Moda

El terciopelo, un clásico que vuelve con fuerza

Este invierno, la moda del hemisferio norte apuesta a una tela conocida pero que no estaba de moda desde hace tiempo: el terciopelo.

Hasta ahora formaba parte de prendas para días festivos, pero ahora se lo ve en sacos largos, abrigos, faldas y camisas y hasta en accesorios como zapatos, cinturones y carteras para todos los días.

El terciopelo puede ser elastizado, estampado, en colores crudos o fuertes. Incluso se lo consigue con efecto "epinglè" o "bucle". Es considerado uno de los tejidos más complejos de fabricar, ya que se debe ser suave y tener un buen acabado.

Te puede interesar: Por esta razón nunca debes compartir tu labial.

¿Cuál es la principal tendencia?

Los trajes de dos piezas de terciopelo están de moda. Muchas veces incluso vienen en estampados opulentos y llamativos. Sin embargo, el terciopelo de adapta también a los más discretos. Si un traje de esta tela le parece demasiado, puede optar por un coqueto sobre o "clutch" para salir de noche o unas botas de terciopelo.

También se usan mucho los pantalones largos de terciopelo, que quedan muy bien con una blusa con volados de seda. Es importante meter la blusa dentro del pantalón. Esta combinación queda muy bien con botitas cortas o plataformas.

El terciopelo también es ideal para generar ciertos "quiebres" en la moda. Esto se logra combinando un blazer de terciopelo con unos jeans informales, por ejemplo. Esta mezcla de elegante y casual es un "must" de la moda.

¿Qué hay que tener en cuenta a la hora de comprarlo?

Como pasa siempre con la moda, el material de buena calidad se ve mejor y más elegante. Esto es especialmente válido en el caso del terciopelo. Si es de buena calidad, tiene una textura suave y pesada, no es traslúcido y tiene un ligero brillo. 

Sin embargo, el buen terciopleo es caro ya que su fabricación no es simple. Antes se usaba seda para hacerlo, aunque hoy día se lo fabrica sobre todo con algodón y seda sintética.

¿Destaca el terciopelo las zonas problemáticas?

Es importante saber que esta tela más bien pesada suma un poco de volumen. Por eso no es ideal para todas las figuras, especialmente si la prenda lleva además forros o rellenos. Además, el hecho de que algunos terciopelos brillen un poco, llamando la atención sobre ciertas partes del cuerpo, tampoco ayuda demasiado en el caso de cuerpos voluminosos. La regla es la de siempre: no conviene usar prendas llamativas en zonas problemáticas del cuerpo.

Si tiene unos kilos de más pero no quiere renunciar al terciopelo, puede usarlo en zapatos, carteras o en prendas que lo incluyan apenas en algunos detalles. Y desde ya, elegir prendas de terciopelo en colores discretos.

En cuanto a los colores, además de los clásicos verde botella y bordeaux, el terciopelo viene también en colores como el dorado, el petróleo o el marrón chocolate.

DPA

Lo más Leido