Colombia.com Bogotá Martes, 17 / Abr / 2018

Gabriel García Márquez, ¡Más vivo que nunca!

Este martes se cumplen cuatro años de ausencia física del afamado escritor y periodista colombiano.

Gabriel García Márquez, ¡Más vivo que nunca!
Foto: AFP

El escritor colombiano Gabriel García Márquez es considerado, aún después de su fallecimiento, un ícono del país. Sus textos cautivaron a sus lectores durante 87 años, haciéndolos vivir en un limbo entre la realidad y la fantasía, resaltando ese halo mágico en sus historias.

Su obra más conocida, ‘Cien Años de Soledad’, es considerada una de las más representativas de este movimiento literario.

García Márquez también fue periodista, destacando a la profesión como "el mejor oficio del mundo". Sus textos forman de la mejor literatura del siglo XX.

En 1982 recibió el Premio Nobel de Literatura.? Fue conocido familiarmente y por sus amigos como Gabito, o por su apócope Gabo.

 Para celebrar a este increíble personaje colombiano, recordaremos varias de sus frases más célebres, las cuales reflejan los pensamientos y las inquietudes de uno de los escritores más laureados de la historia, premio Nobel de Literatura.

1. El amor es eterno mientras dura. (Sólo vine a hablar por teléfono).

2. Poco a poco fue idealizándola, atribuyéndole virtudes improbables, sentimiento imaginarios, y al cabo de dos semanas ya no pensaba más en ella. Así que decidió mandarle una esquela simple escrita por ambos lados con su letra de escribano. (El amor en los tiempos del cólera).

3. Se hundió en una amable geografía, en un mundo fácil, ideal; un mundo como diseñado por un niño, sin ecuaciones algebraicas, sin despedidas amorosas y sin fuerzas de gravedad. (La otra costilla del hombre).

4. El primer síntoma de la vejez es que uno empieza a parecerse a su padre. (Memoria de mis putas tristes).

5. Locamente enamorados al cabo de tantos años de complicidad estéril, gozaban con el milagro de quererse tanto en la mesa como en la cama, y llegaron a ser tan felices, que todavía cuando eran dos ancianos agotados seguían retozando como conejitos peleándose como perros. (Cien años de soledad).

6. El cuerpo humano no está hecho para los años que uno podría vivir. (Del amor y otros demonios).

7. Volverán –dijo-. La vergüenza tiene mala memoria. (La mala hora).

8. Todos los sueños con pájaros son de buena salud. (Crónica de una muerte anunciada).

9. La palabra mestizaje significa mezclar las lágrimas con la sangre que corre. ¿Qué se puede esperar de semejante brebaje? (Buen viaje, señor presidente).

10. En alguna ciudad del mundo, en todas las paredes, tienen que estar escritas esas palabras: ‘Ojos de perro azul´ -dije-. Si mañana las recordara iría a buscarte. (Ojos de perro azul).

11. Las cosas tienen vida propia, todo es cuestión de despertarle el ánima. (Cien años de soledad).

12. Recordó un viejo adagio español: “que no nos dé Dios lo que somos capaces de soportar”. (Noticia de un secuestro).

13. Recuerda siempre que lo más importante de un matrimonio no es la felicidad sino la estabilidad. (El amor en los tiempos del cólera).

14. Un buen escritor puede ganar buen dinero. Sobre todo si trabaja con el gobierno. (Vivir para contarla).

15. Si yo hubiera sabido que mi hijo iba a ser presidente de la república lo hubiera mandado a la escuela… (El otoño del patriarca).

16. Me alquilo para soñar. En realidad, era su único oficio. (Me alquilo para soñar).

17 ¿Por qué tendría que estar en el limbo? ¿Acaso había muerto? No. Simplemente fue un cambio de estado, un tránsito normal de un mundo físico a un mundo más fácil, descomplicado, en el que habían sido eliminadas todas las dimensiones. (Eva está dentro de su gato).

18. Preescribir es adquirir una propiedad por el transcurso del tiempo. (Vivir para contarla).

19. El cambio de personalidad es una lucha cotidiana en la que uno se rebela contra su propia determinación de cambiar, y quiero seguir siendo uno mismo. (La aventura de Miguel Littin clandestino en Chile).

20. Es inútil que siga rezando. Hasta Dios se va de vacaciones en agosto. (Diecisiete ingleses envenenados).

Hoy en su cuarto aniversario, Gabo está ¡Más vivo que nunca!

 

Ma. Gabriela Garofalo - Colombia.com