Actualización: Jue, 16 / Mar / 2017 4:07 pm
Jueves, 16 / Mar / 2017
Media: 4

¿Cómo saber que estás en una relación imposible?

Tags: Pareja Amor

¿Estás en una relación que requiere de un enorme esfuerzo para no explotar y terminar? ¿Sientes que quieres seguir intentándolo, pero no estás segura de que va a funcionar?

¿Cómo saber que estás en una relación imposible?

¿Estás en una relación que requiere de un enorme y constante esfuerzo solamente para no explotar y terminarlo todo? ¿Sientes que quieres seguir intentándolo, pero no estás segura de que va a funcionar? Si tu corazón te dice una cosa, pero tu razón te grita claramente lo contrario, déjame decirte que estás metida en una relación conflictiva.

Es común que este tipo de relaciones turbulentas sean igualmente intensas en los buenos momentos como en los malos. Cuando están en las buenas son maravillosas, pero cuando están en las malas son una auténtica pesadilla. Por esta razón son tan confusas y extremadamente difíciles de manejar o decidir cuándo terminar o seguir con ellas.

Te puede interesar: Sexualidad: Pasos para realizar la posición del ‘chimpancé’

Si te encuentras en una relación que te mantiene confundida y no sabes si estás perdiendo tu tiempo o si en realidad es un asunto que puedes trabajar, primero que todo debes inspeccionar tus sentimientos y estar segura de lo que quieres. Para lograr esto debes tomar un tiempo para meditar en calma y poner tus ideas en orden. Primero, no tomes decisiones en momentos de enojo o de euforia.

No es posible tomar una decisión por ti, ya que solo tú conoces tu situación, todas las relaciones son únicas y como persona única tienes el poder de decidir. Pero sí es posible darte a conocer los parámetros que no deberían de cruzarse en una relación por la que vale la pena luchar.
Estas tres situaciones que describo a continuación son claros indicadores de que la relación no debe seguir:

1. Violencia doméstica

Esto incluye abuso físico y emocional; ocupa el primer lugar en la lista porque es el más serio de todos. Si existe abuso en la relación no debes, por ningún motivo, justificar seguir en ella. Termínala de inmediato. Muchas personas cometen el error de pensar que puede “ayudar” a su agresor a cambiar; eso nunca ocurrirá. Si el agresor algún día se redime, será por su propio arrepentimiento y genuino deseo de renovación cosa que, por lo general, nunca ocurre mientras le es permitido seguir abusando.

2. Infidelidad crónica

Toda relación debe estar basada en el respeto y la confianza. Perdonar una infidelidad puede parecer factible la primera vez, pero lamentablemente en la mayoría de los casos, sin la ayuda adecuada, la relación no logra recuperarse y las infidelidades llegan a repetirse.

3. Falta de amor
Muchas parejas deciden permanecer juntas a pesar de saber dentro de sí que no sienten amor genuino el uno por el otro. El amor debe ser el factor primordial en una relación. Si sabes que no existe, e igualmente deseas mantener la relación por tu familia o por apariencias, terminarás haciéndote mucho daño a ti misma, primero y después, a tus seres queridos.
Si las dificultades en tu relación están fuera de estas tres situaciones drásticas, es posible que pueda ser rescatada.

Recuerda que todas las relaciones, por lo común, pasan por una etapa de ajuste, donde las dos personas aprenden a convivir. Sin embargo, la decisión de trabajar por la relación debe ser mutua. Todo el esfuerzo del mundo es inútil si las dos personas no tienen el deseo de mejorar la situación.

Cuando los dos estén comprometidos en lograr una relación sana, harán todo lo posible y estarán abiertos a intentar lo necesario para crecer como pareja.

Deseret

Media: