Actualización: Sáb, 11 / Jun / 2016 10:59 am
Sábado, 11 / Jun / 2016
Media: 3

Rafael Orozco: 5 canciones para recordarlo por siempre

La voz de Rafael Orozco Maestre se apagó el 11 de junio de 1992, día en que fue asesinado en Barranquilla.

Rafael Orozco: 5 canciones para recordarlo por siempre
Rafael Orozco fue asesinado el 11 de junio de 1992. Foto: Youtube

Rafael Orozco Maestre fue el cofundador y líder del Binomio de Oro de América, una de las primeras agrupaciones vallenatas destacadas en el exterior.

Nacido en Becerril ubicado en el departamento del Cesar, en una familia numerosa en la que contaba con 12 hermanos. Su origen es muy humilde y sus hermanos lo recuerdan con la alegría y felicidad que irradiaba desde temprana edad.

Ayudaba a su familia vendiendo agua en un burro que llamó “Ñato”, donde recorría las calles de su pueblo y algunas carreteras aledañas cantando y silbando.

Una vez viajó a Valledupar para estudiar en el colegio ‘Loperena’, se vivió uno de los momentos mágicos más recordados por la historia del vallenato. Rafael Orozco participó en un concurso de talentos compitiendo con Diomedes Díaz, Jorge Quiroz y Adalberto Ariño.

Nadie pensó que Orozco pudiera superar al ‘Cacique de la Junta’, pero probó todo lo contrario ganando el concurso. Allí nació el rumor sobre un odio entre Diomedes y Rafael, pero todo fue parte de especulaciones que fueron desmentidas por su esposa Clara Cabello.

Paso a conformar el conocido ‘Binomio de Oro’, una de las agrupaciones vallenatas más importantes en la historia del folclor colombiano. Allí triunfó y dejó algunas de sus canciones como clásicos del género, entre los que entra ‘La Creciente’, canción que dedicó a su enamorada y después esposa Clara.

Amante a morir del Junior de Barranquilla, Rafael vivió uno de los momentos más emocionantes de su vida al permitírsele cantar el himno en el Estadio Metropolitano.

Su muerte

El 11 de junio de 1992, Rafael se encontraba en su casa celebrando con su familia el fin de semestre escolar con sus hijas cuando recibió la visita de los utileros de la agrupación. Pensando que necesitaban instrumentos o dinero los recibió sin problema, resultando ser la sentencia de su muerte.

El cantante vallenato salió a la entrada de su casa y fue recibido con diez disparos con arma de fuego, de los cuales nueve lo impactaron acabando con su vida. Su esposa, Clara salió ante el ruido y lo encontró aún consciente en el suelo y minutos después falleció.

Su muerte fue ordenada por Nano Fiallo, un narcotraficante de la costa quien fue pareja de María Angélica Navarro, joven con quien Rafael tenía amoríos extramaritales. El crimen pasional pasó a dejar en la historia del vallenato un enorme vacío que lloró Colombia entera.

1. No sé pedir perdón:

2. Muere una flor

3. La Creciente


4. Nostalgia

 

5. Relicario de besos


Colombia.com

Media: