Actualización: Dom, 26 / Ene / 2020 10:32 am
Colombia.com Bogotá Dom, 26 / Ene / 2020 9:37 am

'Érase una vez en Hollywood': Es buena, pero no es para tanto

Pese a las muchas críticas positivas, la película no deja de tener algunos aspectos que pudieron ser mucho mejores.

critica Erase una vez en Hollywood pelicula Quentin Tarantino
La cinta está nominada a los premios Oscar como mejor película. Foto: Twitter

Las ideas y opiniones expresadas en esta publicación son las del autor y no necesariamente reflejan la opinión ni posición de Colombia.com

La última obra del aclamado director Quentin Tarantino ha sido merecedora de varios premios después de su estreno. Aunque visualmente la cinta es bastante agradable y la actuación de Bratt Pitt es de aplaudir, son varios los aspectos que desde mi perspectiva pudieron ser mejores.

Entre los elementos a destacar de “Once upon a time in Hollywood” se encuentra su elenco. La nómina de actores seleccionados por Tarantino no se queda corta e incluso enfrenta a dos de los mejores actores de la última época: Brad Pitt y Leonardo DiCaprio (De quienes fuera de los reflectores se rumoreaba una presunta rivalidad que en la película queda totalmente desvirtuada). A los protagonistas se une la exitosa Margot Robbie, la leyenda Al Pacino, el ya veterano Kurt Russel y la nueva promesa Dakota Fanning.

La historia de la película se centra en la vida del actor Rick Dalton (Leonardo DiCaprio) y su doble de acción Cliff Booth (Brad Pitt), cuando la carrera de Dalton entra en su momento de decadencia por cuenta de las nuevas exigencias de la industria y un contexto en el que su éxito como estrella estelar ha quedado atrás.

La novena obra de Tarantino es una cinta que juega con la nostalgia de la cuna del cine y el entretenimiento. Las múltiples referencias hacen de la entrega un viaje al pasado en el que el más mínimo detalle tiene impregnado en sí esa nostalgia sesentera de las series de televisión más representativas de la época: Batman,  El avispón verde, Bonanza y muchas otras series que dieron pie al exitoso mundo creativo que rodea a los vaqueros y al viejo oeste.

La duración de ‘Érase una vez en Hollywood”, un poco más extensa que la del común, pareciera  jugar en contra de la película que en algunos momentos se siente lenta y que solo encuentra alivio en las apariciones de Brad Pitt y, ocasionalmente, en las de DiCaprio. Aunque en el caso de este último, algunas de sus interpretaciones pueden llegar a ser insufribles por cuenta de su miedo al fracaso.

Te puede interesar: 'Once upon a time in Hollywood' se lleva el premio a la mejor película en los Critics' Choice Awards

La actuación de Brad Pitt como el doble de acción Cliff Booth es impecable. Su gran interpretación le valió ya el reconocimiento a mejor actor de reparto en la pasada ceremonia de los Globos de Oro. Mientras que, desde mi opinión, el gran talento de Leonardo DiCaprio y de Margott Robbie se ve desperdiciado con un personaje poco interesante y en el caso de Robbie, unas escenas poco significativas.

Claro está que para algunos espectadores es justamente en el papel de Margott Robbie (Sharon Tate),  donde toda la trama de la cinta toma forma. Es que la historia de la icónica actriz de Hollywood y su triste final a manos de la familia Manson sigue generando controversia en el mundo del cine. Tarantino, a sabiendas de esta nostalgia, hace uso de su retorcida narrativa para entretener a los espectadores con escenas memorables, actores icónicos de la época y unos escasos fotogramas de acción que hacen del final de la película la parte más interesante. Un final que todos quieren pero que. por las señales del director, nadie espera.

El final de la cinta, frenético, abrumador y con el verdadero sello de una película de Quentin Tarantino, entrega (aunque parezca contradictorio) una interpretación más esperanzadora de lo que sucedió aquella trágica noche del 8 de agosto de 1969. Sin embargo, como lo mencioné antes, lo lento de la trama en gran parte de la película, la convierte en una de esas cintas que solo se ven una única vez en su totalidad y que deja pequeños fragmentos que se convertirán, sin lugar a dudas en parte de la tradición popular.

Alejandro Poveda - Colombia.com