Actualización: Mar, 18 / Jun / 2013 11:23 am
Martes, 18 / Jun / 2013

En vacaciones la otitis puede aumentar hasta en un 30%

El contacto con el agua de balnearios, playas y lagos incrementa el riesgo de inflamación e infección del oído externo (otitis). De hecho, los casos de otitis en niños aumentan hasta 30% en vacaciones.

En vacaciones la otitis puede aumentar hasta en un 30%
La recomendación es que ante la presencia de dolor en el oído se acuda con el médico y se evite el uso de remedios caseros como la ruda, el humo del cigarrillo y la aplicación de agua oxigenada o vinagre, así como la automedicación con gotas, porque todo esto sólo intensifica el dolor y no solucionan el problema.

No deje que las vacaciones de sus hijos se echen a perder por un dolor de oído, aprenda a prevenir y a tratar esta molestia que afecta a miles de niños de todas las edades en el momento menos esperado. Según el Otorrinolaringólogo y Otólogo Director de la Clínica Rivas, José Antonio Rivas “el dolor se produce generalmente por la acumulación de líquido en el llamado oído medio y por la presión que se presenta sobre el tímpano y sus alrededores; infecciones, problemas de respiración, afecciones en la garganta, acumulación de agua, retención de jabón, irritación de los canales por uso de copos de algodón o cambios rápidos de altitud son otras de las causas que producen esta molestia”.

El 84% de las otitis externas que se producen en verano se contagian en playas y piscinas a través de bacterias (u hongos); la combinación de agua y calor favorece su propagación. Pero, aunque la calidad del agua es determinante para la aparición de la otitis, en ocasiones, las bacterias se encuentran en el propio oído esperando a que se den las condiciones idóneas para su desarrollo. En este caso, cualquier baño podría motivar la aparición de una otitis externa, aunque el agua se encuentre limpia.

“Los niños son los más vulnerables a este tipo de otitis puesto que, además de pasar muchas horas en el agua, sus trompas de Eustaquio son más cortas y los agentes infecciosos alcanzan con mayor facilidad el oído medio” Explica el Doctor Rivas. 

RECOMENDACIONES:
La inflamación producida por la otitis es molesta y dolorosa, y puede llegar a estropear las vacaciones. Por eso para prevenir su aparición Los especialistas de la Clínica Rivas dan las siguientes recomendaciones a la hora de bañar a los niños:

· Lo principal es evitar la entrada de agua en el conducto auditivo.

· Utilizar siempre protectores o tapones para evitar el ingreso de agua o de algún objeto extraño en los canales auditivos.

· El uso de gorro de baño es recomendable para evitar que los tapones se salgan

· No sumergirse demasiado cuando se bañe.

· Si su hijo tiene gripa no es aconsejable viajar ya que con una nariz tapada es más factible que al contacto con el agua se presente una infección, pero si el viaje es inaplazable se recomienda usar gotas suaves para destapar los conductos.

· Limpiar los oídos con cuidado: no introducir copitos en los oídos ya que se pueden producir daños en la piel interna del oído, dejando las puertas abiertas a la infección.

· Bañarse en lugares donde se tenga una mínima garantía de que el agua ha sido tratada de forma adecuada.

· Después del baño, secar suavemente con el pico de una toalla o con una gasa.

Según la Médica Especialista en Audiología, Adriana Rivas si aun siguiendo las anteriores recomendaciones, no se ha evitado contraer esta infección, se debe acudir al médico tan pronto como se detecten los primeros síntomas. La recomendación básica es no mojar el oído bajo ningún concepto y tomar algún analgésico como paracetamol o ibuprofeno para aliviar el dolor.

No se debe administrar antibióticos sin prescripción médica puesto que, aunque se trate de una enfermedad de origen microbiológico, la mayoría de estas bacterias no son sensibles a este tipo de fármacos.

Otra medida que puede aliviar un poco el dolor es la aplicación de paños secos calientes, aunque insistimos en que lo primordial es que acudas a un médico cuanto antes.

Por último se debe tener en cuenta la importancia de curar totalmente la infección ya que, si no se ha tratado de forma correcta, puede reaparecer con más agresividad. En este aspecto hay que ser firmes con los más pequeños porque, al ser menos conscientes del peligro, en cuanto se les pase un poco el dolor querrán volver a bañarse.

SÍNTOMAS
Los síntomas más frecuentes son:

- Dolor de oído.
- Dificultad para dormir.
- Fiebre.
- Inconvenientes para oír.
- Pérdida del equilibrio.
- Secreciones que salen del oído.
- Irritabilidad inusual.