Colombia.com Bogotá Jueves, 28 / Jul / 2016

Saludcoop, la historia del desfalco

El desfalco de Saludcoop quedó en la historia de Colombia como el peor de su tipo y el que más afectados tiene hasta el momento en el sector salud. Esta es la historia de Saludcoop, ahora Cafesalud.

Saludcoop, la historia del desfalco
Estos son algunos de los carteles que cuelgan en las ventanas y puertas de la clínica Jorge Piñeros Corpas. Foto: Jonathan Díaz - Colombia.com

La pequeña cooperativa de servicios de salud, Saludcoop, que inició en 1990, engrosó, en su momento, la lista de las 20 empresas más grandes del país. ¿Cómo lo lograron? Gracias a la promulgación de la Ley 100, en 1993, un grupo de 10 cooperativas se unió para apostarle al régimen subsidio de salud. Recibían dinero del Estado para atender a la población de bajos ingresos.

Parte de las cuantiosas sumas de dinero que ingresaban no se invertían en mejorar la atención de los usuarios. Luego, cuando varios de los afiliados del Seguro Social y de las otras EPS se empezaron a quejar, Carlos Palaccino, gerente de Saludcoop, creó una estrategia para que estos usuarios se pasaran a esta prestadora de salud. Palaccino se la jugó por el régimen contributivo. Los usuarios pagaban por los servicios de atención.

Te puede interesar: Caso Saludcoop: Cuatro años y ningún culpable

El emporio se hacía cada vez más fuerte. Palaccino inauguró la primera clínica de alta complejidad en Bogotá, la Jorge Piñeros Corpas, en 1998. Luego, en los siguientes 10 años, Carlos Palaccino se encargó de construir 30 entidades más, entre ellas Cafesalud y Cruz Blanca, además de laboratorios, equipos hospitalarios, clínicas y cooperativas.

Pero el Gobierno le pondría un ‘tate quieto’ a las entidades prestadoras de salud, en 2007, con la Ley 1122. En ella se estableció un porcentaje del 30% a la integración vertical, así que dos años más tarde se vendieron cerca de 257 clínicas para cumplir con la normatividad.

Pero, para evitar que Saludcoop decayera financieramente, Palaccino halló la mina de oro en la cuenta de compensación del Fosyga. Allí, donde se hallaban los aportes que los trabajadores realizaban para cubrir situaciones médicas que el Plan Obligatorio de Salud, POS, no cubría, Palaccino implementó el recobró de medicamentos y procedimientos médicos por sumas exageradas.

Cuando se descubrió la base financiera de este conglomerado, Palaccino se retiró de la dirección de la entidad y, mientras enfrentaba un proceso penal en 2013, la EPS entró en liquidación. Para ello se nombraron unos interventores, entre ellos estaba Guillermo Grosso.

Te puede interesar: ¿Cómo será el tránsito de Saludcoop a Cafesalud?

Grosso trabajó hasta diciembre de 2015 como interventor. Luego fue nombrado como director de Cafesalud, la EPS que recibió cerca de 4,5 millones de afiliados de Saludcoop. Tiempo después se conoció que Grosso había firmado contratos por bienes que no requería la empresa, además de despilfarrar el dinero en fiestas, vehículos y millonarias indemnizaciones por despidos injustificados, entre otros gastos.  
 

Colombia.com