Actualización: Vie, 27 / Ene / 2012 1:09 pm
Viernes, 27 / Ene / 2012
Media: 4

Juguetes sexuales para hombres con formas inusuales

Si ves un caja de huevos de plástico, asombrate porque es el nuevo juguete sexual para la masturbación masculina.

Juguetes sexuales para hombres con formas inusuales
Hace unos días llegó al Instituto de Sexología Espill una anodina caja de cartón. Al abrirla me encontré con una huevera llena de media docena de huevos, parecidos a los huevos de colores que en Pascua se les da a los niños. El trajín diario pudo más que la curiosidad y allí se quedó aparcada la caja, hasta que ahora la he abierto y he podido ver con detalle su contenido. Dentro de la funda de plástico, al quitar la envoltura, nos encontramos con un huevo que también tiene sorpresa: otro huevo blandito, parece de silicona, con una abertura para introducir el pene, y que se presenta como lo más para la masturbación masculina.

Con eslóganes del tipo: “revolucionamos la masturbación” y el “éxtasis hecho arte”, ofrecen un artilugio simple, pero ingenioso, para la masturbación masculina. El material es muy elástico y se adapta a todas las tallas, tiene una textura muy suave y permite tener un control total de los movimientos durante el proceso de estimulación. Incluye un lubricante. Hay que tener en cuenta que en la masturbación, tanto masculina como femenina, es muy importante la lubricación para prevenir irritaciones por el roce. Por supuesto se puede utilizar de manera individual o en el juego sexual de la pareja.

Como decía, en la caja vienen seis huevos y cada uno es diferente, ya que varían las estructuras y eso hace que varíen las  sensaciones. Según aparece en el prospecto, el huevo Silky se compone de una estructura en forma de filamentos sedosos muy suaves, que proporciona una sensación muy agradable y envolvente; el Stepper se compone de una estructura dividida en dos partes y esferas especiales, que te darán una sensación de bloqueo del glande a modo de succión; el Spider se compone de un entramado de  hilaturas en relieve, como una tela de araña, para proporcionar así una textura estriada que incrementa el estímulo. Y así para los tres siguientes. La empresa que los comercializa es Tenga, una empresa japonesa experta en juguetes masculinos  que ofrece productos innovadores, de calidad y diseño discreto.  

Hasta ahora no conozco testimonios de primera mano que corroboren las virtudes que los fabricantes prometen. Si alguien quiere probarlo no arriesgará mucho, ya que el precio de cada huevo es bastante módico, y no parece tener ninguna contraindicación, más que alguna posible alergia al lubricante o al material del que está fabricado, elaterómetro antibacteriano. Se puede lavar después cada uso y se puede utilizar unas 50 veces.  

Si alguien ha utilizado estos huevos estaría bien que nos contara su experiencia y nos dijera si valen la pena, para ver si son tan interesantes como los presentan. 

sexualidad.es.msn.com
Media: