Actualización: Jue, 07 / Dic / 2017 4:22 pm
Jueves, 07 / Dic / 2017
Media: 4

Rubén Darío Arcila: "Me siento un privilegiado al haber escogido el ciclismo"

Ruben Darío Arcila habló de sus momentos más difíciles, las narraciones más emocionantes y las más tristes en entrevista exclusiva para Colombia.com.

Rubén Darío Arcila:

Cuántas personas no se dejaron cautivar con los pedalazos de Martín Emilio ‘Cochise’ Rodríguez en el Giro de Italia del 73´, de Alfonso Flórez Ortiz en el Tour de L’Avenir del 80’, de Martín Ramírez en Dauphiné en el 84’, de Fabio Parra en el Tour de Francia del 85’ o de Lucho Herrera en aquella maravillosa Vuelta a España de 1987, una generación histórica del ciclismo colombiano que recalaría años después en las piernas Santiago Botero, Rigoberto Urán, Esteban Chaves y Nairo Quintana, solo por mencionar algunos.

También puedes leer: María Isabel Urrutia: "Mi oro sigue siendo una cachetada para todos"

Una generación de colombianos creció escuchando en la radio a Rubén Darío Arcila, una de las voces más queridas para los amantes de los ‘caballos de acero’, tiempo después esa voz acompañó en televisión los hermosos paisajes europeos como el Mirador de Ézaro en el Monte Pindo en España, el Parque Nacional de Gargano en Italia o los hermoso Alpes Franceses y con el pasar del tiempo ‘Rubencho’ como se le conoce se convirtió en una parte importante del ciclismo colombiano.

Reconocido por ser muy expresivo y poético al momento de nombrar los parajes más hermosos en los que los ciclistas buscan mantener el ritmo, ‘Rubencho’ impuso un estilo y en entrevista para Colombia.com habló de los mejores momentos de su carrera como narrador, de los más tristes, secretos que nadie conoce y hasta de su retiro.

Rubén Darío Arcila bienvenido a Colombia.com usted es una de las voces privilegiadas en el ciclismo, pero, ¿de dónde nace el amor por este deporte?

“Siempre estuve rodeado de glorias del ciclismo desde muy pequeño, donde nacieron ‘Cochise’, Javier Suárez, otras leyendas y vivía muy pendiente de Fausto Coppi, de la ‘licuadora paisa’ (Ramón Hoyos Vallejo) en la época dorada del ciclismo por allá en la primera década y me llegaba fácil la pasión por este deporte”.

¿Cómo fueron sus inicios narrando ciclismo?

“Yo era narrador y actor de radionovelas, me propusieron que si quería narrar ciclismo y nunca creí iba a llegar tan lejos, que iba a ser tan largo el viaje, pensé que iba a ser una clásica pero esto ya se ha extendido, va muy lejos y me siento un privilegiado al haber escogido el tema del ciclismo por las emociones que nos da, por la riqueza visual que tiene y le permite a uno extenderse como narrador de muchas cosas, porque al ciclismo se le puede involucrar literatura, poesía, historia y metáforas”.

¿Qué es lo más emocionante de narrar ciclismo?

“Es una pasión ver un embalaje a 77 km/h, ver el momento en que cambia de ritmo Nairo Quintana en un ascenso, ver el momento en el que se desprende ‘Superman’ López o lo que vimos de ‘Lucho’ Herrera con Fabio Parra y verlos juntos, así como la sangre en el rostro de ‘Lucho’ después de llegar a Saint Étienne a 15 km de meta después de una caída, todo eso justifica haber escogido el ciclismo”.

¿Por qué se le conoce como el poeta de la narración?

Soy heredero de un estilo de narración, Carlos Arturo Rueda le ponía un poco de poesía y  de frases bonitas a los relatos y lo que hice yo fue enriquecerlo un poco más con la inspiración de otros poetas, yo adapto frases Miguel Hernández, de García Lorca y  hago adaptaciones sobre la marcha porque este país es muy ‘versero’, a Colombia le encanta el verso y le encanta la poesía. Yo cree un estilo sin proponérmelo y este se fue aferrando en la costumbre de la gente y si al público no le cantan un verso bien cantado en el momento de un triunfo y no hay una frase épica que aparezca en ese momento no le va a saber igual”.

Cuéntenos del récord que usted rompió en Colombia por la Vuelta a España de 1987 con el triunfo de ‘Lucho’ Herrera… ¿fue cierto?

“En la vuelta del ‘87’ solo estaba RCN, fue una sintonía que alcanzó 97%... fue aterradora. Eso nunca se había logrado y aquella vez el 15 de mayo de 1987 como solo estaba esa emisora en ese momento cumbre se pegaron Todelar, Súper, se pegaron las emisoras independientes y la cosa fue monstruosa, la única que no se unió a la transmisión en ese momento fue Caracol y ese fue el récord de sintonía que se ha dado más grande en la historia del ciclismo colombiano”.

¿Qué momento recuerda con alegría del ciclismo colombiano?

“Cuando ganó Martín Ramírez a 10 grados bajo cero, en ese momento no teníamos ningún favoritismo, los ciclistas llegaron muy pobres, sin uniforme, sin masajista y prácticamente terminó uno solo y ese hombre solo derrotó al grupo internacional de Bernard Hinault, Greg LeMond, Pascal Simón, Phil Anderson, la crema del ciclismo en ese momento. Conquistó la camiseta en una montaña a 10 grados bajo cero y tuvo que defenderla en una contrarreloj en la  que a él no lo daban como favorito, pero Ramírez se inspiró de tal forma que rompió todos los pronósticos y ganó aquella famosa Dauphiné del 1984”. 

¿Cuál ha sido el momento más difícil de narrar?

“Han sido dos, uno fue cuando el gran Martín Emilio ‘Cochise’ Rodríguez que era muy fácil de visualizar ya que era muy grande, era el más alto y fue el primero en ganar en Europa, en ganar una etapa en un Giro de Italia y fue el primer campeón del mundo y una vez pasando por Gualanday (Tolima) ‘Cochise’ se bajó de la bicicleta, tenía una camiseta verde y dijo no voy más, el país se estremeció porque el ídolo renunciaba a lo que más quería y me tocó narrar ese momento cuando se bajó y llorando se despidió".

“El otro fue y que no me gusta contar es que yo iba detrás del carro donde se mató el locutor Martínez Prader cuando descendíamos ‘la línea’ pasando por Calarcá, nosotros fuimos sobrepasados por una camioneta de RCN que iba a más de 110 por hora, yo bajaba en una camioneta de Colmundo y cuando en la próxima curva vimos esa camioneta patas arriba,  se había golpeado contra el muro de contención y allí fue donde se mató. Yo fui el que lo encontré y tuvimos que dar la noticia”.

En una frase defina a Rigoberto Urán:

“El Toro de Urrao, rey de la perseverancia”.

Nairo Quintana:

“El número 1 de todos los tiempos”.

Fernando Gaviria:

“El hijo del viento”.

Esteban Chaves:

“El nuevo cóndor de Cundinamarca”.

Mariana Pajón:

“Siempre será la reina”.

¿Seguiremos contando con los relatos de Rubén Darío Arcila en los siguientes años?

“Yo me encuentro en buena forma, la gente está contenta conmigo, hay que pensar en el retiro ya e irse deslizando con ‘mañita’ poco a poco, pero aún queda pendiente el Tour de Francia del otro año. Creo que toca pensar en el retiro en unos dos o tres años, ya es hora de ir bajando el telón, todo me lo ha dado el ciclismo y ahora estoy en la edad de que tengo tiempo para los nietos y familia”.

¿Le falta algo por narrar?

“Solamente me falta narrar el Tour de Francia, dejar algo, una frase, una inspiración o algo muy bonito en el momento en el que un colombiano gane por fin en los Campos Elíseos y ese día irme también con el sol de la tarde parisina”.

Pablo Figueroa Páez/ Colombia.com

Media: