INICIO PÁGINA PRINCIPALE-MAILCHATFOROSBUSCADORPOSTALESCOMPRAS; Tienda VirtualAMIGOS Y CONTACTOSTVRADIO
7 de Agosto - Colombia.com
Historia
Anécdotas
Bogotá 470 años
HISTORIA

1 de julio de 1819

El Ejército libertador inicia el ascenso al páramo de Pisba
Fue una jugada estratégica del Libertador. Pero qué precio el que tuvieron que apagar los valientes soldados patriotas que marchaban en busca de la gloria. Luego de abandonar a Paya, iniciaron el ascenso al páramo de Pisba, el 1 de julio de 1819. El General Francisco de Paula Santander expresó después: "Tiemblo al recordarme del lastimoso estado en que yo he visto a este ejército que nos ha restituido la vida. Un número considerable de soldados quedaron muertos debido al rigor del frío en el páramo de Pisba. Un número mayor había llenado los hospitales, y el resto de la tropa no podía hacer la más pequeña marcha. Los cuerpos de caballería, en cuya audacia estaba cifrada ya gran parte de nuestra confianza, venían sin caballo y sin montura, porque en la alternativa de morir víctimas de frío, los soldados prefirieron encontrarse con el enemigo en cualquier estado. Este ejército era, en una palabra, un cuerpo moribundo".

6 de julio de 1819

El ejército libertador llega a Socha

Atrás quedó el páramo de Pisba. Los instantes de sufrimiento, frío, desolación y muerte desaparecieron por el momento. El resto de la tropa, que valientemente afrontó el difícil paso y lo venció, llegó a la población de Socha el 6 de julio de 19819. Ya se encontraban en la provincia de Tunja. La gente del pueblo recibió con regocijo a los valientes soldados y les brindaron lo que tenían: Alimentos y vestidos.

El ejército permaneció cinco días en aquel lugar. El Libertador aprovechó para reorganizarlo. Hizo recoger las armas y los animales que habían quedado abandonados en el abrupto páramo. Restableció la perdida caballería. Y se encaminó luego en busca del enemigo.

25 de julio de 1819
 

Ejército patriota vence en el pantano de Vargas

Un grito desesperado: "¡Coronel! Salve usted la patria", se escuchó en la voz del general Bolívar dirigiéndose a Juan José Rendón. Enseguida el militar señalado, con sus 14 lanceros, cargó con ímpetu al ejército realista que había ocupado las alturas del pantano de Vargas. Las fuerzas, entonces, se equilibraron cuando ya se veían perdidas las esperanzas para el ejército patriota.

El resultado final de este primer encuentro, luego de que el ejército libertador hubiera remontando las alturas del páramo de Pisba, fue la baja de 140 personas en las filas patriotas y 500 en el ejército contrario. Pero lo más importante fue la desmoralización de los realistas. Con entusiasmo desbordante, las tropas de Bolívar continuaron su marcha hasta conseguir el triunfo en el puente de Boyacá.

28 de julio de 1819

El Libertador decreta reclutamiento forzoso, en Duitama

El 28 de julio de 1819, el libertador Simón Bolívar expidió un decreto en la población de Duitama mediante el cual ordenó que todos los hombres entre los 15 y 40 años de edad que no se presentaran a integrar el ejército serían fusilados.

Fue una medida drástica, pero el Libertador no tuvo otra alternativa en su avance hacia Santa Fe para conseguir una victoria definitiva. Las fuerzas patriotas, a pesar de su optimismo, se encontraban mermadas. El ascenso al páramo de Pisba dejó incontables muertos y la batalla del pantano de Vargas, que a pesar de haber sido ganada por el escuadrón patriota, propició sensibles baja en las huestes libertadoras. Por tal razón, el Libertador no tuvo otra alternativa: decretar un reclutamiento forzoso.

7 de agosto de 1819

Con la batalla de Boyacá, el ejército libertador logra la emancipación definitiva
El escenario: un puente sobre el río Teatinos, cerca de Tunja. Los hechos que concluyeron con la victoria patriota en este lugar comenzaron tres días atrás. El 4 de agosto, después de rehacer sus fuerzas, luego de la batalla del pantano de Vargas, Bolívar hizo una hábil maniobra en la noche, la cual le permitió tomarse a Tunja al día siguiente y de paso cortarle el avance a Barreiro, quien pretendía hacer conexión con los refuerzos de Santa Fe. El comandante realista, al verse sorprendido, se dirigió a la capital por el camino de Motavita,
Pero Bolívar salió a impedirle su marcha en el puente de Boyacá. Allí, a las dos de la tarde, se encontraron los dos ejércitos. Una lucha que se prolongó por dos horas dio la victoria a las fuerzas del Libertador. Los realistas, al verse vencidos, cedieron en el ataque y emprendieron la retirada. En poder del ejército patriota cayó la mayoría de los integrantes de la comandancia realista, alrededor de 1.600 soldados con sus armas y todo el material de guerra. Murieron 200 soldados realistas y 13 patriotas. Entre los oficiales que pudieron escapar, dos de ellos corrieron a llevar la noticia a Santa Fe.

8 de agosto de 1819
Llega Santa Fe la noticia de la victoria patriota en Boyacá

Entre las ocho y nueve de la noche del 8 de agosto de 1819, llegaron a Santa Fe el ayudante del comandante general de la tercera división del ejército realista, Manuel Martínez de Aparicio, y el comisario de la misma, Juan de Barrera, dos de los oficiales que emprendieron la retirada antes de que el ejército patriota los aprehendiera. El virrey Juan Sánamo se encontraba jugando chaquete con el oidor Chica, su amigo. El gobernante estaba tranquilo, esperando la noticia de la derrota del ejército de Bolívar. Pero qué sorpresa: " las tropas españolas han sido derrotadas". La tranquilidad de Sánamo se convirtió en zozobra y desespero. Inmediatamente emprendió la fuga no sin antes saquear la casa de la moneda.

anterior
Publicidad