INICIO PÁGINA PRINCIPALE-MAILCHATFOROSBUSCADORPOSTALESCOMPRAS; Tienda VirtualAMIGOS Y CONTACTOSTVRADIO
Colombia.com
 
Independencia y república
Actualidad
Constituciones
Presidentes de Colombia

LA REPÚBLICA DE LA GRAN COLOMBIA

En Diciembre de ese mismo año se crea en Angostura La Gran Colombia (1819-1830), formada por lo que habrían de ser luego Colombia (que comprendía entonces a Panamá) Venezuela y Ecuador, parcialmente aún bajo el dominio español. El nuevo país, con capital en Santafé de Bogotá, quedó al cuidado del Vicepresidente Francisco de Paula Santander, mientras Bolívar proseguía la guerra.

Una gran potencia mundial, la Gran Bretaña, se convirtió en el gran centro de la expansión económica, tecnológica y de poder mundial con poderío naval industrial y financiero, su influencia fue decisiva en la independencia, de los países hispanoamericanos, apoyando a los precursores y libertadores, reconociendo la independencia de los nuevos países, colaborando con tropas y armas, y en especial, facilitando los préstamos para la financiación de las guerras y la organización de los nuevos Estados Nacionales.

En España, entre tanto, el reinado de Fernando VII hace crisis: el amotinamiento de Riego impedirá el zarpe de nuevas fuerzas de apoyo a la Reconquista, acelerándose así la liberación de los territorios que permanecían bajo control de la Corona. Morillo regresa a España en 1821, dejando un ejército maltrecho. San Martín, desde el Mar del Plata, ascendía victorioso hacia el Perú, donde Bolívar consigue la expulsión definitiva de los españoles en 1824. Sucre (venezolano) y Córdova (granadino), fueron los héroes principales de la última fase de la contienda, en cuya provisión material Colombia asumió los suministros y la mayor parte de la deuda contraída con los ingleses.

Al producirse la emancipación, las autoridades republicanas, como sucesoras del poder de los Reyes de España, reivindicaron el ejercicio del Patronato. La Santa Sede implícitamente autorizó esta situación y entre los hombres públicos de la Nueva Granada prácticamente hubo unanimidad sobre el ejercicio de esta prerrogativa estatal, hasta mediados del siglo XIX, cuando ya en pleno funcionamiento de los partidos, el “problema religioso” se convirtió en elemento de diferenciación y en asunto de manipulación. A partir de ese momento la Iglesia, y en general el clero católico, militaron beligerantemente en el partido conservador.

El sueño bolivariano de mantener unidas las ex-colonias hispánicas tuvo un intento fallido en el Congreso Anfictiónico de Panamá (1826). Ni siquiera la unidad de las tres naciones socias iniciales de la Gran Colombia prosperó: primero el caudillismo de Páez en Venezuela, y luego el de Flores, en Ecuador, la liquidan. En 1828 tuvo lugar la Conspiración Septembrina y la dictadura de Bolívar, la rebelión de Córdoba, el asesinato de Sucre y finalmente, la muerte del Libertador en Santa Marta en 1830, repudiado por sus compatriotas venezolanos y combatido en Colombia por una generación de jóvenes civilistas, contrarios a la dictadura.

El 10 de mayo de 1830, el Congreso aprobó la separación de Antioquia del Departamento de Cundinamarca, mediante la Ley 11 de ese mismo año. Alejandro Vélez Barrientos fue nombrado Primer Gobernador como un homenaje a su personalidad, pues fue el principal impulsor de dicha Ley.