Eventos Especiales
Eventos Especiales

Click 

  BOXEO, HISTORIA, PASIÓN Y MISERIA
Historia del Boxeo
Ganarse el Pan
Su relación con el bajo mundo
l
Los Grandes del siglo
l
  BOXEO COLOMBIANO
Glorias Colombianas
Un Hito en Colombia
Las Tragedias del Ring
Boxeo Femenino

 

Breve historia del Boxeo - Deporte Olímpico
Las primeras peleas eran como de gladiadores

La historia del Boxeo como disciplina deportiva se remonta a los griegos, que en sus históricos juegos, se incluía el pugilato, que era una de las más llamativas disciplinas, pero su popularización a como se le conoce hoy día, ha tenido que recorrer un duro camino, pues al ser considerado desde sus inicios, un deporte muy rudo, la disciplina y las diferentes asociaciones de boxeadores profesionales, le han dado permanencia, a un deporte que ha tenido, tiene y tendrá sus orígenes en el bajo mundo, en esos sectores donde la civilización hace patética su decadencia.

Unas excavaciones efectuadas en Knossos, en la isla de Creta, donde se desarrolló una floreciente civilización en el año 1500 a. de J.C., demostraron que ya se conocía una forma de boxeo rudimentario. Lo mismo puede decirse con Homero, cuyos poemas, que se cantaron hace 3000 años, contienen referencias a este deporte..

El boxeo adquiere carta de naturaleza en Atenas, cuando es incluida en los Juegos Olímpicos del año 688 a. de J.C. donde existía un sistema de combate con los puños, denominado pygmaquia o pugilato y otro sistema que permitía golpes de puño, rodillas, codos, patadas bajas o cortas con técnicas de agarre, volteo e inmovilización, llamado "pankration".

Onomasto de Esmirna es ilustre por ser el primer campeón oficial que registra la historia del boxeo y una corona de olivo fue su premio.

Los primeros pugilistas griegos fueron atletas que no practicaban el deporte por una remuneración, eran aficionados en el verdadero sentido de la palabra. Cuando el lujo y la riqueza hicieron su aparición, los púgiles se alquilaron. Aunque, frecuentemente, eran esclavos especialmente entrenados para el pugilismo.

Las historia del boxeo, corre paralela a la de la humanidad. Así, el boxeo, como deporte o espectáculo, se desarrolla cuando los hombres evolucionan lo suficiente como para crearse una mayor seguridad física y económica, permitiéndoles dedicar su ocio a los deportes, torneos y espectáculos.

Durante la primera centuria de la Era Cristiana, cuando el imperio Romano alcanza su apogeo militar y político, el boxeo entra también en una fase de desarrollo. Los luchadores romanos no se cubrían los puños, como los griegos, con bandas de cuero par proteger tanto los puños como al rival, sino que usaban el cestus, una especie de guantes largos, cubiertos de botones puntiagudos de hierro o bronce, con lo cual el combate era verdaderamente sangriento. Al igual que ocurrió en la última época griega, los luchadores en Roma, como los gladiadores y otros protagonistas de los espectáculos circenses, eran esclavos, obligados a pelear hasta la muerte.

Cuando la estrella política de Roma declina, el boxeo corre idéntica suerte. Los espectáculos resultan excesivamente costosos y, además, con las invasiones bárbaras la Iglesia de Roma adquiere un papel más y más importante. Y la Iglesia no ve con buenos ojos este tipo de espectáculos.

Durante muchos años el boxeo deja de existir como deporte y como espectáculo público. En la Edad Media, nobles y caballeros prefieren la espada a los puño. Cuando aparecen los ciudades modernas, de un modo paralelo se registra un resurgimiento del boxeo. Y Londres se convierte en la capital desde la que, este deporte, se extenderá por el mundo. Los primeros datos de una pelea de boxeo en los tiempos modernos, se ubica en Inglaterra en 1681 cuando el Duque de Albermarle organizó un combate entre su mayordomo y su carnicero, evento al que invitó a los primeros aficionados y apostadores.

A partir de entonces se posibilitó el hacer circular dinero por presenciar, participar, apostar, organizar, y reunir gente a la que le gustara las peleas de boxeo, y desde entonces se sabe una verdad que ronda por todas partes y caminos del mundo: "el hambre y la miseria son la mejor cantera humana para el boxeo, la fuente inagotable de la que surgen los nuevos valores para todas las divisiones".

A principios del siglo XVIII, el boxeo ya es un deporte popular en Londres y en algunas ciudades inglesas donde se luchaba por dinero y los espectadores hacían apuestas, pero aún se seguía peleando sin guantes. En 1719, un tal James Figg, natural de Oxforshire, es reconocido como campeón de Inglaterra. Sin embargo, en esta época, más que combates eran riñas. Los púgiles, además de pelear sin guantes, utilizaban también las manos abiertas.

Se empieza, por ello, a tomar conciencia de la necesidad de reglamentar este deporte. Y en este sentido juega un papel importantísimo la figura de Jack Broughton, campeón durante 16 años, que revolucionó el boxeo, transformándolo de poco menos que una carnicería, en un reglamentado encuentro deportivo entre dos hombres. Su reglamento fue publicado en 1743, y tuvo vigencia durante cien años.

Recién en 1865 se publicaron las reglas, fueron siendo modificados y cambiados hasta que en 1867, se comienza a aplicar la reglamentación redactada por el marqués de Queensberry la cual ha permanecido hasta la actualidad. Los guantes habían aparecido ya desde 1838.

El último campeón de los pesos pesados con los puños desnudos fue el estadounidense John L. Sullivan, quien peleó y ganó el último combate autorizado de este tipo en 1889 contra Jake Kilrain.

Bajo las reglas de Queensberry, cuando tuvo que usar guantes, Sullivan perdió el campeonato de los pesos pesados siendo derrotado por James Corbett, en Nueva Orleans (Luisiana) el 7 de septiembre de 1892.

El púgil inglés Billy Edwards, primer Campeón Mundial de peso liviano reconocido, puso en juego su título frente al estadounidense Tom Collins, en un match que comenzó el 24 de mayo de 1871. A poco de iniciarse el combate, apareció la policía, debiendo huir púgiles y público.

Prosiguieron el encuentro al día siguiente, y al cabo de 25 rounds debió suspenderse la pelea que era a "finish", por falta de luz. El combate se reanudó el 26 de mayo, y la policía reapareció, y fueron arrestados presentes y boxeadores. Los púgiles debieron pagar una multa de US$S1000 y un año de prisión. Apelaron y recuperaron su libertad el 6 de diciembre de ese año.

Nuevamente, Billy Edwars puso en juego su título el 2 de septiembre de 1872, frente a su compatriota, el inglés Arthur Chambers, en Canadá, cerca de la frontera con los Estados Unidos. Perdió Edwards... por haberle propinado un mordisco en la espalda a su rival en el round 25, cuando éste lanzó un grito. Aunque algunos opinaron que el mordisco se lo propinó su mánager al ir a su rincón después de gritar.

En el match que Jeffries y Corbett disputaron en 1900 en Coney Island, el primero lanzó 156 ganchos de izquierda sin conseguir dar en el blanco perseguido: el mentón de Corbet, pero -lamentablemente para éste último- el 157 llegó a destino y noqueó a Corbett en el round 23.

 


El boxeo efectuó su entrada en la historia de las Olimpiadas en 1904, en San Luís
. A partir de ese momento, esta disciplina ha sido una constante en los juegos, y ha protagonizado algunos de los momentos más emocionantes de las Olimpiadas.

Durante muchos años, el boxeo olímpico fue objeto de numerosas polémicas a causa del sistema de cálculo de puntos, ya que algunos jueces y árbitros dieron muestras de parcialidad en determinados combates. Uno de los momentos álgidos de esta polémica ocurrió en los Juegos de Seúl. En la Olimpiada de 1988, varios comisarios coreanos invadieron el ring y atacaron al árbitro después de que éste tomase una decisión en contra de uno de los boxeadores de peso gallo. Por si fuese poco, un entrenador coreano golpeó al presidente del comité de árbitros de la asociación internacional de boxeo amateur. Tras este escándalo, el COI decidió instaurar el sistema de puntuación automatizada en la Olimpiada de Barcelona.

En cuanto a los boxeadores, todos los atletas que participan en las Olimpiadas son amateurs, al estimar el COI que ninguna federación profesional ha sido capaz de unificar el deporte, con la consiguiente diversificación de boxeadores y clasificaciones. En cualquier caso, la mayoría de boxeadores que triunfan en los Juegos Olímpicos realizan su salto al mundo profesional inmediatamente despúes de su participación olímpica, y algunos de ellos acaban convirtiéndose en grandes estrellas. Classius Clay, alias Mohammed Alí, en 1960, Joe Frazier en 1964 y George Foreman en 1968 en México fueron respectivamente medallas de oro en categoría de peso pesado para después convertirse en los mejores boxeadores de la historia.

Recientemente, el americano Oscar de la Hoya ha sido uno de los últimos en confirmar esa norma que augura éxito asegurado como profesional a los medallistas olímpicos. El californiano subió a lo más alto del podio en la categoría de los super ligero en la Olimpiada de Barcelona.

En las olimpiadas, además de las respectivas medallas, se entrega el premio Val Baker, al boxeador que posee la mejor técnica de todos los participantes en los juegos.

Pero la historia del boxeo profesional siguió su curso, paralelo al deporte olímpico. En 1908 Jack Johnson le gana a Tommy Burns en Sidney (Australia) en el 14º round. Es el primer boxeador negro que gana un título entre los pesados. Hizo 254 combates en su carrera.

En 1923, la pelea Firpo- Dempsey, en Nueva York es considerada como la pelea del siglo. Firpo saca del ring a Dempsey, pero en una cuenta muy controvertida y discutida, el campeón se recupera y gana a Firpo por knock out, el 14 de septiembre de 1923.

Joe Louis se consagró Campeón Mundial de los Pesos Pesados en 1937, tras vencer a James Braddock, corona que mantuvo durante once años. Se retiró del boxeo en 1949.

En 1946 el boxeador estadounidense Ray "Sugar" Robinson ganó el Campeonato Mundial de los Welter. Hasta este momento, lo apodaban "El Campeón sin Corona" puesto que a pesar de haber ganado infinidad de combates, no ostentaba ningún título mundial.

Rocky Marciano fue el rey de los años 50 entre los pesos pesados. Es el único que se retiró invicto con 49 combates ganados, 46 de ellos por Knock Out.

De Mendoza, Argentina, provenía el Campeón Mundial de peso Mosca, Pascual Pérez que en 1954, obtuvo en Tokio su corona, venciendo a Yoshio Shirai. Fue el primer Título Mundial del boxeo Argentino. Había obtenido la Medalla de Oro en los Juegos Olímpicos de Londres en 1948.

En 1958 defendió el título y retuvo su corona, ganando por puntos en ardua lucha ante el venezolano Arias.Perdió la corona por puntos en 1960, luego de 15 rounds, en Bangkok, ante Pone Kingpetch.

Cassius Clay fue apresado por negarse a ir a la Guerra de Vietnam. Su preocupación actual es promover el Islam. Lucha contra la enfermedad: el Mal de Parkinson. La fe le hace olvidar los dolores de la enfermedad. Clay es su nombre de esclavo. Alí es el más altamente digno.

Un campeón inigualable fue Cassius Clay (Mohammed Alí). En 1964 alcanza el título de Campeón de los pesados. Vence a Sonny Liston. En 1974 noquea a Foreman en Zaire. El argentino Oscar "Ringo" Bonavena, antes de su triste y trágico final, fue vencido por Mohamed Alí en el Madisson Square Garden. "El boxeador se siente el hombre más sólo del mundo, pues cuando sales a pelear te sacan hasta el banquillo" decía el argentino Oscar "Ringo" Bonavena.

Bibliografía: "Gran Historia de las Olimpíadas y de los Deportes". planetadeportivo.com