Estéreo Picinic

Estéreo Picnic: The Strokes y cuando el rock está lejos de morir

El Estéreo Picnic trajo a The Strokes y dejó a Bogotá antojada con un ritmo que ha dejado al rock muy lejos de morir

Estéreo Picnic acogió en su segundo día, a esas bandas que le dan al mundo de la música, un toque diferente. Una esencia, que es sólo apta para aquellos que ahn encontrado en el rock, una forma de vivir el mundo o al menos de sobrellevarlo.

Allí, en el escenario, en medio de un frío que se disipada entre las más de 12 mil personas que se juntaban en un campo atestado de barro, se presentó una banda que con toque sencillos y tonadas intensas, logró decirle al mundo que el rock estaba lejos de morir.

Algunos son pesimistas y creen que ya no hay salvación... pero en Bogotá la salvación estaba frente a nosotros, en medio de un juego de luces y Julian Casablancas que no hablaba español y que se reía de lo que decía. Entonces el público no dejaba de corear Modern Age, Is This It, Alone Together, New York City Cops, Someday todas de ese álbum de 2001, que fue una sanación a los sonidos que se presentaban, precisamente el Is This It.

Boom, más rock, seguido, constante y Reptilia sonaba y la gente saltaba y el piso se mareaba. De hecho, el barro ayudaba a ondear los saltos. En el escenario, la batería, a cargo de Fabrizio Moretti, tenía la bandera de Colombia, igual a la capa que portaba en la espalda Nikolai Freiture, bajista.

No hubo shows de más, sólo la dosis perfecta para seguir diciendo que el rock está vivo y que es el mejor ritmo de todo el mundo, en toda su historia.

Toda la información de los famosos y artistas en Entretenimiento

Colombia.com

Lo más Leido