INICIO PÁGINA PRINCIPALE-MAILCHATFOROSBUSCADORPOSTALESCOMPRAS; Tienda VirtualAMIGOS Y CONTACTOSTVRADIO
Colombia.com

Nacionales
Internacionales
Colombianos
en el Exterior
La Selección
Foros
Finalización
Apertura
Ascenso
Copa Sudamericana
Copa Libertadores
Liga de Campeones
+ ESPECIALES Y TORNEOS
Deportes
Entrevistas
Encuestas

El por qué de la Violencia?


Esta preocupación por la violencia no parece necesario justificarla, y menos en la era nuclear. Recordemos además, que sólo la especie humana es capaz de destruirse y de ejercer su propia fuerza contra sí misma. Este comportamiento del ser humano hace reflexionar forzosamente a quiénes se interesan por la paz. La violencia es de difícil justificación en nuestra época si se mira al horizonte con las armas nucleares y su capacidad de destrucción total.

El eterno problema de la violencia en el fútbol es algo tan viejo como el propio juego. Ha dado manifestaciones literarias desde 1925, cuando Enrique Jardiel Poncela publicaba en la revista Aire Libre el sainete "El once del Animal FC", un club que jugaba con la agilidad de un rinoceronte pesimista al que le echaban un once y le hacían un siete. Era un club para el que "la honra de la asociación es el leite motives de la existencia, y ante una afirmación de esa naturaleza pierdo la cabeza y el encendedor automático", según su presidente. Y para no perder la honra planificaba tácticas con patadas en la espinilla, balonazos en las fosas nasales, cargas con fuerza, codazos en los estómagos y pisotones de tobillo... hasta tal punto que a la salida cada reunión los jugadores pegaban puntapiés a las sillas para entrenarse.

En 1988, según demostraban algunas encuestas era el sexto factor que causa disputas violentas, el segundo asunto capaz de terminar en enfrentamientos y el primero en generar las actitudes más violentas.

En consecuencia es prácticamente imposible acabar con la violencia en el fútbol, pero sí se pueden combatir con intensidad sus manifestaciones con arrebatos o fuera de razón y justicia y reducir las circunstancias fatídicas. Algunas características que generan la violencia se resumen en ocho puntos:

1º) Para algunos aficionados el estadio es un lugar de violencia ritual donde la brutalidad, el descaro y la ordinariez son expresiones primarias que forman parte de la fiesta.

2º) El fútbol profesional ha creado un nuevo marco donde el periodista ya no es sólo un mero informador sino que tiene que desarrollar funciones de educador, orientador de la información y mediador comercial. Está en el medio de la pasión de los espectadores, la violencia propia del juego, el frenesí comercial y publicitario que intenta sacar rendimientos incitando al consumo y la asimilación de varios hechos que ocurren a la vez teniendo que seleccionar el más llamativo.

3º) Existe una tendencia generalizada a buscar expresiones que generen emociones, sensaciones e impresiones del espectáculo deportivo. Lo técnico sólo es comprensible por quienes han participado en el fútbol, mientras que las palabras con lenguajes figurados comentando a que se parece llegan a más público.

4º) Con más frecuencia, cuando se habla de dirigentes, surgen agresiones verbales gratuitas, ofensas innecesarias y difamaciones.

5º) A los protagonistas se les busca declaraciones de impacto, en las que a veces van descalificaciones, insultos o provocaciones. Unas veces para hacer presión y conseguir un mejor resultado, en otras para acaparar la atención del público y conseguir una mayor animación de su parte; en algún caso, para obtener una mayor recaudación económica.

6º) Los excesos de interpretaciones de los hechos y las valoraciones de jugadas que se suceden a gran velocidad se suelen realizar con un énfasis constante, cuando se debería emplear sólo en las ocasiones importantes. Y en ese ambiente, de vez en cuando, encajan las acusaciones, las amenazas por ese miedo a perder identidad y las bravatas.

7º) En la presentación social del fútbol prima el mito del éxito en combinación con las pasiones locales, que si no se consiguen dan lugar a focos de crispación. En algún caso ha sido tan curioso que se ha festejado como un triunfo el no haber ganado una competición o el no haber descendido de categoría.

8º) Un último factor tiene que ver con el clásico asunto del lenguaje belicista del fútbol. Afortunadamente, cada vez lo es menos y tiene su historia. La difusión del deporte hasta media

En resumen, la violencia verbal también forma parte del ambiente del fútbol y puede ayudar a que estén presentes otras formas menos deseables gracias a su capacidad de seducción. Ojalá, las aficiones, ya en el nuevo marco del fútbol como industria del ocio donde ellas desempeñan la función de consumidores con sentimientos, sigan promocionando que el fútbol es sólo un espectáculo, un negocio o una diversión, que es "el descansillo de la escalera de la semana", en expresión del poeta Carlos Murciano, el prado donde olvidar los desengaños, el paréntesis que sigue transmitiendo libertad, sueños, calma.

Continua >>>
Atrás Imprimir Enviar
Arriba Compartir
Pasion Fútbol
Historia
 
 
 
El por qué de
la Violencia?
Conclusiones