Click
 
EL TERCER OJO
 
PALETTA
   
   
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 



RESEÑAS

PINTURA






PAISAJISMO

De las enseñanzas de Santa María las que más amplia aceptación y más hondo calado tuvieron en Colombia fueron: su creencia en la dignidad de cualquier tema como sujeto artístico; el acento nacionalista patente en alguna de sus obras.

Santa María, es el introductor de la pintura de paisajes en nuestro medio, no sólo por su tratamiento repetido y afortunado del tema- especialmente durante su permanencia- en el país, hecho que confirma su admiración por la luz y la naturaleza del trópico-sino también porque habiendo sido designado como el primer profesor de esta materia en la escuela Nacional de Bellas Artes.

En corto plazo el paisaje se convirtió no sólo en sujeto meritorio sino en el principal tema del trabajo artístico en Colombia desalojando a las aristocracias matronas, a los encopetados caballeros y a la vida de los santos, en la atención de los artistas.

Casi la totalidad de los pintores de comienzos del siglo XX en Colombia practicaron el paisaje, y lo practicaron con fruición, buscando cada quien con su labor la proyección de su talento y particularidad.

Ricardo Borrero Alvarez
Nació en Gigante, Huila en 1.874 y murió en 1.931. fue uno de los más sobresalientes cultores de la modalidad, prefería las montañas y quebradas como temas de sus lienzos y éstos son de una gran delicadeza, suavemente trabajados y de armónico color.

Borrero, estudió en la Escuela de Bellas artes de Bogotá, así como en prestigiosas academias en Sevilla y París. Una de sus obras más conocidas es El Boquerón, en donde registra diminutos seres humanos dentro de un colorido y ambiente de naturaleza.

Jesús María Zamora
Este artista Boyacense nació en Miraflores en 1875 y murió en 1949. Estudió en la Escuela de Bellas Artes de Bogotá. Sus primeros cuidaros generalmente de parajes, se fueron aclarando y ganando en extensión hasta convertirse en Panorama que remiten a la pintura clásica por el orden que destacan en la naturaleza.

Este artista interpretó con frecuencia la hora del crepúsculo, infundiéndole a sus obras un acento melancólico con sus cielos rosados y sus intensos arreboles, pero se interesó igualmente, en otros fenómenos como los vendavales.



TIENE ALGO QUE DECIR?
No lo piense...:
peregrino@colombia.com
 
 
 
   
 
RESEÑAS
 
 
   
    Click