Colombia.com Bogotá Miércoles, 24 / Sep / 2014

El virtuosismo rockero de Joe Satriani encandila al público bogotano

El virtuosismo rockero de Joe Satriani encandila al público bogotano

El virtuosismo rockero de Joe Satriani encandila al público bogotano
Joe Satriani. EFE

 

Gonzalo Domínguez Loeda

Bogotá, 23 sep (EFE).- Con temas que son bandera del rock melódico y canciones que abarcan casi cuatro décadas, el guitarrista estadounidense Joe Satriani encandiló hoy al público de Bogotá que abarrotó el Teatro Royal Center para ver a uno de los grandes virtuosos de las seis cuerdas.

Con las primeras notas de "Jumpin' In" los colombianos que se habían acercado hasta el teatro comenzaron a saltar ante el ritmo frenético que emitía la guitarra de Satriani y que no dio tregua a sus seguidores durante las casi dos horas que duró la exhibición.

Satriani, considerado como uno de los más virtuosos maestros del rock, dio buenas muestras de su habilidad con la guitarra que dejaron al público boquiabierto con exhibiciones de "tapping" a dos manos, "sweep picking" y arrancó sonidos a su instrumento con los dientes como hacía Jimi Hendrix.

El músico estadounidense, que conectó en todo momento con el público pese que prácticamente no habló en toda la velada, estuvo acompañado por el también guitarrista Mike Keneally, el bajista Bryan Beller y el batería Marco Innemann.

Durante los innumerables solos, Satriani dialogó musicalmente con el veterano Kenneally y arrancó a su guitarra sonidos duros y limpios que acercaban su música a un sonido más cercano al "heavy metal".

Inspirados por los movimientos del rockero estadounidense, los aficionados imitaron sobre la platea los gestos de Satriani que, definitivamente, no necesita voz para transmitir música y meterse a la audiencia en el bolsillo.

A lo largo de la noche, las melodías de canciones como "Devil's Slide", "Ice 9" o "Unstoppable Momentum", canción que da nombre a su gira mundial, mantuvieron a la audiencia animada con su rock con toques de blues, jazz y sonidos más pesados inspirados por el "heavy metal".

Cuando comenzó a sacar de su guitarra los acordes de "Cryin'", se hizo más evidente para los presentes esa máxima de Satriani que indica que con una guitarra entre las manos no precisa de voz para poder transmitir todo lo que lo la música permite.

Y justo cuando el público comenzaba a preguntarse si Satriani iba a romper los cánones tocando "If I Could Fly", esa tonada que le valió popularidad universal cuando, sin citarle, Coldplay la convirtió en un himno bajo el nombre de "Viva la Vida", el guitarrista se arrancó con su ya clásico "Always with Me, Always with You".

Con esa canción, una de las más populares de su repertorio, los aficionados redoblaron sus saltos al entender que se acercaba el final de la velada.

Si bien y tras entender querían más, Satriani aún reservó tres balas en su recámara en un juego que mantuvo el clímax en lo más alto durante unos minutos más.

Con "Surfing with the Alien", la canción del disco homónimo con la que saltó a la fama en 1987, Satch, como también es conocido, sumergió a la audiencia con esa tonada-tributo al personaje de cómic "Silver Surfer".

Esta canción deslizó a los espectadores en los obligados bises en los que la potente "Crowd Chant" incitó a la audiencia a unirse en un coro bajo el liderazgo de la guitarra de Satriani.

Antes del gran final, arrancó a su amiga de seis cuerdas "Summer Song", con la que cerró el espectáculo con un tono noventero que aprovechó el guitarrista para dejar buen sabor de boca entre los asistentes. EFE