INICIO PÁGINA PRINCIPALE-MAILCHATFOROSBUSCADORPOSTALESCOMPRAS; Tienda VirtualAMIGOS Y CONTACTOSTVRADIO
Colombia.com
R E L I G I O S O S

Se encuentran una monja y un padre cruzando el desierto del Sahara en un camello. Al tercer día, una tormenta de arena los atrapa y buscan refugio. Cuando termina, se percatan de que el camello está muerto.El padre dice:

-Hermana, esto se ve muy mal, difícilmente sobreviviremos dos días aquí, y el campamento más cercano se encuentra a una semana de camino. Así que ahora que sabemos que no sobreviviremos, quiero pedirle un favor.-¿Cuál? -Nunca he visto los senos de una mujer. ¿Podría ver los suyos?

La monja, un poco sorprendida, responde: -En las circunstancias en que nos encontramos, no veo el problema. Y se los muestra al padre.

Este prosigue: -Hermana, ¿le importa si los toco?

La monja no pone objeción. Después de unos minutos pregunta:

-Padre,¿puedo pedirle ahora yo un favor?

-¡Claro!

-Nunca he visto el pene de un hombre. ¿Me dejaría ver el suyo?

-Pues... En las circunstancias en las que nos encontramos, no veo el posible daño, hija. Y se lo muestra.

-¿Lo puedo tocar?

-Pues... ¡Tócalo!

Después de algunos minutos de tener la atención de la monja, el padre no se puede contener y acercándose a

ella, le dice al oído: -Hermana... ¿Sabía que si lo inserto en el lugar correcto puedo crear vida?

-¿De verdad?

-Por supuesto.

-¡Qué bien, padre! ¡Métaselo al camello y vámonos de aquí!...

  ADVERTENCIA: El contenido de algunos de los chistes listados en nuestras secciones son para mayores de edad .
 
Envía tu chiste a: humor.colombia@interlatin.com