HOME
Click
Rueda de prensa


Aunque el esperado encuentro comenzó una hora más tarde, valió la pena esperar. Joaquín Cortés, el mejor bailaor de flamenco del mundo, llegó a Colombia y habló con la prensa de su vida, obra y milagros. Afirmó que está aquí, por que los colombianos también tenemos derecho a conocer su trabajo y su arte. Habló de salsa y vallenato, pero evadió tajantemente el tema de la Cambell


Fuego en las botas


Los comentarios femeninos de su belleza felina fueron el preámbulo del encuentro. Poco a poco éste cordobés entro en calor, las preguntas, una a una, fueron rompiendo el hielo y dando una idea clara del perfil de este famoso.

Llegó con varios días de anticipación previendo alguna complicación con respecto a la altura, pues contó que aunque su espectáculo esta concebido para presentarse en cualquier escenario, si necesita de un par de ensayos generales para asimilar el manejo escénico del lugar.

Siempre con una sonrisa y un apunte jocoso, se encargó personalmente de desmitificar aquella imagen de antipático que ronda en ocasiones a los españoles. Dijo que de Colombia no conoce casi nada, a excepción de algo de su música, especialmente de salsa y vallenato.

En la medida que Soul es un homenaje a diferentes expresiones musicales y de danza de la América, manifestó que le gustaría en un futuro incluir algo de nuestra música en alguna de sus presentaciones. Aclaró que en Madrid (España), la presencia de la música colombiana es notable y que hay más de treinta discotecas especializadas en el tema y que aunque no baila mucho, cuando sale de "marcha" (rumba), le encanta hacerlo con música tropical.

Habló también de su estrecha amistad con el diseñador italiano Giorgio Armani, quien no sólo lo viste de manera exclusiva, sino que se encargó de realizar el vestuario de Pasión Gitana y el de Soul por supuesto. De su trabajo destacó el corte minimalista del italiano que le permite de manera perfecta, realzar sus movimientos en el escenario. Prefiere los colores oscuros, especialmente el negro para presentarse.



Manejó con excelsa diplomacia el tema de Colombia y su situación, saliendo adelante a las infaltables e impertinentes preguntas de algunos reporteros. Dijo que de política no hablaba, sin embargo, aclaró que aunque la imagen de nuestro país no es la mejor en el exterior, el no tiene miedo de venir aquí (como otros artistas) y que goza mucho con nuestro público.

 
   
Click