Jorge Mario Bergoglio, el papa que revolucionó el catolicismo

Jorge Mario Bergoglio

Argentina, la tierra del fútbol, el tango y el mate, vio nacer a Jorge Mario Bergoglio, el primer papa americano jesuita, elegido el 13 de marzo de 2013, tras la inesperada renuncia de su predecesor, Benedicto XVI.

Nació en la ‘Década Infame’, la época en la que Argentina enfrentaba un golpe de estado cívico-militar que finalizó en 1943. Jorge Mario Bergoglio llegó al mundo el 17 de diciembre de 1936, en el seno de una familia católica, formada por Mario José Bergoglio, un contador italiano que emigró a Argentina debido al avance del facismo en Europa, y Regina María Sívori, nacida en Buenos Aires, pero de familia italiana.

Bergoglio, el mayor de cinco hermanos, estudió en el colegio salesiano Wilfrid Barón de los Santos Ángeles. Tiempo después, se graduó como técnico químico, a los 21 años, de la escuela secundaria industrial Hipólito Yrigoyen. Trabajó en el laboratorio Hickethier-Bachmann, realizando análisis bromatológicos para controlar la higiene de productos alimenticios. Desde esa época, su vocación religiosa ya afloraba.

Su fe fue puesta a prueba cuando, a causa de una enfermedad respiratoria, perdió una porción de su pulmón que, aunque nunca comprometió su vida, sí lo hace propenso a una recaída si llegase a padecer una infección respiratoria.

Tras salir avante de esta afección, Bergoglio decidió, en 1957, convertirse en sacerdote. Ingresó al seminario y al noviciado de la Compañía de Jesús y dos años después culminó sus estudios en Santiago de Chile.

Jorge Mario Bergoglio

Luego, profundizó sus estudios de historia, literatura, latín y griego y probó sus aptitudes para enseñar en el Colegio de la Inmaculada de Santa Fe y en el Colegio del Salvador de Buenos Aires como profesor de Literatura y Psicología.

Ya, en 1969, y con una vocación reafirmada, fue ordenado sacerdote el 13 de diciembre de 1969, a los casi 33 años de edad. Su sacerdocio estuvo marcado por la cruel dictadura de Jorge Rafael Videla. Incluso, algunas personas acusaron a Bergoglio de su supuesta relación con el secuestro de dos sacerdotes de su orden, Orlando Yorio y Francisco Jálics, sin embargo, la justicia nunca pudo probar dichas acusaciones. De hecho, hay quienes aseguran que su labor se inclinó en ayudar a los perseguidos, entre ellos, varios sacerdotes y el premio Nobel de la Paz, Adolfo Pérez Esquivel.

Con 56 años y tras superar la dictadura, y dos años de sacerdocio en la ciudad de Córdoba, el 20 de mayo de 1992 fue consagrado obispo titular de la diócesis de Oca, cargo que lo convirtió en uno de los cuatro prelados auxiliares de Buenos Aires. Años después, como arzobispo, en 1998, inició su labor pastoral basada en dos líneas: predicar a las clases populares y denunciar las injusticias sociales y económicas.

Jorge Mario Bergoglio

Durante la presidencia de Néstor Kirchner, entre 2003 y 2007, cuestionó la corrupción administrativa y la legalización del matrimonio homosexual y el aborto. Y aunque en los últimos años ha enviado un mensaje de reconciliación entre la iglesia y la comunidad LGBTI, señalando que no es quien para juzgarlos, el Vaticano ha asegurado que su posición frente a las parejas homosexuales no ha cambiado.

El nombre de Jorge Mario Bergoglio se empezó a escuchar en el Vaticano desde el fallecimiento de Juan Pablo II, en 2005. No obstante, pese a obtener 40 votos durante el cónclave, la elección se decantó por el alemán Joseph Ratzinger, quien asumió el papado como Benedicto XVI. Se dice que Bergoglio pidió que no se votara por él, ya que no se sentía listo para asumir las riendas del Vaticano.

Pero la tarea de asumir el destino de sumo pontífice volvió a su vida ocho años después de que Benedicto XVI renunciara, el 28 de febrero de 2013. Desde su elección y pontificado, el 13 de marzo, la modestia y humildad del papa Francisco ha hecho honor del nombre pontificial adoptado de Francisco de Asís, quien se caracterizó por su entrega a los pobres.

A su llegada al Vaticano, Francisco, de 76 años, renunció a su coche oficial y a su residencia palaciega para vivir en un pequeño apartamento donde, dicen, prepara sus comidas.

Hoy, 49 años después de la visita del papa Pablo VI, primer pontífice en llegar a nuestro país, y 31 años después de la visita del papa Juan Pablo II, Jorge Mario Bergoglio arriba a Colombia con un mensaje que se une a la realidad de la nación. Su mensaje de paz y perdón será clave tras la firma de Acuerdo de paz con las Farc, acontecimiento que deja un remanente de dolor y resentimiento pese a los pequeños destellos de esperanza.

Jorge Mario Bergoglio