Por: Redacción Actualidad • Colombia.com

Adolescente en China demanda a su propio padre porque lo puso a hacer oficio

Un joven de 14 años en China demandó a su padre ante la policía por explotación laboral infantil porque le quitó su celular, al que vivía pegado, y lo hizo ayudar en los quehaceres de la casa.

Los jóvenes de hoy pasan bastante tiempo atendiendo sus celulares y poco ayudan con labores domésticas. Foto: Pixabay
Los jóvenes de hoy pasan bastante tiempo atendiendo sus celulares y poco ayudan con labores domésticas. Foto: Pixabay

Un joven de 14 años en China demandó a su padre ante la policía por explotación laboral infantil porque le quitó su celular, al que vivía pegado, y lo hizo ayudar en los quehaceres de la casa.

La autoridad excesiva y violenta que ejercían los padres sobre los hijos en décadas y siglos pasados no es algo que se vea con buenos ojos por estas épocas, de hecho, las leyes y la condena social a la que se enfrentan los abusadores hace que las diferentes conductas de los jóvenes sean toleradas y hasta pasadas por alto.

Una cosa es ser violento y otra muy distinta es que los jóvenes se aprovechen para salirse con la suya, eso sucedió en China cuando un padre le hizo un reclamo a su hijo, un adolescente de 14 años porque pasaba todo el tiempo atendiendo su celular, entonces decomisó el aparato e hizo que ayudara a barrer y limpiar la casa, pero en un descuido de su progenitor, el joven escapó.

El padre pensó que su hijo se quería librar de los quehaceres de la casa escapando de ella hacia cualquier lugar, pero lo que ni siquiera sospechaba era que el joven se había dirigido hasta una estación de policía para denunciar a su padre bajo el cargo de explotación laboral infantil.

Mientras esperaba, el padre escuchó que se aproximaba a la casa un vehículo, se trataba de una patrulla de la policía y su hijo descendió de ella junto con dos oficiales que inmediatamente le pidieron acercarse a la puerta para explicarle lo sucedido.

La explotación laboral infantil es un grave delito en China y se lo comunicaron al padre, pero este les dijo que tan solo hizo que su hijo colaborara con el oficio de la casa, porque no se hacía nada más que ´estar pegado´ a su teléfono celular.

La policía comprendió que el padre no había cometido ningún delito y le dieron la razón, comprendieron que los jóvenes de hoy no quieren hacer nada más que consultar su teléfono celular y que es bueno que ayuden en las labores de la casa, sin embargo, le pidieron que no volviera a obligarlo a ello.

Los oficiales no arrestaron al padre, pero le levantaron una amonestación porque los condujo a atender un asunto que no revestía la gravedad planteada y regresaron a su estación.

El adolescente manifestó contar con varios teléfonos, razón que hará que evitar que continúe “pegado” a ellos será muy difícil, y casi imposible hacer que ayude en las labores domésticas.

Artículos Relacionados

+ Artículos