Por: Juan Carlos Garcia Sierra • Colombia.com

Túnel de la línea: una obra que se espera no quede "a medias"

Algunas obras que llevan en construcción mucho tiempo, comienzan a dar muestras de que pueden ser una realidad que ojalá no quede "a medias".

Actualización
El Presidente Iván Duque inaugurará la obra el próximo 4 de septiembre. Foto: Facebook Iván Duque
El Presidente Iván Duque inaugurará la obra el próximo 4 de septiembre. Foto: Facebook Iván Duque

Algunas obras que llevan en construcción mucho tiempo, comienzan a dar muestras de que pueden ser una realidad que ojalá no quede "a medias".

Después de 15 años de retrasos, el túnel de la Línea ya comienza a ser una realidad, la obra de la que se habló desde principios del siglo pasado ha tenido todo tipo de inconvenientes y muchos colombianos creyeron que se quedaría como tantos proyectos en el país; plasmados en el papel y con una millonada gastada.

El próximo 4 de septiembre se pondrá en funcionamiento el primer módulo de esta gran obra que han estado esperando habitantes, transportadores, y en general, una gran parte de colombianos que quieren creer que las obras de infraestructura sí se pueden realizar.

Las poblaciones de Cajamarca en el departamento del Tolima y Calarcá en el departamento del Quindío, quedarán unidas por un túnel, considerado el más largo de surámerica, y que al atravesar la cordillera central, recortará tiempo y gastos para las mercancías que vienen desde el puerto de Buenaventura y viceversa.

Esta obra hace parte del plan de comercio exterior del país, que pretende que se puedan llevar al puerto sobre el océano pacífico, diferentes mercancías y productos que le impriman mayor dinamismo a la economía nacional y que aporten a la competitividad del país.

La megaobra tiene una primera parte conformada por un túnel principal de 8,65 kilómetros, un túnel de rescate de 8,5 kilómetros con 17 galerías que lo conectan con el túnel principal, tres túneles cortos que suman 1,8 kilómetros, cinco viaductos y una doble calzada de 13,4 kilómetros, así como la rehabilitación de la existente.

Pero apenas se entregará parte de la obra porque el grupo completo aún tardará, por lo que los beneficios totales de esta compleja vía, solo se verán hasta que esté totalmente finalizada y que el propio Presidente de la República, Iván Duque, llamó "una obra de todos los colombianos".

Un asunto que causa gran molestia, a parte de la demora, se centra en el nombre de uno de los túneles, porque inicialmente se llamaría Túnel de la Línea como un referente del alto que domina la vía, pero que se bautizó como “Darío Echandía Olaya”, figura política liberal tolimense del siglo pasado”.

Darío Echandía fue un reconocido líder político nacido en Chaparral, Tolima, que logró ser designado, es decir, remplazar y oficiar como Presidente, cuando este se encontraba en licencia o impedido, pero con este o con otro nombre, lo que quieren los colombianos es que se entregue un túnel sin demoras, con calidad y sin hechos de corrupción que retrasen más las obras y sobre todo, que estanquen el progreso económico del país.