Colombia.com Bogotá Lunes, 17 / Dic / 2018

¿Fue Simón Bolívar un genocida?

En el marco del aniversario de la muerte del 'Libertador', en Colombia.com recordamos un hecho oscuro de su historia. 

¿Fue Simón Bolívar un genocida?
Estatua de Simón Bolívar ubicada en Venezuela: Foto: Shutterstock

Un día como hoy, hace 188 años (17 de diciembre de 1830), murió el político y militar Simón Bolívar, en Santa Marta, Colombia. El ‘Libertador’-como se le conoce a Bolívar- nació el 24 de julio de 1783, en Caracas, Venezuela.

Simón José Antonio de la Santísima Trinidad Bolívar Palacios Ponte y Blanco (nombre completo de este personaje), fue uno de los militares más importantes durante las rebeliones independentistas en Latinoamérica, siendo influyente en la Independencia de cinco naciones del yugo español: Colombia, Venezuela, Ecuador, Perú y Bolivia; aunque podemos añadir una sexta, con Panam, que se separó del territorio colombiano en 1903.

En el caso colombiano, Simón Bolívar es reconocido por ser el líder del Ejército Libertador que luchó contra los españoles en busca de la independencia absoluta. Para todo el pueblo colombiano, es recordada la Batalla de Boyacá como la lucha insigne de esta campaña, el 7 de agosto de 1819.

Escucha acá las principales emisoras informativas de Colombia

¿Enemigo para Colombia?

Ahora bien, según varios expertos de la historia colombiana, Bolívar no fue tan héroe como todos piensan. En su idea por implantar el Gobierno republicano (que finalmente instauró), el militar venezolano fue considerado como persona no grata en el algunas zonas de Colombia; por ejemplo, Pasto.  

En 1822, la ciudad de San Juan de Pasto representaba en los planes del ‘Libertador’ un tropiezo para establecer por completo la República, pues, además de existir aún resquicios del ejército español en la zona, las comunidades indígenas de la región estaban en contra de la idea de Simón Bolívar.

Para los indígenas de Pasto, la llegada de ideas revolucionarias a su ciudad se veía como un atropello para la tierra: símbolo cultural y místico de ellos. Aunque no eran totalmente felices con la monarquía española, esta sí les permitía tener una identidad única con su territorio, a cambio de unos pactos económicos entre ambas partes; condición que no era para nada despreciable entre los grupos indígenas de Pasto.

Foto: Shutterstock

“Nariño era como una segunda España donde chapetones y criollos vivían en armonía. No existían siervos ni vasallos. Sólo una feliz convivencia”, explicó el médico y escritor Fabio Arévalo Rosero, en conversación con Portafolio.

Asimismo, la actual capital del departamento de Nariño era uno de los puntos más apetecidos a conquistar por la importancia comercial que representaba al Sur del país. Al convertirse en la puerta de Colombia con Perú y Ecuador, Pasto contaba con una de las economías más sustentables no solo de la región baja de Colombia, sino de todo el país.

En consecuencia, al representar Bolívar una amenaza tanto para aborígenes como españoles, ambos decidieron unirse en la lucha contra el Ejército libertador.

Masacre en Pasto

Ante esta realidad, la historia dicta que Bolívar decidió actuar con mano dura frente al freno impuesto por indígenas y españoles en Pasto. De acuerdo a la historia, Bolívar fue líder en una de las masacres más grandes de la historia colombiana conocida como la ‘Navidad Negra’.

Aquí un fragmento del escritor nariñense, Julio Cepeda Sarasty, en relación con este hecho no tan conocido en el país:

“El 23 y 24 de diciembre de 1822, después de rudo combate en el barrio Santiago de Pasto, en horrible matanza que siguió, soldados, hombres, mujeres, niños y ancianos fueron sacrificados y el ejército “libertador” inició un saqueo por tres días, asesinatos de indefensos, robos y otros desmanes.

El cruel Libertador, el que manchó de muerte las calles, el que nos liberó de la corona pero que nos manchó de miseria, dolor y llanto. La historia de esta patria en construcción nos cuenta que el Libertador asesinó y sacrificó a nuestro pueblo en nombre de la libertad y de la independencia; pero no olvidemos que dejó las huellas de su espada en nuestras gentes, que sometió y humilló nuestros ancestros, que pisoteó nuestro pueblo y que fue el autor de una macabra obra perenne en la memoria de nuestro pueblo”

Es por esto que cada año durante el festival de Negros y Blancos (en diciembre), los pastusos recuerdan la dolorosa jornada en que el ‘Libertador’ y su ejército sometieron a toda una ciudad, en busca de la República y la ‘libertad’.

Christopher Ramírez - Colombia.com