Actualización: Lun, 20 / Oct / 2014 2:50 pm
Lunes, 20 / Oct / 2014

El excesivo uso del celular quebranta la comunicación familiar.

Archivado en Salud

Suena hasta paradójico que un elemento que se creó con el fin exclusivo para comunicarnos esté  en estos momentos haciendo todo lo contrario. Un estudio afirma que el 75% de los adultos usan el celular mientras están comiendo con sus hijos.

El excesivo uso del celular quebranta la comunicación familiar.

En la actualidad el uso del celular es casi tan común como usar zapatos, los llevamos con nosotros a todas partes, en el trabajo, la universidad, el estadio, el centro comercial e incluso al sitio donde compartimos los momentos en familia. Los padres están prestando más atención al teléfono que tienen entre sus manos que a sus propios hijos. Según un  estudio estas conductas se pueden evidenciar en el 75% de los hogares colombianos. 

Estas escenas en donde algún miembro familiar presta más atención a su teléfono que a su familia puede evidenciarse  en cualquier lugar; cuántas veces no hemos ido a un restaurante y vemos como  los pequeños buscan con que entretenerse al percatarse del poco interés que le  prestan sus padres,  simplemente intenten observarlo hoy en sus hogares y cuenten las  veces que un miembro de la familia pone más atención  al celular que a ustedes mismos.  

Según los expertos  los padres gastan más tiempo observando los celulares que a sus propios hijos, los pequeños  perciben este rechazo desde temprana edad y en otros casos los jóvenes pueden pasar horas con su padre y su madre y no entablar ni siquiera una conversación normal. 

Sin importar el sitio en el que nos encontremos el celular nos encadena en un mundo virtual donde tristemente la realidad pasa a un segundo plano, el uso excesivo del celular no solo quebranta la comunicación familiar, también atrae graves problemas de salud como lo son: 

- El síndrome del Túnel Carpiano 

- Daños en la audición  

- Problemas mentales 

- enfermedades oculares 

- Adicción 

 

¿Que se debe hacer? 

Seguramente muchos padres no son conscientes de su conducta adictiva al teléfono y del comportamiento que están teniendo con sus familiares, mucho menos pensar que ésto le esta causando un daño a sus hijos. Lo importante es Imponer normas básicas en el ámbito familiar,  establecer espacios para comunicarse con ellos, intente utilizar la hora de almuerzo o la hora de la  cena para hablar e interactuar con ellos,   interésese  por las cosas que le cuente  su hijo o su familiar esto mejorará mucho la relación entre ustedes y puede ser la solución perfecta.