Actualización: Lun, 25 / Sep / 2017 10:43 pm
Lunes, 25 / Sep / 2017
Media: 1

Donald Trump no para la polémica con los jugadores del fútbol americano

El presidente de Estados Unidos queda a la defensiva en medio de la fuerte discusión con los atletas, y como acostumbra utilizando el Twitter.

Donald Trump no para la polémica con los jugadores del fútbol americano
Miembros del Patriots de Nueva Inglaterra. Foto. AFP

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, mantuvo viva este lunes su agria polémica con jugadores del fútbol americano y la alegada "falta de respeto" a la bandera, pero quedó a la defensiva ante sensibles aspectos raciales de la controversia.

También le puede interesar: Alica Schmidt: La velocista alemana ‘más hermosa del mundo’

El fin de semana, decenas de jugadores en todo el país repitieron el gesto de hincar una rodilla en tierra durante el himno antes de los partidos en señal de protesta, en abierto desafío a Trump, quien había sugerido despedir a los deportistas que lo hagan.

"El problema de la rodilla en tierra no tiene nada que ver con cuestiones raciales. Se trata del respeto por nuestro País, nuestra Bandera, nuestro Himno", escribió Trump el lunes en la red Twitter.

Y doce horas después todavía seguía enfrascado en el tema, negando que hubiese ningún problema con su influyente jefe de Gabinete.

"El general John Kelly está totalmente de acuerdo con mis postura en cuando a que los jugadores de la NFL no deben faltarle el respeto a nuestra BANDERA o a nuestro GRAN PAÍS", escribió en otro tuit al final de la tarde.

En un ambiente marcado por la controversia sobre el respeto a los símbolos nacionales o el respeto a la libertad de expresión, el gesto de la rodilla en tierra se convirtió en una clara señal de protesta por las injusticias sociales y raciales que aún marcan la sociedad estadounidense.

En el verano boreal del año pasado, el jugador Colin Kaepernick, del equipo San Francisco 49ers, desató una espectacular polémica al realizar la solitaria protesta por el asesinato de varios ciudadanos negros a manos de policías blancos.

El gesto, de esa forma, se tornó una forma de protesta contra la brutalidad policial y las injusticias.

Desde entonces la controversia no tuvo un único día de descanso pero se tornó asunto de Estado después que Trump decidió sugerir que los espectadores abandonen los estadios ante esas protestas y que los jugadores sean despedidos sumariamente.

Acá puede encontrar más información de todos los Deportes

Discusión delicada

Pero como siempre ocurre cuando Trump interviene con su retórica incendiaria, es difícil distinguir si se trata de un cuidadoso cálculo político o apenas de una reacción del momento.

Desde el punto de vista político, la agria polémica puede ayudar a galvanizar una parte del electorado de Trump, aferrada a símbolos como el himno o la bandera, y distraer las atenciones de las dificultades políticas en el Congreso.

Sin embargo, el caso exigirá una enorme sensibilidad de la Casa Blanca, ya que hace pocas semanas Trump se vio envuelto en dificultades por declaraciones ambiguas sobre la violencia de contenido racial que estalló en Charlottesville, Virginia.

Puedes ver:

AFP

Media: