Actualización: Jue, 19 / Oct / 2017 9:58 am
Jueves, 19 / Oct / 2017

El juego de Craps

Tags: casinos Online

¡Juguemos a los dados! Uno de los juegos de casino más emocionantes, divertidos y que requieren de más habilidad.

El juego de Craps

¡Juguemos a los dados! Uno de los juegos de casino más emocionantes, divertidos y que requieren de más habilidad. El craps (o pase inglés) se juega solamente con dos dados en una mesa diseñada al efecto, y consiste en apostar al resultado que se obtendrá al lanzar los dados en la siguiente tirada o en una ronda completa.

Hoy vamos a conocer un poco mejor este juego mundialmente famoso y que está presente en la mayoría de casinos. La modalidad más extendida es la que se apuesta contra la casa (o banca), aunque existen otras versiones en las que los jugadores apuestan unos contra otros, como en el caso del craps callejero.

“¡Que rueden los huesos!”

Nadie sabe con exactitud cuándo se inventaron los dados. De hecho, circulan diferentes teorías. Existen pruebas fehacientes de que los soldados de la Antigua Roma apostaban tirando huesos de cerdo en sus escudos, lo que derivó en la frase "rodar los huesos", todavía utilizada hoy.

Otros defienden que el juego se creó durante las cruzadas, como forma de mantener a los soldados ocupados durante los largos asedios.

Así pues, la procedencia de los dados es difícil de rastrear y se puede remontar hasta los romanos, recibiendo posteriormente gran influencia francesa. Sin embargo, lo que nadie puede negar es que los orígenes del craps están íntimamente ligados al hazard -un entretenimiento muy conocido en la Europa medieval.

En dicho juego, los dados se elaboraban con huesos de animales (utilizando especialmente los nudillos). Incluso en los textos de la época, a los dados se les denomina directamente “huesos”.

Por su parte, la popularidad del hazard se expandió en la Inglaterra del 1600 y 1700. Hasta el caballero Falstaff, personaje creado por William Shakespeare, afirma tirar los dados en una de sus obras… Con el paso de los años el craps se desarrollaría como simplificación de la modalidad británica hazard.

Más tarde lo que se convertiría en la variante americana moderna del juego fue introducida por el noble de origen francés Bernardo de Marigny en la comunidad de apostadores de Nueva Orleans.

Evolución del juego

Sin embargo, la versión del juego de Bernardo tenía varios fallos. De manera que un hombre llamado John H. Winn introdujo varios cambios, en la década de 1860, como las apuestas de "correcto" o "erróneo" y la regla universal mediante la que los jugadores pueden apostar a favor o en contra del tirador. Por ello nos referimos a Winn como el verdadero padre del craps moderno.

¿De dónde viene el nombre? La denominación original es «crapaud», que significa “sapo” en francés. Haciendo referencia al estilo original de colocarse para jugarlo, de cuclillas sobre el suelo. Variedad callejera que se hizo muy famosa entre los soldados de la Segunda Guerra Mundial.

El craps fue muy apreciado en las salas de Atlantic City, Reno y Las Vegas, mientras que la llegada de los portales online en la década de los 90 atrajo a un público totalmente distinto. Quizá por su reputación de pasatiempo social, que se disfruta mejor con una audiencia alrededor de la mesa, ahora mismo sea una alternativa minoritaria en las plataformas virtuales frente al póquer, la ruleta o el blackjack.

¡El Craps es distinto!

Los dados son mucho más que un juego, al grito de: "¡Cuantos más, mejor!" con cada lanzamiento. Es complicado encontrar otras opciones dentro del casino que permitan que tanta gente participe al mismo tiempo. Cuando obtienes un 7 como tirador, puedes emocionar hasta lo más profundo a media docena de personas y romper el corazón de otra media docena.

Y tal conmoción seguramente hasta atraiga todavía a más personas a la dinámica única de la mesa.

Probablemente el juego de casino más complicado

El tirador comienza la partida realizando al menos una apuesta mínima de pasar o no pasar la línea. Tira los dos dados, debiendo golpear la pared al otro lado de la mesa antes de tomar su posición final. Cabe mencionar que, si jugamos online, estas acciones simplemente aparecerán simuladas en nuestra pantalla.

El jugador que actúa de tirador va cambiando de uno a otro alrededor de la mesa, en el sentido de las agujas del reloj.

Muchos lo definen como la sección más compleja del casino, y quizá también por ello parece haber perdido fuelle últimamente. Lo cual es una pena, porque las mejores apuestas del craps son muy fáciles de entender. La dificultad viene una vez que empezamos a prestarle atención a todas las apuestas imposibles que favorecen a la casa por un margen ridículo.

No cabe duda de que es posible jugar y disfrutar del juego ignorando las apuestas más extravagantes y sin preocuparnos por su terminología rimbombante.

Posibilidades de futuro

Debido a la complicada naturaleza del juego de los dados, te recomendamos probar de manera gratuita antes de apostar con dinero real. En este sentido la mayoría de los casinos en Internet nos tienden un cable, ofreciéndonos la opción de hacerlo en modo demo, de manera gratuita sin necesidad de depositar dinero real.

En cuanto a su carácter social, estamos convencidos de que a medida que evolucione en su versión de juego online y se introduzcan nuevas maneras de participar, el craps conseguirá nuevos aficionados. Porque este juego que forma parte de la identidad del casino, de verdad que merece la pena; tanto por tratarse de uno de los más emocionantes que existen como atendiendo a las estadísticas. Los expertos aseguran que, si se juega de manera inteligente, el jugador tiene tantas probabilidades de que le vaya tan bien como a la banca.  

Por estos motivos, es probable que en América se siga jugando al craps durante la misma cantidad de siglos que los ingleses jugaron al hazard. Esperemos que así sea.