Actualización: Lun, 28 / Mar / 2011 12:07 pm
Lunes, 28 / Mar / 2011

Algunos consejos para entender a los hombres

A veces pareciera ser una tarea imposible. ¡Cómo entender a los hombres! Aqui te entregamos algunas estrategias para que entender al sexo opuesto no sea un desafío inalcanzable.

Algunos consejos para entender a los hombres
Las mujeres y los hombres somos tan distintos, que a veces llegamos a pensar que simplemente no podremos ponernos de acuerdo en practicamente nada. Usualmente escuchamos que somos las mujeres las complicadas y que los hombres sólo deben querernos sin intentar comprendernos. Pero entonces ¿por qué nos cuesta tanto también a nosotras entenderlos a ellos?

La simplicidad de los hombres

Es cierto que las mujeres somos más complicadas que los hombres, en el sentido de que necesitamos muchas más cosas para sentirnos íntegras, felices y completas. Queremos que nuestra pareja sea nuestro mejor amigo, nuestro amante, un buen padre, todo un cocinero, fiel, esforzado, cariñoso, contenedor, tierno, etc., mientras que los hombres son felices con mucho menos. Ellos sólo necesitan tres cosas de nosotras: apoyo, lealtad y por supuesto, sexo. Con estas tres cosas los hombres pueden sentirse completos y satisfechos.

El apoyo se refiere a una mujer que esté ahí cuando él lo necesita, por ejemplo cuando requiere de un consejo, cuando debe tomar una decisión importante, cuando está enfermo o cuando se siente mal.

La lealtad es fundamental para los hombres. Una mujer fiel y que esté a su lado en las buenas y en las malas y que lo acompañe en cualquier aventura o desición que decida emprender, es básico para ellos.

Y bueno, el sexo es sin duda algo primordial para los hombres. Sin sexo no viven y para ellos es el pilar de la relación. Nunca es demasiado y siempre podría ser mejor.

Una mujer que le entregue estas tres cosas a un hombre, puede pedir y esperar lo que quiera y necesite de él.

Lo que temen los hombres

Otro punto importante para lograr entender a los hombres es conocer aquello que los asusta y aleja.

Por ejemplo a los hombres no les agrada charlar sobre todas las cosas todo el tiempo, como nos encanta a nosotras las mujeres. Ellos neceitan su espacio y no requieren de estas conversaciones como nosotras.

Por otro lado, un hombre puede sentirse intimidado y aburrido cuando las mujeres esperamos o exigimos cosas de él que simplemente no puede entregarnos. ¿Porqué las mujeres tenemos ese afán de pensar que nuestra pareja puede entregarnos aquello que nos dá nuestra madre, hermana o nuestras amigas? No le pidamos a los hombres aquello que no nos pueden entregar, que para eso podemos contar con las demás mujeres que tenemos cerca.

Como ven, los hombres son bastante sencillos y básicos, por lo que entenderlos puede ser más fácil de lo que siempre has creído. Sólo debes recordar respetar sus espacios, no pedirle aquello que no podrá entregar y demostrarle apoyo y lealtad.


pretenciosas.com