Actualización: Sáb, 09 / Ene / 2016 2:06 pm
Sábado, 09 / Ene / 2016

¿Es bueno tocar fondo?

Si no aprendes tu lección a la primera, la misma situación enmascarada en variables acontecimientos, se presentará en tu vida una y otra vez hasta que la hayas superado. 

¿Es bueno tocar fondo?

Si no aprendes tu lección a la primera, la misma situación enmascarada en variables acontecimientos, se presentará en tu vida una y otra vez hasta que la hayas superado.

Y a veces para que eso ocurra debes tocar fondo, pero ¿qué es lo bueno de todo esto?

Razones por las cuales es “bueno” sufrir

1. Aprendes humildad

Tuve una época oscura en mi vida. De la nada surgió en mí un sentimiento de orgullo que me hacía sentir superior a los demás. Eso me hacía creer que era capaz de todo y que todo dependía de mí, por lo tanto, quien dependía de Dios para sus asuntos era una persona débil de carácter.

A razón de eso, la lección que la vida me puso, hizo que mis fuerzas espirituales, mentales y físicas debido a mi soberbia se vieran reducidas a cero. Solo cuando aprendí que debía abandonar ese orgullo y ser humilde reconociendo mi naturaleza humana, pude volver a sentirme completa. La verdad, después de eso me sentí mejor que nadie, porque aprendí que jamás he estado sola y que mis cargas son más ligeras si confío en un poder superior a mi simple naturaleza humana.

2. Te harás más fuerte

Vivir un intenso dolor te cubre de experiencias que te servirán de escudo protector ante cualquier situación adversa que se presente. Te aseguro que luego de eso las tormentas serán menos duraderas, y mientras dure la lucha, tendrás en tu vida la certeza de que algo muy bueno viene en camino.

3. Serás un gran ejemplo para los tuyos

Lo digo por mi propia experiencia, ya que la fortaleza con que las penas de la vida me han recubierto, me ha servido para ser apoyo incondicional de mis seres amados. Así mismo, puedes enseñar a tus hijos a través de tu ejemplo y, de paso, permitirles que ellos se caigan y se levanten para que así aprendan su lección.

Nunca olvides que estás en este mundo —singular parque de diversiones— para ser feliz. Eso sí, debes tener en cuenta que a veces para ser feliz es necesario llorar, sino, ¿de qué manera podrías distinguir cuándo eres feliz y cuándo no?

DS / Interlatin.com