Lunes, 31 / Jul / 2006

Cuba ganó Juegos, pero México le plantó un importante duelo

La lógica de la razón se impuso y de nuevo Cuba, ausente en San Salvador 2002, fue la ganadora de la XX edición de los Juegos Centroamericanos y del Caribe que se han disputado en Cartagena de Indias, como sede principal, Barranquilla, Bogotá, Santo Domingo y México DF.

No lo tuvo fácil la representación de la mayor de las Antillas, pues en estos Juegos se encontró con una piedra en el zapato en forma de delegación mexicana.

México fue la gran sorpresa hasta una vez cumplidos los tres cuartos de competición. No fue sino hasta el pasado miércoles que Cuba se encaramó a lo más alto del podio. A partir de ese día fue aumentando su ventaja.

A la cosecha cubana contribuyeron de forma especial deportes como el atletismo, con figuras de la talla de Dairon Robles (110 metros vallas), joven promesa con visos de concretarse en una estrella más del firmamento antillano, el triplista Yoandri Betanzos, de 24 años, subcampeón olímpico, la lanzadora de martillo Yipsi Moreno, o la de peso Yumisleidi Cumbá, campeona olímpica en Atenas 2004.

Otras especialidades que sobresalieron en el palmarés cubano fueron las de combates, tales como boxeo, judo, taekwondo o lucha. Los cubanos hicieron un gran acopio de preseas en todos ellas.

Cuba también hizo valer su poderío en canotaje (nueve de las doce medallas de oro en juego), levantamiento de pesas, esgrima y tiro, mientras que José Guerra se mostró intratable en la competición de clavados (saltos), en la que demostró que es el número uno de la zona y está entre los primeros en la elite mundial.

Aunque sólo cuenta como una, tal vez una de las medallas más preciadas para Cuba fue la conseguida en el torneo de béisbol, en el que terminó invicto y con unos porcentajes excelentes. En la final apabulló 7-1 a República
Dominicana.

México hizo unos grandes Juegos. Dominó claramente en la primera semana gracias a deportes como la natación, en la que consiguieron quince oros, la gimnasia artística y la rítmica, el tiro con arco y el racquetbol, disputado en San Domingo, pero fallaron en pruebas en las que históricamente dominaron como la marcha de atletismo. Su primer puesto en San Salvador está claro no fue gratuito.

Colombia, país anfitrión, dio un gran impulso a su deporte y obtuvo un meritorio tercer puesto. Hubo deportes como el patinaje en el que la bandera tricolor siempre ocupó el mástil más alto.

Otra actividad en la que la velocidad es parte fundamental como es el ciclismo también aportó metales de calidad a las arcas colombianas. En este apartado merece mención propia María Luisa Calle, medallista olímpica en Atenas 2004.

Los colombianos organizaron unos buenos Juegos, se emplearon a fondo para subsanar errores y pusieron todo encima de la mesa para que los aficionados, que pudieron acceder de forma gratuita a los diversos escenarios, disfrutaran de las competiciones.

La experiencia adquirida les puede servir de garantía a presentar si mantienen su deseo de postular la candidatura para albergar el Mundial de fútbol de 2014, para el cual Brasil ya cuenta con el aval de la Conmebol.

Venezuela, que se planteó como reto particular ser tercera en estos Juegos, tras haber sido segunda en los pasados de San Salvador 2002, por la ausencia cubana, simplemente defraudó.

Estos Juegos cumplieron el papel que tienen asignado en el ciclo olímpico de forma perfecta como refleja el siguiente dato estadístico: 29 de los 32 países presentes han obtenido algún tipo de medalla.

La próxima cita regional será dentro de cuatro años en Mayaguez (Puerto Rico). EFE