Colombia.com Bogotá Jueves, 14 / Jun / 2018

5 cosas que no sabías que eran ilegales en Corea del Sur

Corea del Sur es un país asiático desarrollado con ciudades grandes y modernas. Sin embargo, sigue siendo un país fiel a sus raíces y tradiciones.

5 cosas que no sabías que eran ilegales en Corea del Sur
La cultura asiática es muy diferente a lo que estamos acostumbrados en occidente. Foto: Pixabay

La cultura asiática es muy diferente a lo que estamos acostumbrados en occidente, por lo que es posible que uno se lleve más de una sorpresa al visitar este país por primera vez.

Es más, ciertas cosas o actividades que se consideran normales, legales y perfectamente aceptables en muchos sitios del mundo son ilegales en Corea. Y de eso precisamente trata este artículo. 

Consulta nuestra lista de 5 cosas que son ilegales en Corea del Sur, para que no te coja por sorpresa al visitar el país o simplemente para aprender algo nuevo.

Fumar en público

Como en muchos otros países modernos de todo el mundo, fumar cada vez está peor visto en Corea. El país ha aprobado estrictas leyes antitabaco que prohíben fumar en bares, restaurantes, cafeterías y otras zonas cubiertas donde antes estaba permitido.

Sin embargo, la cosa no acaba aquí. Tampoco se puede fumar en cualquier rincón de la calle. Muchos espacios públicos, sobre todo en las grandes ciudades, también restringen el consumo de tabaco. Por ejemplo, no se puede fumar en lugares turísticos, en calles concurridas ni en los aledaños de estaciones de metro y de otros medios de transporte público.

En Seúl hay más de 17.500 espacios públicos en los que fumar está prohibido, así como 23.900 lugares cubiertos libres de humo. Y, según lanacion.com.ar, estas cifras irán en aumento.

Estas restricciones son raras en un país donde gran parte de la población fuma, sobre todo entre los adultos, con uno de los porcentajes de fumadores más altos del mundo.

El gobierno se está planteando instalar cabinas para fumadores en la calle para permitir a la gente fumar sin quebrantar la ley. Algunos bares ya cuentan con cabinas de este tipo, pero no permiten la entrada de bebidas. Hay que entrar, fumarse el cigarrillo y salir. Puede que no sea tan entretenido como fumar con los amigos, pero puede resultar efectivo para reducir los índices de fumadores del país, lo cual sería positivo.

Tatuajes

Por sorprendente que parezca, la historia de los tatuajes en Corea del Sur es muy controvertida. En 1983, solo el 27,4% de la población coreana afirmaba haber visto alguna vez a una persona tatuada. En 2007, el porcentaje había subido al 67%, lo que supone un aumento considerable pero sigue siendo muy bajo en comparación con los países occidentales.

El caso es que los tatuajes se ven, o por lo menos se veían, como algo que únicamente se haría un delincuente, un criminal o una persona antisocial. A juzgar por las cifras anteriores, esta percepción está cambiando lentamente, de modo que es posible que, en un futuro, los tatuajes cuenten con la plena aceptación de la mayoría de la población.

Llevar tatuajes no es ilegal. La cuestión de la legalidad en este caso está relacionada con los tatuadores. Para poder ejercer como tatuador, hay que tener el título de medicina, tal como se explica en Cribeo.lavanguardia.com. Sin embargo, las autoridades no están por la labor de aplicar esta ley y cada vez son más los tatuadores que ejercen sin tener formación médica, aunque técnicamente lo hacen de forma ilegal.

Juego

La regulación del juego es un tema complicado en todo el mundo. Mientras que en algunos países es completamente legal, en otros es ilegal y en otros está en una zona gris a medio camino entre la legalidad y la ilegalidad. En Corea del Sur, la ley del juego trata de forma diferente a los ciudadanos coreanos y a los turistas o visitantes de otros países.

En primer lugar, los extranjeros tienen permitido jugar en los numerosos casinos legales que existen por todo el país. Sin embargo, los ciudadanos coreanos solo pueden jugar en un sitio, el Kangwon Land Casino, que está casi siempre lleno a pesar de encontrarse en mitad de la nada. Los habitantes de Corea del Sur no pueden jugar legalmente en ningún otro lugar, motivo por el cual este casino factura la mitad de lo que ingresa toda la industria del juego del país.

Sin embargo, las leyes para los ciudadanos coreanos son todavía más estrictas. Debido a que el derecho penal coreano se aplica a todos los coreanos del mundo, estos no pueden jugar tampoco fuera de Corea del Sur.

Como cada vez hay más casinos online, vale la pena mencionar también el papel de la legislación coreana en este ámbito. En primer lugar, es ilegal operar un negocio de juego online en Corea del Sur. Los casinos y las casas de apuestas online con sede en el país son ilegales y el gobierno está tomando medidas muy severas. Además, tampoco son seguros para los jugadores, ya que un casino ilegal que opera sin licencia puede no tratar con justicia a sus usuarios.

Además de los casinos online ilegales destinados a jugadores coreanos, existen cientos de casinos online globales que aceptan a jugadores de Corea del Sur (así como de muchos otros países). Estos casinos tienen su licencia en paraísos fiscales y, aunque ofrecen un juego justo en la mayoría de casos, los jugadores coreanos corren el riesgo de ser perseguidos por las autoridades locales.

Aunque los coreanos tienen prohibido usar sitios web de juego extranjeros, el riesgo que corren es menor que si juegan con operadores coreanos ilegales. Tal como expuso un abogado especializado en juego online en una respuesta en Quora a una pregunta relacionada con el juego online en Corea del Sur, los “usuarios que acceden a casinos online pueden ser castigados si así lo desea el gobierno, pero es raro que el gobierno tome medidas así”.

Vendedores y comida ambulante

Muchos países asiáticos son famosos (entre otras cosas) por su increíble oferta de comida callejera, que hace las delicias de la población local y de los turistas. Corea del Sur no es una excepción y, si has visitado el país, seguro que has probado algún tipo de comida callejera coreana.

Entonces, ¿qué tiene de ilegal algo así? El caso es que muchos de los vendedores ambulantes que sirven comida en las calles no pagan los correspondientes impuestos. Ofrecen un buen servicio y venden comida a miles de personas, pero no cumplen sus obligaciones tributarias.

Es más, muchos vendedores de comida ambulante, en especial los que operan en lugares como estaciones de metro, son completamente ilegales. Aparte de por la falta de medidas higiénicas, los consumidores de comida ambulante no corren ningún riesgo por comprar comida a vendedores ilegales, pero siempre va bien saber qué está permitido y qué no.

Contenido para adultos

La pornografía es otro ámbito sombrío con una legalidad poco clara en todo el mundo. Dicho esto, en Corea, la legislación al respecto no deja lugar a dudas: el contenido para adultos es completamente ilegal, lo cual incluye sitios web, libros, revistas, DVD y otros formatos posibles.

La legislación es muy estricta. La distribución de material para adultos se castiga con una multa o una pena de prisión de dos años; si la distribución tiene fines comerciales, la pena aumenta a 10 años de cárcel. No existe ninguna manera legal de crear contenidos para adultos en Corea del Sur.

¿Y qué hay de la gente que quiere consumir porno sin intención de distribuirlo? Aunque no está penado ver o poseer material para adultos online, tampoco es fácil acceder al mismo. Los sitios web operados desde el interior del país se están cerrando, mientras que las webs de contenidos para adultos extranjeras están bloqueadas y no se puede acceder a ellas.