Domingo, 24 / Oct / 2010

Histórico: Édgar Rentería jugará su tercera final de serie mundial

  • Jonathan S�nchez (c), el receptor Buster Posey (i) y el paracortos Edgar Renter�a

    Jonathan S�nchez (c), el receptor Buster Posey (i) y el paracortos Edgar Renter�a

  • Edgar Renter�a, trata de alcanzar la bola

    Edgar Renter�a, trata de alcanzar la bola

  • El paracortos de los Gigantes de San Francisco, Edgar Renteria, en acci�n

    El paracortos de los Gigantes de San Francisco, Edgar Renteria, en acci�n

  • Juan Uribe, anota el cuadrangular de la victoria para los Gigantes

    Juan Uribe, anota el cuadrangular de la victoria para los Gigantes

  • Juan Uribe, anota el cuadrangular de la victoria para los Gigantes

    Juan Uribe, anota el cuadrangular de la victoria para los Gigantes

  • Juan Uribe de los Gigantes de San Francisco celebra con sus compa�eros

    Juan Uribe de los Gigantes de San Francisco celebra con sus compa�eros

  • El bateador de los Filis de Filadelfia, Ryan Howard, reacciona tras ser ponchado

    El bateador de los Filis de Filadelfia, Ryan Howard, reacciona tras ser ponchado

  • Los jugadores de los Gigantes de San Francisco celebran tras vencer ante los Filis

    Los jugadores de los Gigantes de San Francisco celebran tras vencer ante los Filis

El paracortos de los Gigantes jugará contra los Rangers el clásico de otoño. El equipo de San Fracnsico derrotó a los Filis de Filadelfia y se coronó campeón de la Liga Nacional.

Édgar Rentería ya había estado en la serie mundial jugando para los Marlins de la Florida (1997 cuando se coronó campeón) y los Cardenales de San Luís (2004).

El tercera base dominicano Juan Uribe se convirtió en el gran héroe que permitió a los Gigantes de San Francisco vencer por 3-2 a lo Filis de Filadelfia en el sexto partido de la serie de Campeonato de la Liga Nacional, que ganaron por 4-2 al mejor de siete.

Uribe surgió con un jonrón solitario monumental en la parte alta del octavo episodio con dos "outs" en la pizarra contra el relevista derecha Ryan Madson para romper el empate a 2-2 en la pizarra y abrir el camino de la Serie Mundial, la cuarta que disputaran los Gigantes desde 1958 y la primera desde el 2002.

Los Gigantes serán los rivales de los Vigilantes de Texas --campeones de la Liga Americana-- en el Clásico de Otoño que comienza el próximo miércoles en San Francisco con los dos equipos que llegaron a sus respectivas series de Campeonato sin ser los favoritos.

Pero al igual que los Gigantes eliminaron a los Filis, campeones defensores que buscaban llegar por tercera temporada consecutiva a la Serie Mundial y ser el primero de la Liga Nacional que lo conseguían en 66 años, los Vigilantes lo hicieron con los Yanquis de Nueva York, los grandes favoritos que defendían el título del "Clásico de Otoño".

El relevista zurdo puertorriqueño Javier López (1-0), cuarto lanzador que utilizaron los Gigantes, se quedó con el triunfo después de trabajar perfecto el séptimo episodio.

Mientras que el abridor Tim Lincecum, que había perdido el quinto partido, salió en el octavo para ayudar a su equipo pero no lo hizo bien y dejó a dos corredores en circulación con un "out" en la pizarra.

Sin embargo, el cerrador Brian Wilson volvió a ser también factor decisivo en el triunfo de los Gigantes al forzar una doble matanza con elevado del receptor panameño Carlos Ruiz para acabar el episodio y no permitir a los Filis conseguir la carrera del empate o el triunfo.

Lo mismo sucedió en la parte baja del noveno cuando Wilson dio dos bases por bolas, pero también consiguió el ponche ganador e histórico que le recetó al primera base Ryan Howard, que simbolizó la decepción del bateo explosivo de los Filis, que nunca se dio en esta serie.

Madson, sexto lanzador que sacaron al montículo los Gigantes, trabajó una entrada y dos tercios para no permitir imparable, dio dos bases por bolas y sacó un ponche, con el que cerró el triunfo que valió el banderín de la Nacional y el boleto para la Serie Mundial.

El gran derrotado, en el apartado individual, fue Howard que pegó dos imparables pero sin producir y estuvo apagado en toda la serie de Campeonato de la Nacional y no pudo ayudar a la causa de su equipo.

Madson (0-1), que sólo tuvo el único descuido del jonrón solitario de Uribe, cargó con la derrota después de ceder dos imparables con una carrera limpia, dio una base por bolas y sacó tres ponches en dos entradas completas.