Colombia.com Bogotá Miércoles, 28 / Jun / 2017

¿Cómo elegir los mejores casinos online para jugadores colombianos?

La legislación colombiana contempla los juegos de azar en la LEY 643 DE 2001, y define a las apuestas online como “Juegos novedosos”.

¿Cómo elegir los mejores casinos online para jugadores colombianos?
Casinos online.

Sin embargo, en lo que se refiere al juego online, no hay unos requisitos claros para saber qué casinos cumplen con las leyes de Colombia y cuáles no lo hacen. En consecuencia, es difícil identificar los casinos seguros, generando esta situación una gran incertidumbre entre los usuarios.

Lamentablemente, hemos comprobado que con frecuencia los casinos más inseguros son los que ofrecen bonos de bienvenida más altos y que a su vez, los bonos y promociones son el principal factor que toman en cuenta los jugadores a la hora de elegir su casino online.

Lo cierto es que ha habido problemas de fraudes y estafas en el pasado, pero es algo que puede evitarse. Para ello, hay que ser cautos y como aconsejan los expertos de estafa.info comprobar algunos indicios antes de elegir el casino en el que vamos a jugar. 

Te los detallamos a continuación:

1. Licencias

A pesar de que no está nada claro dónde se puede consultar una lista de casinos online licenciados por Coljuegos, sí que es relativamente sencillo comprobar las licencias de los casinos en países europeos, donde las exigencias de garantías a favor de los usuarios son muy altas. Si por cuestiones idiomáticas, tomamos los casinos legales en España, veremos que todos sus casinos licenciados tienen la obligación de demostrar periódicamente que sus sistemas de juegos son justos.

Cuando hablamos de casinos online, la justicia viene determinada por la aleatoriedad de los números que salen como resultado de los diferentes juegos: números de la ruleta, resultados de las tragamonedas y cartas de los juegos de blackjack. En este sentido, la legislación española obliga a los casinos no solo a que los números sean aleatorios, sino a demostrarlo.

Otras licencias que nos dan confianza son las de Australia y Reino Unido. También en muchos casos, por motivos fiscales, el casino puede estar radicado en Malta. La Autoridad del Juego de Malta quizá no sea tan exigente como la de otros países europeos, pero sí que nos ofrece bastante seguridad. No hay que confundir, por tanto, el hecho de que el país sea conveniente para las empresas porque se deban pagar menos impuestos con la inseguridad.

Los casinos con licencia de Malta deben cumplir requisitos estrictos tanto en el funcionamiento de los juegos, como en la transparencia de la información que se da a los usuarios como en la comprobación de la identidad de los usuarios para evitar lavados de dinero o estafas de suplantación de identidad. 

Menos recomendables nos parecen los casinos con licencias de otros paraísos fiscales, ya que sus regulaciones son mucho más laxas.

2. Atención al cliente

Un buen servicio de atención al cliente es primordial para tener una buena experiencia con un casino. Se recomienda que si el usuario no habla bien inglés, se limite a utilizar casinos en los que el servicio de atención al cliente puede contestarle en castellano. Cuando se habla con el soporte de un casino, se le pueden hacer preguntas en el que los detalles son importantes y es esencial que el usuario entienda perfectamente las respuestas, para que no pierda dinero tontamente.

3. Pertenencia a comités de arbitraje

Otro aspecto importante es la pertenencia de los casinos a comités de arbitraje. En este caso, nos estamos poniendo en la situación de que un cliente tiene alguna reclamación que hacer sobre cualquier cuestión relacionada con el juego y el servicio de atención al cliente no le atiende debidamente.

Si es así, hay casinos que al pertenecer a comités de arbitraje derivan la decisión final a una organización independiente, que actuará como juez en la disputa entre el casino y su cliente. De esta forma, los usuarios no quedan a expenses de las decisiones del casino, que siempre están influenciadas por los objetivos empresariales del mismo.

En el caso de los casinos con licencia, también se puede reclamar ante la autoridad del juego del país en el que hayan conseguido su licencia: España, Malta, Reino Unido, etc.

4. Términos y condiciones

Un buen casino online siempre tendrá un documento de términos y condiciones bastante completo. Los casinos fraudulentos, suelen tener unas condiciones pequeñas que solo sirven para dar una buena imagen a quienes no van a invertir tiempo en leerlas. Por supuesto, no solo debes fiarte de que sean largas, sino que también debes leerlas. 

Comprueba que el texto es coherente, los nombres de la empresa están siempre claros y la redacción tiene una buena gramática y no hay faltas de ortografía. Realmente se podrían evitar muchos fraudes simplemente viendo que en los términos y condiciones aparece el nombre de otra empresa diferente a la de la supuesta propietaria del casino, otra URL diferente a la del casino en la que estamos, etc. Afortunadamente, los fraudes, no suelen cuidar tanto los detalles.

5. Bonos de bienvenida

Antes hemos dicho que si el bono es demasiado alto se puede sospechar. Esto es cierto hasta cierto punto, porque hay gente que juega mucho dinero en el casino y requiere bonos altos. Pero lo que sí que hay que tener en cuenta es cuántas veces tienes que apostar el dinero del bono para poder retirarlo. Otro factor muy importante es asegurarte que el bono de bienvenida, no retenga el dinero que tú ingresaste. Es decir, que mientras no cumplas no puedas sacar el dinero del bono y las ganancias asociadas, está bien, es lo normal, pero que si no cumples no puedas sacar tampoco el dinero que tú ingresaste es una muy mala señal.

Conclusión

Si quieres jugar en un casino online en Colombia de forma segura, lo mejor es que optes por las grandes empresas mundiales ya que son las que de momento ofrecen más confianza a los colombianos gracias a las licencias de otros países con regulaciones estrictas. Por ejemplo los casinos online de 888casino, William Hill y bet365 son empresas confiables que no deben ponerte problemas para cobrar y se aseguran de tratar tus datos con confidencialidad.