Actualización: Vie, 11 / Ago / 2017 3:40 pm
Viernes, 11 / Ago / 2017

Millonarios por unos minutos

Hay muchas personas que creyeron ganar un Premio Mayor de la lotería, pero luego descubrieron que no era verdad.

Millonarios por unos minutos
Millonarios por unos minutos.

Uno de los casos más sonados, ocurrió precisamente en una de las loterías de Colombia, en 2012. En concreto, fue en la lotería del Tolima, donde el presentador Edwin Monroy se confundió al leer el número ganador del Premio Mayor. 

En lugar de anunciar el 6719, se equivocó y dijo el 9716. Esto ocurrió en directo por televisión, por lo que miles de personas creyeron haber ganado. La confusión duró por más tiempo, desde aquellos que madrugaron para reclamar su premio y no pudieron cobrarlo, hasta los que se enojaron exigiendo responsabilidades para cobrar su premio. 

En todo caso, el presentador pidió perdón, afirmando que “fue un error de lectura, y errar es de humanos”. 

Otro caso muy comentado fue el de un colombiano y 41 de sus amigos, que creyeron haber ganado 935 millones de dólares, el Premio Mayor de la lotería Powerball. La historia, que aquí relatamos, ocurrió en enero de 2016, cuando el acumulado de esta lotería se encontraba en un récord histórico. 

La existencia de tanto dinero en juego, hizo que Diego Moreno y sus amigos se animaran a probar suerte y comprar cientos de boletos. Sin embargo, un error al comprobar los resultados, les hizo creer por 20 minutos que le habían pegado al Premio Mayor. 
Finalmente, esto no pudo hacerse realidad, ya que habían mirado los números ganadores del sorteo anterior.

Algo parecido ocurrió en España, en pleno sorteo de la Lotería de Navidad de 2015. Allí, los números son extraídos en un amplio teatro y en frente de una gran cantidad de público, haciendo que se den situaciones tanto de alegría como de decepción. 

De entre los asistentes, una mujer sintió ambas sensaciones. Primero, al gritar y saltar de alegría creyendo que tenía el número ganador. Dos minutos más tarde, al comprobar que se había equivocado al mirar el número de su boleto, y que realmente no coincidía con el ganador.