Actualización: Vie, 12 / Jul / 2013 12:03 pm
Viernes, 12 / Jul / 2013

¿Cuántos colombianos miran la etiqueta al elegir alimentos?

Archivado en Nutrición

El porcentaje de colombianos que revisa las etiquetas antes de comprar un alimento ha reducido, especialistas en el tema se han dedicado a educar para lograr  la buena elección de productos.

¿Cuántos colombianos miran la etiqueta al elegir alimentos?
Uno de los inconvenientes mayores es que a la hora de leer las etiquetas, el gran número de información y los nombres extraños hacen que las personas prefieran seguir guiándose por la publicidad que les indica el producto. 

“La industria de los alimentos en general busca mostrar en sus etiquetas una apariencia de alimento nutricional y saludable, para que sea consumido con confianza y quién lo compra se sienta tranquilo sin verificar que en la lista de ingredientes hay algunos que son contraproducentes para el sistema y el organismo”, afirmó Ana Muriel, nutricionista holística de The Institute of integrative Nutrition de Nueva York.

El azúcar refinado que hoy se encuentra disfrazado bajo otros nombres igualmente fatales como son la sucralosa, dextrosa, y el jarabe de maíz (High Fructose Corn Sugar, HFCS), que son realmente sustancias comprobadas por su efecto tóxico que acidifican el Ph del cuerpo volviéndolo más propenso a enfermedades de todo tipo en adultos y niños, agregó la especialista en nutricion holistica 

Según Ana Muriel, actualmente el nicho de personas que tienen conciencia de mirar lo ingredientes en los productos es muy pequeño; si en Bogotá existe una conciencia pequeña podría decirse que en colombia es casi nula.

El pH en agua embotellada sí marca la diferencia

En el tema del agua es aún más desconocido para las personas, en las etiquetas es importante mirar el número del pH, cuando el agua ha sido sacada de una fuente pura en Colombia y es envasada sin ningún tratamiento adicional cuenta con la tendencia de pH neutro o número 7. Lo importante es saber que entre más balanceado sea el pH del agua, más óptimo será el funcionamiento de las células en el cuerpo, y mayor será el beneficio al coadyuvar al sistema general a mantenerse alcalino, balanceado, es decir armónico y sano.

“Agua del Nacimiento es la única en Colombia que muestra en su etiqueta el número de pH, por ser envasada en el Piedemonte Llanero, cuenta con el valor auténtico de agua de origen, es decir que no tiene ni necesita ningún tratamiento para que se pueda consumir, es una agua virgen con mineralidad baja, por esta razón tenemos especial cuidado en mostrar en la etiqueta los ingredientes y sobre todo el pH neutro, esto quiere decir que no es ácida”, manifestó el gerente general de Agua del Nacimiento, Juan Gabriel Gonzalez.

La especialista en nutrición holística, Ana Muriel, agrega que por la tendencia ácida en la alimentación, el consumo de bebidas como café, gaseosas, azúcar, entre otros y el estrés que también acidifica la sangre hay que tener cuidado especial en el consumo del agua, y por lo tanto se invita a revisar que la etiqueta indique un número de Ph óptimo (idealmente 7), para apoyar el proceso alcalino en nuestro sistema. Lo anterior permite a las células hacer su labor de homeostasis de una manera más eficiente mejorando su metabolismo gracias al cual, las células se autorregulan absorbiendo mejor los nutrientes y liberan las toxinas de forma ideal y estable para el organismo. 

Para hacer sencilla la revisión de etiquetas hay 5 tips básicos:

1 Revisar los tres primeros ingredientes del producto, si en los tres primeros ingredientes aparece uno que no se entienda, es mejor no ingerirlo, o si aparece el azúcar con cualquiera de sus nombres, el producto no es recomendado.

2. Evitar alimentos que contengan ingredientes fabricados artificialmente en un laboratorio. Si tiene colores añadidos o números extraños, confirma que no es entero ni natural para el organismo.

3 Verificar en el agua el No de pH. Hay que verificar que sea idealmente el Número 7, esto significa que es neutro y óptimo para la salud.

4 Contar el número de ingredientes para que sea mínimo,entre más ingredientes más procesado.

5. Dar la vuelta al producto y mirar las etiquetas por delante y por detrás para saber lo que se esta consumiendo sin dejarse persuadir por la caja ni los colores del empaque.