Eventos Especiales
Eventos Especiales

Click 

  BOXEO, HISTORIA, PASIÓN Y MISERIA
Historia del Boxeo
Ganarse el Pan
Su relación con el bajo mundo
l
Los Grandes del siglo
l
  BOXEO COLOMBIANO
Glorias Colombianas
Un Hito en Colombia
Las Tragedias del Ring
Boxeo Femenino

 

Kid Pambelé: Un colombiano en el Salón de la Fama del Boxeo Mundial
UNA MANO PARA EL 'KID'
Primer Campeón de Colombia
El Gran Rocky Valdés
Happy Lora
Fidel Bassa
Eliecer Julio

 

En Colombia un hombre que llegó a ser el mejor en su categoría y al que le ofrecieron cuatrocientos pesos para que peleara en una velada boxística en Cartagena. Después le pidieron rebaja: -"como tú no gustas entre los aficionados, ni entre nosotros, a ver si lo haces por doscientos pesos"-. Esas y muchas otras contrariedades tuvo que superar Antonio Cervantes "Kid Pambelé", de San Basilio de Palenque, el boxeador más despreciado antes de entrar en el grupo de aspirantes a campeón mundial y el más querido y venerado después de coronarse, es el único colombiano en el Salón de la Fama del Boxeo Mundial, terminó perdido en el mundo de la droga que lo consume a pesar de la mucha ayuda que la sociedad y el Estado le han brindado, como un caso único de ayuda del Estado para con un deportista.

Antonio Cervantes "Kid Pambelé", nació en San Basilio de Palenque (Bolívar) el 28 de diciembre de 1945. Luego de una niñez y adolescencia llena de dificultades, comenzó a boxear en 1964 animado por el interés de conseguir dinero. En 1967 se radicó en Venezuela y entró a formar parte del grupo de boxeadores que manejaba Ramiro Machado y que entrenaba Melquíades "Tabaquito" Sáenz. El 11 de diciembre de 1971 peleó por primera vez por el título de los welter júnior, ante el argentino Nicolino Loche, pero fue derrotado.

Consiguió el título mundial de las 140 libras, versión Asociación Mundial de Boxeo (A.M.B), el 28 de octubre de 1972, en el Gimnasio Nuevo Panamá, ante el panameño Alfonso "Peppermint" Frazer, convirtiéndose en el primer boxeador colombiano en obtener un título orbital.

Defendió exitosamente el título orbital en 10 ocasiones, durante tres años y ocho meses, pero en julio de 1976 lo perdió ante el puertorriqueño Wilfredo Benítez. Recuperó el fajín en julio de 1977, en Maracaibo, ante el argentino Carlos María Jiménez y durante otros tres años, seis defensas, lo conservó. En julio de 1980 fue derrotado en la ciudad norteamericana de Cincinnati (Ohio) por Aaron Pryor. Las malas amistades y un inadecuado manejo de la fama y la fortuna llevaron al Kid Pambelé a derrochar las cuantiosas ganancias que consiguió.

 


A Pambelé le han tratado de ayudar en muchas ocasiones, campañas de televisión, incluso Carlos Vives lo nombra en un disco e hizo un video donde se le da crédito y aparece protagonizando, ocasión en la que le dio 28 millones de pesos y el tipo se los bebió, ha estado en Cuba en recuperación por el alcoholismo y la drogadicción, pero vuelve y cae. El hombre de todas maneras esta en la pobreza y sobrevive como entrenador de pequeños en un puesto que le dio Coldeportes.

Sigue el conteo para el ex campeón mundial Antonio Cervantes. Han pasado 27 años desde cuando retuvo con éxito su titulo de los welter junior, y de él, solo se sabe que no ha podido levantarse de la lona.

Veinticinco años después, el lunes 16 de febrero de 1998, justo en la conmemoración de las Bodas de Plata de su estreno como campeón, el palenquero, que con seguridad sabía lo ocurrido un cuarto de siglo atrás ocupó espacios judiciales en los medios masivos de comunicación con el último escándalo público, de una cadena que comenzó desde antes de perder el fajón, en agosto de 1980.

Escándalos originados por una vida disipada, mezcla de droga y alcohol, que tomaron fuerza a partir del 81 (hasta estuvo preso en Venezuela) y llegaron a su punto final, en un asalto inicial, en los primeros días del 87, cuando la cifra cercana al millón de dólares ganado sobre el cuadrilátero se había esfumado.

Por sus propios medios, conociendo la rehabilitación del ex lanzador estrella de las selecciones Colombia de béisbol Orlando García, se presentó en enero del 87 en la casa del periodista Fabio Poveda, en Barranquilla.

Quería ayuda para ingresar a Hogares Crea, un centro de rehabilitación de la ciudad, y la encontró a través del comunicador. "El tratamiento era de dos años y medio, pero a los nueve meses abandonó la finca por voluntad propia", dice Poveda. "Creía que estaba curado".

"Con una conducta ejemplar trabajó durante tres meses como entrenador de la cuerda Cuadrilátero, que en ese entonces tenía como campeón mundial mosca a Fidel Bassa. Al día siguiente de la defensa de Bassa contra el dominicano Félix Marti, en diciembre de ese año en Cartagena, amaneció borracho. había recaído, como siempre temí".

Permaneció por algún tiempo vinculado al cuadrilátero en el 88. Luego se fue a Bogota, a trabajar con empresas editoriales como relacionista publico. Los desordenes se trasladaron de Cartagena al estadio de fútbol El Campín y a la plaza de toros Santamaría. Es decir, a los sitios públicos. El segundo asalto de su vida disipada se prolongo hasta comienzo del 94.

El país se estremeció con imágenes de televisión de su ídolo en Cartagena, llorando en medio de la crisis, encerrado en un hospital. Era enero del 94. El Comisionado de Boxeo Profesional, Francisco Pina, llamo al director de Coldeportes en ese entonces, Luis Alfonso Muñoz, un impulsador del boxeo, y a los pocos días fue enviado a un centro de rehabilitación en Cuba.

'ME ESTOY RECUPERANDO'

El presidente Ernesto Samper comenzaba su discurso en el soleado mediodía de la Plaza de Armas del Palacio de Nariño el pasado martes. Se dirigía a los tres grupos de 43 campeones mundiales y aquellos ex deportistas colombianos que fueron leyendas en su época y que acababan de recibir aporte económico de Coldeportes.

Era el encuentro de la vieja y la nueva generación detrás de los homenajeados, en la sillas para los periodistas, apareció 'Pambelé. De inmediato, y antes de sentarse, se coloco frente a las cámaras de TV y levanto sus dedos pulgares, con los puños cerrados, en señal de victoria. El tradicional saludo de los campeones.

Vestía una chaqueta de pequeños cuadros, un pantalón negro y una camisa blanca. Algunos miembros de la prensa y del protocolo se le acercaron discretamente. Lo invitaron a ubicarse. En el fondo, temían alguna reacción que afectara el acto central. Pero 'Pambelé' los noqueo.

Ni una palabra, ni un gesto de mas. Nada para asustarse. Se sentó y oyó las ultimas frases de Samper. Lo miraba atento. De vez en cuando se pasaba la mano derecha encima de los ojos, donde ya no existen cejas por las heridas sufridas cuando era el mejor del mundo.

Al final de la ceremonia se acerco a Samper, quien hablaba con los 14 miembros del plan Pioneros. Sin pedirlo, todos callaron. Tal vez era una muestra de respeto hacia el ex campeón. "¿Pero usted ya hacia parte del programa Glorias?", indago el mandatario.

"Si, doctor, desde el año pasado. Y tranquilo, que me estoy recuperando. Me siento bien", respondió.

El comandante de la Policía en Bolívar, que es cartagenero y conoce a Pambelé desde que empezó su carrera de boxeador, explicó: "primero hay un problema sentimental, porque todos queremos al campeón, sabemos que fue un ídolo nacional, pero para la Policía se ha convertido en un problema porque permanentemente esta en estado de embriaguez".

"A nosotros nos asalta el temor, la duda, de que de pronto en uno de los procedimientos de la Policía haya que aplicar la fuerza y entonces el país no vaya a entender que la Policía tuvo que conducirlo porque estaba agresivo y borracho, sino que se piense que fue un hecho de violencia policial. Por eso hemos sido tan tolerantes con el", confeso el coronel.

La última vez que Pambelé apareció en los diarios fue el año pasado, cuando fue trasladado al hospital psiquiátrico de San Pablo porque casi acaba con su casa.

Por ahora, el campeón del peso welter, que ya tiene su lugar en el salón de la fama, esperará a que el Juzgado emita el fallo y que sus verdaderos amigos ayuden en su recuperación, porque hay gente que a la distancia lo insulta y enardece, como si fuera un toro encerrado.

Tomado de
Colext: algo sobre kid...
Colext/Macondo
Cantina virtual de los COLombianos en el Exterior
www.mail-archive.com
www.mail-archive.com/colext%40talklist.com/msg03810.html

'Olió el tocino'

En la isla permaneció durante todo el 94, regresando en diciembre, con el nombramiento de asistente técnico del cubano Adrián Núñez, quien le ayudo en La Habana. "comenzó ese proceso de concentración en Cartagena, en enero del 95. Era un ejemplo para todos los deportistas convocados. Salía a correr y compartía con ellos. Estuvo en los Juegos Panamericanos de Mar de Plata (Argentina), en ese año. Pero a finales del mismo su comportamiento no era el mejor", dice Rodolfo Fortich, presidente de la Federación Colombiana.

"Como la preparación del equipo olímpico era en La Habana, a comienzos del 96 decidimos llevarlo a Cuba con la intención de dejarlo en el hospital para otro tratamiento. Pero el olió el tocino y no se presentó al aeropuerto el día del viaje. después si se desordenó por completo".

La Federación no quiso darle tiempo libre. El año pasado buscó el nombramiento como entrenador de boxeo de la Escuela Naval, pero el no aceptó. Se conformó con la pensión de Coldeportes Nacional (algo mas de 800 mil pesos). A finales de diciembre y en enero del 98 se le vio acelerado en los espectáculos públicos de Cartagena y Barranquilla, sobretodo luego del anuncio desde Nueva York de que sería, en junio próximo, exaltado al Salón de la Fama del Boxeo Mundial, sitial reservado para privilegiados.

El tercer asalto de su otra vida quedo en evidencia el domingo 15 de febrero, justo el mismo día 25 anos después de su estreno como el mejor campeón mundial welter junior de la historia del boxeo...