PAGINA PRINCIPAL CHAT E-MAIL FOROS POSTALES Compras Colombia.com; Tienda Virtual RADIO BUSCADOR AMIGOS Y CONTACTOS ENCUESTAS
Auditorios
 
El procurador Jaime Bernal Cuellar comienza a empacar

Hay que vencer el
negocio de la guerra


A un mes de entregar su puesto, el jefe del Ministerio Público dice qué le faltó hacer y que va a hacer cuando termine su período. Se confiesa frustrado por no haber combatido más la corrupción.

(IZQ-DER) Asdrubal García, Alexandra Sánchez, Jaime Bernal Cuellar, Marie Vivianne Barguil
BOGOTÁ (Colombia.com). Así resumió el Procurador General de la Nación, Jaime Bernal Cuellar, quién estuvo el pasado Jueves 7 de Dieciembre de 2000 en Colombia.com, "La sustancia de la guerra está en el dinero", el principal móvil del conflicto armado colombiano que ha cobrado la vida de más de 3.289 civiles en los últimos años. A su juicio, el conflicto armado "se ha convertido en un negocio que está lucrando a un sinnúmero de personas y allí radica la complejidad para avanzar en el proceso de paz".

Por eso, este jurista egresado de la Universidad Externado de Colombia, hizo un llamado al Gobierno del presidente Pastrana para que fortalezca los mecanismos para que el país goce pronto de una justicia social que le garantice a la gente un sustento para que no terminen involucrados en ese "motor que mueve la guerra": el narcotráfico.

"De la guerra se están lucrando muchas personas, los narcotraficantes, los traficantes de armas en Colombia y el exterior. Lo que se está debe hacer, como lo estamos haciendo, es comenzar a quebrarle la espina dorsal a la guerra", dijo el procurador durante las acostumbradas charlas que cada jueves Colombia.com sostiene con sus visitantes al AUDITORIO.



EL PROCESO DE PAZ
Como ningún otro procurador, Jaime Bernal Cuellar "sacó de las cuatro paredes" al Ministerio Público y lo llevó a distintos escenarios de la vida nacional, entre ellos, a los acercamientos de paz que se gestan en Colombia. De esto el Procurador se siente satisfecho: "Yo no creo en una Procuraduría que se limite a actuar en la función disciplinaria porque debe aportar a solucionar los problemas sociales del país, estuve en el cartucho, en la entrega de secuestrados, y en las discusiones de paz".

"Hoy un Procurador que no piense participar en el proceso (de paz) debería hacer una reconsideración respetuosa sobre sus funciones", dijo el Procurador haciendo referencia a las críticas que recibió la semana pasada de uno de los tres aspirantes a sucederlo en esa posición. "Yo no le quité tiempo a mi función disciplinaria, lo que hice fue aumentar mi horario", agregó.

Bernal Cuellar, uno de los principales defensores de la solución negociada al conflicto, reiteró sobre la necesidad de implantar normas claras a la zona de distensión porque "no puede servir para ser un campo de entrenamiento de delincuentes". Al respecto dijo que las autoridades deberían estar allí, cumpliendo sus funciones de autoridad.

"Ha faltado la posibilidad de verificar qué es lo que se está realizando, porque allí se afirma que hay secuestrados, que se está preparando delincuentes y debe se debe verificar qué pasa allí", añadió.

Dijo que para concretar acuerdos de paz no sólo puede limitarse a la tarea de silenciar las armas, porque ese cese de hostilidades duraría "uno, dos o cinco meses. La paz para que sea duradera debe tener un ataque frontal a la injusticia social".


CORRUPCIÓN
"No hay solución inmediata para combatir la corrupción. Yo no hablaría de políticos corruptos sino que hay una sociedad tolerante con la corrupción". El cáncer de la sociedad es la corrupción, según Bernal, y por eso, destacó la función de la Procuraduría contra ese flagelo.

A través de las audiencias públicas, el Ministerio Público fue de ciudad en ciudad, recibiendo miles de quejas que pusieron al descubierto varios hechos de corrupción.

"Recibimos más de 3.800 quejas en 32 audiencias públicas y descubrimos fraccionamiento de contratos, sobrecostos, obras sin realizar, porque es sabido que mientras los órganos de control no entreguen resultados, la gente no denuncia. De esas quejas, se abrieron más de 2.300 investigaciones, se destituyeron y suspendieron funcionarios, lo que ocurre es que las sanciones son muy benignas y por eso propuse sanciones de inhabilidades hasta de 30 años para que durante ese tiempo no puedan ocupar cargos públicos", dijo.

Actualmente, las normas disciplinarias establecen como sanción la inhabilidad de hasta 5 años, cuando se trata de "faltas gravísimas". Por eso, el procurador recomendó que quien lo suceda en el cargo debería promover normas para afectar el patrimonio de quienes se enriquecen a costas del erario público, para que los corruptos "sufran por donde más les duele".


SU FUTURO
El procurador entrega su puesto el 12 de enero. Una vez lo haga, se dedicará lleno a su la cátedra universitaria (labor que viene desempeñando en el Externado de Colombia), además de corregir sus obras sobre Derecho Penal.

Se declaró triste por tener que dejar su cargo sin antes no haber visto desmontados los actos de hostilidad de los grupos armados al margen de la ley, ni frenados los secuestros.

En cambio dijo que se va satisfecho por haber comenzado a "reconstruir una Procuraduría destruida, politizada, encerrada en cuatro paredes", aunque aceptó que "hizo falta mucho por hacer. Hay más de 3 mil expedientes para resolver en mi despacho".

"Yo hubiera querido que la guerrilla hubiera dado respuestas de paz. Me quedaron faltando cosas, como cambiar el perfil de los empleados de la procuraduría. Logré despertar la vocación de servicio dando ejemplo, porque cuando llegué había un grupo pequeño (de empleados) que tenían alergia por el trabajo", dijo.