INICIO PÁGINA PRINCIPALE-MAILCHATFOROSBUSCADORPOSTALESCOMPRAS; Tienda VirtualAMIGOS Y CONTACTOSTVRADIO
 
» El Fondo de
la Discordia
» Creación, Función y
Naturaleza del FMI
» Colombia y el FMI
» El Fondo Monetario
y la Pobreza
» Recetas Peligrosas
y Antidemocráticas
» El Desastrozo
Elixir del FMI
» El Ejemplo
de Malasia
» El Ejemplo Argentino
» Un Ajuste a Fondo
para el FMI
 
Colombia y el FMI
Programas que responden a los intereses internacionales

Este es el Acuerdo de Colombia con el Fondo Monetario Internacional, que establece la política económica para los próximos tres años. El plan económico para el período 1999-2002 busca restaurar el crecimiento real del PIB en el 2000 al 3% y llevarlo hasta cerca del 5% en el 2002, al tiempo que se rebaja la inflación desde el 10% hasta el 6%. El déficit en cuenta corriente, que se proyecta declinar hasta 1,3% del PIB en el 99, se ampliará hasta el 2,4% del PIB en el 2000 y permanecerá ligeramente por encima del 3% del PIB en el 2001 y 2002. Estos déficits pueden ser financiados con crédito externo de mediano y largo plazo y por inversión extranjera, que ha sido proyectada conservadoramente en el programa.

Sobre esta base, la deuda externa de Colombia se estabilizaría alrededor del 43 ó 44% del PIB. Se espera que las Reservas Internacionales Netas permanezcan mayores que 5 meses de importaciones (de bienes y servicios no factoriales) y alrededor de una vez y media la deuda externa de corto plazo del país (incluyendo la deuda de largo plazo que se vence antes de un año) en el tiempo del programa.

Las autoridades colombianas esperan que la inversión doméstica y el ahorro nacional sean fortalecidos como resultado de la reestructuración del sector financiero y de la consolidación fiscal. Debido al exceso actual de capacidad en la economía, las metas para crecimiento económico en el 2000 pueden obtenerse sin mayor aumento de la inversión en ese año, pero se espera que la inversión total aumente significativamente en los dos años finales del programa, hasta alcanzar el 22% del PIB. Se espera que la inversión privada se duplique hasta llegar al 15% del PIB, y se proyecta que el ahorro nacional aumente del 15% en el 99 hasta 19% del PIB en el 2002, retornando ambos indicadores a su promedio histórico.

Para el mediano plazo, el plan fiscal incorpora una brusca reducción en el déficit del sector público no financiero, hasta 3,6% del PIB en el 2000, 2,5% en el 2001 y 1,5% en el 2002, después de tener en cuenta los gastos adicionales en protección social. Con la ayuda de una recuperación de la actividad económica, este ajuste fiscal se logrará por el aumento adicional de la base tributaria; llevando a cabo el programa de mejoramiento de recaudo; reduciendo el gasto público distinto a intereses; obteniendo mejor control de los recursos bajo el sistema de descentralización fiscal (incluyendo una reforma constitucional); mejorando los sistemas pensionales del sector público; perfeccionando las operaciones de los gobiernos territoriales; y limitando el reemplazo de los trabajadores que se pensionan. Específicamente, el notable ajuste fiscal programado para el 2000 se obtendrá mediante una fuerte reducción del gasto distinto a intereses del gobierno central, incluyendo una política de contención salarial, reformas pensionales y mejoramiento del recaudo tributario.

Más importante en los esfuerzos para controlar el gasto público en el mediano plazo es la legislación (constitucional) que fue presentada al Congreso en septiembre de 1999 buscando mantener constante en términos reales la cantidad de fondos a ser transferidos a los gobiernos territoriales bajo los arreglos de participación en los ingresos corrientes de la Nación. Esta reforma, que requiere aprobación por dos sesiones sucesivas del Congreso, se espera que tenga efectos a partir de julio del 2001 y provea ahorros fiscales de 0,4% del PIB en el 2001, aumentando al 0,8% del PIB en el 2002.

El déficit externo de la cuenta corriente, como ya se anotó, se proyecta en 2,4% del PIB en el 2000, y ligeramente por encima del 3% en el 2001 y 2002, lo cual supone una recuperación continuada y fuerte en las exportaciones no tradicionales, así como un crecimiento moderado de las importaciones, basado en una depreciación real del peso de 24% en los últimos 12 meses, y ganancias adicionales de competitividad durante el período 2000-2002 sobre la base de adicionales esfuerzos de consolidación fiscal y reformas estructurales. Las proyecciones de cuenta corriente también toman en cuenta la disminución de las exportaciones de petróleo tras el pico que alcanzarán en el 99 los campos de producción existentes. Mientras las autoridades han introducido reformas para reversar la disminución esperada de la producción petrolera, la perspectiva actual sugiere que las exportaciones de petróleo disminuirán en una tercera parte desde 1999 hasta el 2002.

continuar ...