INICIO PÁGINA PRINCIPALE-MAILCHATFOROSBUSCADORPOSTALESCOMPRAS; Tienda VirtualAMIGOS Y CONTACTOSTVRADIO
Colombia.com

Palabra clave
 
Enrique Carriazo:
"Comencé en esto por el gusto de escribir y terminé actuando"
Colombia.com (31/Dic/2004): Hace algunos meses el actor Enrique Carriazo decidió meterse la mano al dril y lanzarse a la aventura de producir y dirigir una obra de teatro que él mismo había escrito. “Historia de amor” logró una buena crítica pero no una buena taquilla. Sus bolsillos, inevitablemente quedaron vacíos. “Fue un momento difícil. Malo para las finanzas, pero no soy financista, como lo he demostrado”, dice con tono irónico mientras sostiene en su mano un agua aromática.

Podría pensarse que la vida de un actor como Carriazo, que ha dedicado más de una década a su oficio, que ha participado en cine, que está vigente todo el tiempo en televisión, que tiene nombre y además, que es reconocido como uno de los mejores del país, es sencilla y exitosa.

Pero como él mismo asegura con una sonrisa dibujada en el rostro, no mucha gente sabe cómo es la vida real de un actor. La procesión va por dentro. Las tristezas y los golpes no son visibles pero eso no significa que no existan. Lanzarse de cabeza por perseguir uno de sus sueños lo dejó prácticamente en la quiebra. No puede disimular la preocupación que ésta palabra le produce pero si algo tiene Enrique Carriazo, es esa capacidad de sobreponerse y seguir luchando.

Cuando Dago García lo invitó a participar en su próxima película, no sólo como actor sino como escritor, él sintió que era la oportunidad perfecta para hablar de esa cara escondida que tienen los actores, de las fachadas.

- Nos reunimos con Dago, tuvimos ideas comunes y yo creo que los dos queríamos hablar de alguien con una fachada. Una fachada que no concuerda con lo que está sintiendo adentro, ni si quiera su trabajo, porque es un hombre dedicado a hacer reír, que uno podría pensar que siente placer, que es feliz, tranquilo pero adentro tiene su mundo interior destruido o caótico y eso hace que las cosas que tenga que ejecutar no las pueda hacer con facilidad, por que no se desenvuelve bien en la vida, es torpe y a veces la torpeza consiste en que no puede comunicar lo que siente.

La Película

Entonces entre los dos le dieron vida a Miguel Cervantes, el cómico de “Cosquillas y Carantoñas”, que protagoniza “La Esquina”, cinta dirigida por Raúl García y que el pasado 25 de diciembre de 2004 se estrenó en simultánea, en todo el país.

La película, que sigue incrementando la cuenta del libretista Dago García, cuenta la historia de Miguel Cervantes, un hombre común que trabaja en un banco pero que tiene corazón de cómico. Un hombre aparentemente fuerte que lidera el dúo “Cosquillas y Carantoñas”. Un hombre que un día, sin previo aviso, se da cuenta que su mundo se le está acabando. Eso ocurre el día que su amigo y compañero, Fernando (interpretado por Fabio Rubiano) decide aceptar una oferta para viajar al exterior.

La sensación de abandono y soledad; la sensación de sentirse fracasado y de necesitar a su amigo para progresar, combinada a la imposibilidad de expresar la verdad de sus sentimientos, hacen que Cervantes se embarque en una difícil aventura que lo enfrentará a sus miedos pero también lo liberará de sus múltiples facetas.

- Creo que hay otra cosa importante en la película, la mayoría de actores tenemos historias dolorosas en nuestra vida y casi siempre las ocultamos; me parece que este personaje tenía mucho que ver con eso; me parece que tiene que ver con cualquier actor. Hay una historia casi siempre con una infancia dolorosa, angustiosa, con personas que nos hicieron daño y sin embargo manejamos una apariencia distinta. Cuando uno se encuentra con compañeros del colegio dicen: a usted le ha ido muy bien, no, y uno dice pero por qué lo supone, porque salgo en televisión, y no necesariamente le ha ido bien a uno.

A Enrique Carriazo no le fue muy bien con su obra teatral, lo admite, pero también admite que arriesgarse y luchar por lo que uno cree es la única manera posible de vivir en un mundo tan complicado como el nuestro. Por eso, asegura con optimismo que aprendió la lección y que volvería a hacerlo. También sostiene con un tono más alegre que “La Esquina” le robó el corazón. Se le metió en el alma.

- La quiero mucho. Es una película que seguramente las malas críticas por justas que sean, me van a doler mucho y las buenas, por hipócritas que se presenten, me van a gustar. Espero el 2005 como una herencia de esta película.

Desde su estreno la cinta ha logrado capturar a los espectadores, por la actuación de Carriazo y por el trabajo del equipo completo: Katherine Vélez, Jairo Camargo, Fabio Rubiano, Juan Ángel, Fernando Arévalo, Rafael Bohórquez, Consuelo Moure, entre otros, logran que el elenco tenga fuerza y acople.

¿Cómico feliz?

Así como es difícil pensar que a Enrique Carriazo no le va muy bien con sus finanzas, es difícil imaginar que este hombre, capaz de hacer reír a los espectadores con su sola actitud (sin gestos teatrales, sin chistes elaborados…), no es un apasionado por el género de la comedia.

- En realidad no me gusta especialmente. Lo que pasa es que en la televisión, tal vez por el momento que vive el país, ha acogido a la comedia, el género se ha apoderado del medio como un remedio superficial, contrario a la función que tenía la comedia en su origen: decir las cosas que no se podían decir y que nadie toleraba. Él podía decirle al Rey todas las cosas que todo el mundo pensaba pero sólo al bufón se lo permitía. Lamentablemente eso no está. La televisión lamentablemente no es el bufón. Hago comedia para que me llamen siempre (risas...), pero no me llama particularmente la atención hacerla.

Lo sí que le llama la atención a este actor que se inició en el medio motivado por la escritura, es el cine. Le gusta coleccionar películas, tanto que está armando su propia videoteca, en la que ya tiene títulos de Charles Chaplin y varios documentales.

- Me encanta el cine y abusivamente lo emparento con la literatura. Creo que las buenas películas dicen cosas tan importantes como cualquier ensayo. Cuando mejore mi situación económica espero continuar con una videoteca que tenía antes de la quiebra. Me gusta mucho aprender de las imágenes, sentir algo que es muy clave, que a uno se le olvida el pasado. Uno cree que lo que acabó de hacer es nuevo y no. Me parece que eso genera cierta humildad, genera proporción, porque la televisión y la fama desproporcionan las cosas. Un actor que hace un buen papel en televisión lo califican como el mejor actor del país y uno dice, pero dónde están los que hicieron “Confesión a Laura”, lo que están en teatro, en fin, creo que la televisión parece un diálogo de borrachos: “usted es un berraco, no hermano pero usted es más berraco que yo…”, y así todo el tiempo. Pero sólo se logra una proporción real, se consigue poner los pies en la tierra, cuando uno tiene referencias que no pueden ser para un actor solamente televisivas, deben ser cinematográficas, literarias y en lo posible no sólo del presente sino del pasado. Y así uno puede encontrar su pequeñito lugar en la tierra. Por eso me gusta el cine.

El hábito de escribir

De nuevo él está en la pantalla grande. Ya lo había hecho en “Pena Máxima” (que como dato curioso fue vista por 500.000 espectadores); y en “La Primera Noche” (2003). Ahora el turno es para “La Esquina”, donde a diferencia de las otras, actúa y escribe. Un gusto que fue el que lo llevó al mundo del espectáculo.

- Comencé en esto por el gusto de escribir y terminé actuando. Empecé con ganas de escribir y me metí entonces a un taller de Santiago García que se llamaba “El autor y el personaje”, y terminé en el teatro La Candelaria, vino la actuación, la televisión y curiosamente como que uno da la vuelta, volví a donde quería comenzar, pero tuve que dar una vuelta.

- Por eso digo que la cosa tiene que ver más con el paso a paso que con lo repentino. La mía es una idea menos narcotraficante del coroné, hágale, ya, listo, llegué... Para mí más bien las cosas hay que buscarlas con calma, obviamente hay golpes de suerte, personas que lo ayudan a uno, pero también creo que uno se las fabrica o se acerca a ellas.

Carriazo cierra el 2004 y empieza el 2005 con una película, que a pesar de no haber conseguido el apoyo de todos los críticos de cine, sí ha conmovido, divertido y hecho sufrir a los espectadores que se han acercado a verla.

Y para él, esto ya es un premio. El nuevo año lo inicia con un proyecto grande en televisión, “Los Reyes”, adaptación de la novela argentina “Los Roldán”, que ha logrado convertirse en un fenómeno en su tierra y en varios países de América Latina, y que en el país se verá a través del canal Rcn.

Nuevamente aquí Carriazo deberá buscar en la comedia algunos trucos para divertir pero también para reflejar una difícil realidad. A la familia de "Los Reyes", un día, le llega la fortuna. Pero no por que se vuelvan afortunados, como explica el actor sino porque se llenan de plata. Sobrevivir en ese nuevo mundo les sacará canas a los miembros de "la tribu" y sonrisas a los espectadores.

Mientras protagoniza esta comedia, Enrique Carriazo seguirá escribiendo y soñando con poder llevar al cine y al teatro sus historias.

VER NOTA RELACIONADA A "LA ESQUINA"

Texto: Katherine Moreno Sarmiento.
Fotos: Archivo personal.

Atrás Imprimir Enviar
Arriba Compartir