Por: Redacción Actualidad • Colombia.com

Malabarista fallece en operación policial en Chile y manifestantes incendian edificios públicos

Malabarista fallece en operación policial en Chile y manifestantes incendian edificios públicos como protesta por considerar que se trató de un caso de abuso y fuerza desmedida.

Actualización
Bomberos de Panguipulli intentan sofocar las llamas que consumieron los edificios municipales. Foto: Twitter @factal
Bomberos de Panguipulli intentan sofocar las llamas que consumieron los edificios municipales. Foto: Twitter @factal

Malabarista fallece en operación policial en Chile y manifestantes incendian edificios públicos como protesta por considerar que se trató de un caso de abuso y fuerza desmedida.

Los incendios parecen ser una manera muy frecuentada por los chilenos para protestar, el año pasado en la ciudad de Santiago, un par de iglesias fueron el blanco de la rabia y el descontrol de centenares de personas, que con una manifestación conmemoraban las protestas de octubre de 2019 que dejaron un saldo de varias personas muertas.

En una localidad de la región de Valdivia, al sur de Chile llamada Panguipulli, un procedimiento de control de identidad a un artista callejero terminó en tragedia, porque este se resistió a la solicitud de documentos por parte de la policía, también llamada carabineros, entonces un agente desenfundó su arma y le propino un disparo que acabó con su vida.

El artista, cuyo oficio era el de malabarista, se ganaba la vida con sus piruetas, pero en un operativo de control de identidad decidió no someterse a la requisa y según las declaraciones de los agentes encargados de la diligencia, el hombre, que cargaba cuchillos para su espectáculo callejero intentó abalanzarse sobre uno de los carabineros y este no tuvo más opción que disparar y las autoridades investigan el caso para saber que fue lo que realmente sucedió.

Una fotografía de un miembro de los carabineros de Chile accionando su arma recorrió los portales y las redes enfureciendo a la población, una vez producido el hecho varios miembros de la población de Panguipulli decidieron protestar por la muerte del malabarista, la policía respondió poniendo barricadas para impedir las acciones de los manifestantes, pero en lugar de atajar el descontento, lograron avivarlo, entonces el ánimo sencillamente se encendió.

Los enfurecidos manifestantes decidieron incendiar los edificios municipales como la municipalidad, el juzgado de la policía local, el Registro Civil y la Oficina de Correos, los bomberos acudieron para detener el fuego, y cuando pudieron extinguirlo, las llamas ya habían cumplido con su función y destruyeron dichas edificaciones.

Rodrigo Valdivia, alcalde de Panguipulli, manifestó su consternación por los hechos ocurridos en una población calmada y tranquila, también manifestó la muerte del malabarista y la reacción del carabinero que disparó contra él.

El alcalde dijo que una discusión se inició entre policías y malabarista porque el artista callejero se negaba a retirarse del lugar debido a que estaba causando traumatismos al tráfico vehicular y cuando los policías quisieron registrarle, este los amenazó con las armas blancas que portaba para desarrollar su número.