Especial de Juanes Martes, 11 / Ago / 2009

Concierto de Juanes en La Habana genera rechazo

Líderes del exilio cubano en Miami están en pie de guerra contra la estrella del pop latino Juanes por su concierto el mes próximo en La Habana, acusándolo de estar apoyando a "la dictadura cubana" y de haberse quitado "la camisa negra" para ponerse la "roja".

"Juanes esta yendo a un lugar donde hay una dictadura, donde no existe la libertad de expresión, no hay acceso a internet para nadie y no hay elecciones libres, no puede decir que solamente quiere dar un concierto por la paz", dijo Ninoska Perez-Castellón, del Consejo Por la Libertad de Cuba.

"No hay duda que Juanes se ha quitado la 'camisa negra' -en referencia a una de sus canciones- se ha puesto la camisa roja y la vergüenza la ha tirado a la basura", afirmó la dirigente.

"Es un concierto frívolo, que está convocado sin tomar en consideración la situación de los derechos humanos en Cuba", dijo por su parte Orlando Gutiérrez del Directorio Democrático Cubano.

"Juanes va a estar con Silvio Rodríguez, que es un defensor del régimen de los hermanos Castro. Pero me gustaría saber si va a reunirse con tantos rockeros jóvenes que están oprimidos en la isla o si va a ver a las damas de blanco", se preguntó Gutiérrez.

El concierto del cantante colombiano se realizará el 20 de septiembre en la emblemática Plaza de la Revolución, corazón político de la isla comunista, según confirmó días atrás el Instituto Cubano de la Música (ICM).

El anuncio de la presentación de Juanes en Cuba generó inmediatas críticas en Miami, bastión del anticastrismo y donde reside el cantante con su familia. Exiliados cubanos más radicales llamaron incluso a romper los discos del artista en repudio por su iniciativa.

"¿Por qué le molesta al mundo cuando se habla de paz?. ¿Por qué promover la unión entre los pueblos y derribar las fronteras es una molestia?", refutó Juanes con un mensaje en la red social Twitter.
Autor de grandes éxitos como "La camisa negra" y "A Dios le Pido", Juanes obtuvo cinco Grammy Latinos en 2008 por su disco "La vida es un ratico".

Agencias