INICIO PÁGINA PRINCIPALE-MAILCHATFOROSBUSCADORPOSTALESCOMPRAS; Tienda VirtualAMIGOS Y CONTACTOSTVRADIO
JULIO
Inicio Historia
del Festival

La Pelayera:
Bandas folklóricas
del Caribe

San Pelayo:
Córdoba
Homenaje a Ramón Benitez El maestro

El maestro

Ramón Benítez nació el 1 de diciembre de 1964 en el corregimiento de Las Llanadas, (Corozal) departamento de Sucre. Los primeros pasos en la música los dio apenas a los 5 años de edad al lado de su padre Rafael Benítez quien dirigía la banda de músicos de ese caserío sabanero. Allí comenzó tocando percusión, concretamente el bombo, pero a los 7 años supo que tendría una mejor proyección si tocaba un instrumento de viento. Fue entonces cuando echó mano a la trompeta, "el único instrumento de viento que había en la casa", pues era el que tocaba su padre. Aún así, su sueño era ejecutar el bombardino, pero "no era fácil tener uno a la mano", ya que se trataba de un instrumento costoso.

Recuerda que cuando tenía 10 años, la banda adquirió varios instrumentos usados, entre ellos un barítono, que por su tonalidad y forma se "acerca" al bombardino. Pero sólo cuando la banda no tenía compromisos, Benítez podía usarlo. Fue allí cuando comenzó su travesía por los instrumentos armónicos.

Su disposición fue notoria desde el comienzo y a los 15 años ya estaba tocando con agrupaciones con reconocimiento nacional como las orquestas de Lisandro Meza y Los Hijos de la Niña Luz. Pese a que contaba con el reconocimiento de sus colegas de la costa norte, Benítez quiso dejar atrás los tiempos de músico empírico e ingresó a la Universidad del Atlántico en Barranquilla.

Su inquietud musical lo llevaría a Bogotá donde el norteamericano Terry Scout, primer trombonista de la Orquesta Sinfónica Nacional . Desde entonces, este sencillo hombre se ha consagrado como un estudioso y brillante arreglista, maestro de música y padre de una pareja de futuros “virtuosos”, Luís Rafael de 14 años, quien ya completó el curso básico en la Sinfónica Juvenil de Bogotá tocando el piano y el trombón; y Elizabeth de 6 años, una promesa del violín.



volver