoy el tamal tolimense sea considerado un plato apetecido y admirado por el antiguo continente.

Entre hojas de plátano atadas con cabuya y con su exquisito olor, el tamal es el plato deseado del gran hotel el Burj Al Arab, de siete estrellas en el mundo. Una gran aparición en el mundo ¿No lo cree?

A Alí Mohamed Al Marzooqi, sorprendido gratamente, afirmo “que el plato colombiano, en buen español, como "algo diferente, raro, exótico, pero delicioso" y comenzó a devorarlo hasta el final.

Todo comenzó un día que el ibaguereño y la bogotana se animaron a preparar el plato criollo, para curar la nostalgia y acercarse, así fuera solo gastronómicamente, a su patria, pero había un inconveniente ninguno de los dos sabía cómo se prepara un tamal.

"En mayo del 2010, mi hermana, Osmany Tafur, que ahora vive con nosotros, viajó a Colombia, y le dijimos que no podía regresar sin la receta de los tamales y sin los ingredientes para hacerlos", dice Luis Eduardo, conocido en la escena musical colombiana como el 'Pollo'.


"Osmany grabó un video cuando elaboraban, paso a paso, los tamales. Después, volvió a Dubái con color, comino, pimienta y otros condimentos que no se consiguen con el mismo sabor en Dubai. Lo demás, como: arroz, huevos, zanahorias, papas, pollo y arveja seca lo obtuvieron allá sin problema alguno. Pero aún faltaba algo esencial para el sabor y la presentación: las hojas. "Tamales sin hojas y sin cerdo no son tamales", advierte Edna Milena.

Por decenas de supermercados de Dubai anduvieron en busca de aquellas hojas, que no se puede negar, son importantes durante la preparación. Después de la larga búsqueda encontraron las hojas de plátano importadas de la India. Faltaba el cerdo que tiene restricción para la venta en países árabes, pero descubrieron dos establecimientos comerciales donde los precios con elevados.

Pero aún falta algo: “Usted no me lo va a creer pero lo más complicado de encontrar fueron la cabuyas para amarrar los tamales” afirma Tafur. La cabuya es la que impide el ingreso del agua al tamal, cuando está en proceso de cocción, y a la vez la que ayuda a mantener en su punto perfecto la humedad interna.

Ojo en el video y en la olla
En medio de un experimento llegaron a crear el primer y auténtico tamal tolimense de Dubái. "Nos quedó delicioso. Nunca pensamos que comernos un tamal tan lejos de casa nos iba a llenar de tanta nostalgia, además tuvo gran acogida en la colonia de latinoamericanos", dice Edna Milena.

Alí Al Redha a quien llaman Alirio Herrera es uno de los clientes fijos de cada miércoles. "Siempre hago mis pedidos para llevar a reuniones con mis amigos, a los que les encanta la comida colombiana", asegura, en un español contagiado por su acento particular. "También nos compran guatemaltecos, panameños, mexicanos, bolivianos, chilenos, peruanos, mejor dicho, todos los latinos", afirma Tafur.

Al éxito del negocio se sumaron más colombianos, pues la demanda aumentó con el transcurrir de los días.De un tiempo para acá, la sociedad comenzó también a hacer empanadas 120 semanales, masato y, ¿por qué no?, arroz con leche.

Los Dueños decidieron cobrar 30 dirhams por tamal, es decir, unos $ 16.000 (un dólar equivale a 3,68 dirhams).Haga usted la cuenta.


REGRESAR IMPRIMIR ENVIAR A UN AMIGO