Historia Festival del Mono Núñez

En honor al Maestro Benigno "Mono" Nuñez, se crea en 1974 este festival de música andina colombiana; iniciativa de la hermana Aura María Chaves rectora del colegio la Inmaculada de Ginebra (Valle), quien gracias a un gran amor que sentía por nuestra música decidió organizar un festival invitando a una serie de músicos e intérpretes de la región vecina a Ginebra.

El primer festival, que se realizó en el salón de actos del colegio; declaró al dueto de Lucho y Nilhem como "fuera de concurso" y dio como ganadores al solista de tiple Gustavo Adolfo Rengifo y a la cantante María Eugenia Valderrama.

Posteriormente la fundación Promúsica andina de Ginebra liderada por la hermana Chaves, se hizo cargo del festival, ordenando en sus estatutos la realización anual del evento. El 29 de julio de 1976, la gobernación del Valle del Cauca otorga la Personería Jurídica a "Funmúsica" y desde entonces el festival se realiza bajo sus auspicios.

Desde 1997, el concurso rinde homenaje a uno de nuestros grandes compositores, seleccionando doce de sus obras vocales y doce instrumentales que son asignadas a cada uno de los finalistas con la debida anticipación para realizar los arreglos, montajes y ensayos debidos, previa su presentación durante el Festival. El compositor homenajeado en 1997, año de iniciación de esta modalidad de homenaje, fue el propio "Benigno Mono Núñez", en 1998 José A. Morales, en 1999 Efrain Orozco, en 2000 Carlos Vieco Ortiz, en 2001 Pedro Morales Pino y Luis Carlos González, en 2002 Alvaro Dalmar y en 2003 Jorge Camargo Spolidore.

Igualmente se realiza el "Concurso de Expresiones Autóctonas" con la participación de solistas o grupos, intérpretes de la tradición y costumbres populares, generalmente campesinas. El muy famoso "Festival de la Plaza" que se realiza durante los días del concurso en una gran tarima del parque principal con la participación no solamente de todos los artistas participantes en el concurso, sino también la de otra serie de artistas que deleitan a la inmensa concurrencia hasta altas horas de la noche y primeras de la madrugada.

Otro de los grandes atractivos del "Concurso del Mono Nuñez" son sus Conciertos Dialogados en los cuales, con la previa programación de sitio y horario, los artistas se reúnen con pequeños grupos de aficionados para tratar temas relacionados con su obra, nuestra música andina, etc., en amenos diálogos. Es por eso que a través de los años el festival ha contribuido con el fortalecimiento de la música de la región andina.