Eventos Especiales
Eventos Especiales Click
 
" PONLE CORAZÓN AL RIO"

Este jueves 25 de enero estuvo en nuestro auditorio de Colombia.com, Fernando Vásquez, Director de la Fundación al Verde Vivo y Miguel Gil, otro de los integrantes de la fundación. Lo más importante de esta entrevista fue el mensaje de conciencia ecológica a que nos llama.

Bajo el lente de Fernando Vásquez, la fundación Al Verde Vivo representa exactamente lo contrario, de rojo vivo que es lo que representa la circunstancia política y de guerra del país, pero en cuanto viva el verde el planeta tendría posibilidades. Para él la especie humana es la que en realidad está en extinción; porque en tanto viva el verde el planeta se salvará.

Fernando nos explica que como fundación quieren hacer reflexiones ecológicas sobre el tema del agua y en la geografía del río Bogotá porque no es posible que la gente solo tenga una referencia olfativa del río y mucho menos el estado y en la medida que recuperemos el pensamiento del ser humano como ser inteligente en cuanto a la recuperación del río porque ya lo destruimos, ellos no podrán hacer mucho.

Ellos nos explican que recuperar el río Bogotá consiste más en recuperar las formas de pensamiento y de comportarnos hoy porque el río es una consecuencia de esto. Está contaminado porque nosotros lo hemos contaminado.

El lema de la Fundación al Verde Vivo es "Ponle corazón al río", porque hay que convocar más el sentimiento que la racionalidad. El problema del río Bogota no es de tecnología. Por supuesto que requiere de tecnología para descontaminar lo ya contaminado pero la idea es pensar cómo hacer para no contaminar más el río. Si nosotros permitimos que lo siga contaminando la industria y el mismo estado, lo cual es paradójico que el río Bogota tenga como mayor contaminante a la Empresa de Acueducto de Bogotá.

Para descontaminar el río se pueden aplicar tecnologías efectivas; pero no es comprar tecnologías para descontaminar "siempre" porque éste es negocio de los países desarrollados y eso es válido, pero no puede ser un negocio perpetuo.

Entonces es parar la contaminación, aplicar tecnologías chinas, orientales, hindúes, cubanas que inclusive son más desarrolladas y económicas que las europeas porque no podemos seguir desperdiciando el dinero del país.

Dice Fernando que lo del río Bogotá es cuestión de cultura y por eso son ecologistas y no ambientalistas, quienes se dedican a conservar las especies, porque ellos también siembran. Ante nada son. Algo así como recuperar la naturaleza humana que se ha perdido y humanizar el conflicto humano.

Fernando Vásquez y Miguel Gil
Nos reafirmó que como ciudadanos podemos aportar mucho bajándole al consumo. Nos enseñan a consumir mucha agua - aunque cuando Mockus hizo ésta campaña se bajó mucho el consumo de agua - pero la realidad es que al consumir agua lo que realmente se está consumiendo es cloro. Son además, negocios de multinacionales que les conviene que se consuma cloro, el cual es un completo veneno para el organismo. El consumir más de lo necesario es simple producto del capitalismo. En cosas tan simples como cuando nos lavamos los dientes que comúnmente dejamos la llave abierta, lo cual Fernando considera como un acto de estúpidos porque cómo se va a botar el agua, la plata no la botas, no?; cuando nos lavamos las manos ocurre lo mismo.

En cuanto a los industriales, ellos por razón del negocio no pueden tener consideraciones ecologistas porque se trata del retorno de la inversión. Pero hacen cosas absurdas como sacar envases no retornables y a ese respecto dice que cómo es posible que alguien tenga la idea bárbara de lanzar un producto donde el envase solo sirve para hacer más basura. Lo venden como una ventaja, pero no lo es. Pero si podrían recoger las botellas y botarlas vale y además deberían obligarlos a que si encuentran envases de esos en la calle, se multen y ese dinero reinvertirlo para fines ecológicos.

Habló además de cambiar los valores, en especial a los que endiosan el dinero. El problema radica en que el río tiene vertimientos de distintas composiciones, industriales, domesticas y ya el oxígeno se ha terminado y si no hay oxigeno en el agua no puede haber vida. Comentó que en el río ya no hay un pez capitán, especialmente en el distrito aunque en la cuenca alta si hay. Tampoco hay guapuchas, cangrejos, pingüas. Además se acabaron los pingüales, unas especies de flora que protegían al hacer corredores biológicos para que las pinguas vivieran allí. Entonces al no tener casa las pinguas, se han ido y ya no se reproducen, es decir, hay una afectación muy grave en la fauna y la flora, pero a quienes más afecta el río es a las personas que viven cerca al río.

Ellos cuando navegaron el río, se guiaron por un mapa en el que solo aparecían sólo partes verdes y creían que estaban en otro lado porque la realidad era otra. encontraron el lugar lleno de casas, de recicladores, de personas viviendo en condiciones infrahumanas, conviviendo con las ratas y los desperdicios que producimos nosotros. Y somos nosotros porque el pobre produce menos desperdicios que nosotros. Esto produce muchísimos efectos en la fauna, flora, el ser humano, el ecosistema, falta de oxigeno en el agua. Navegar el río y remar entre el río fucha y el río Tunjuelito es como navegar encima de una gelatina donde nosotros encontramos desde placentas hasta jeringas, perros muertos colchones, platos, plateros, o sea, todo el universo de los supermercados puestos en el río Bogotá. Por fortuna no han encontrado cadáveres humanos.

 
Ellos cuando navegaron el río, se guiaron por un mapa en el que solo aparecían sólo partes verdes y creían que estaban en otro lado porque la realidad era otra. encontraron el lugar lleno de casas, de recicladores, de personas viviendo en condiciones infrahumanas, conviviendo con las ratas y los desperdicios que producimos nosotros. Y somos nosotros porque el pobre produce menos desperdicios que nosotros. Esto produce muchísimos efectos en la fauna, flora, el ser humano, el ecosistema, falta de oxigeno en el agua.

Navegar el río y remar entre el río fucha y el río Tunjuelito es como navegar encima de una gelatina donde nosotros encontramos desde placentas hasta jeringas, perros muertos colchones, platos, plateros, o sea, todo el universo de los supermercados puestos en el río Bogotá. Por fortuna no han encontrado cadáveres humanos.

Ellos vienen trabajando hace por lo menos cinco años en el tema del río, han estado conociéndolo para divulgar su importancia para que se den cosas como la que él estar esta noche en nuestro auditorio de colombia.com, lo cual es producto de lo que este tiempo en la fundación. Esto produce sinergia, por eso es "Ponle corazón al río" y después viene lo otro. Entonces lo han estado conociendo y navegado en dos ocasiones: Una desde el lago Guacheneque entre el río Magdalena en Girardot y otra concentrada en el distrito entre el río Juan amarillo pasando por el río Fucha, llegando al río Tunjuelito y terminando en la laguna del Mucha. Así mismo, han hecho dos encuentro internacionales de ríos con expertos de diferentes ríos y lagos del mundo y unos 30 ríos colombianos porque esa parte académica le parece muy interesante para poder encontrar soluciones y alternativas a esto; reconstruyeron la estación del tren en Suesca con un aporte del gobierno británico ya que allí tienen el centro de operaciones del río, es como la casa del río. Vienen gestionando con la Unión Europea a través de una ONG italiana, la posibilidad de una cooperación internacional; También han recibido apoyo del gobierno de los países bajos con el fin de hacer un piloto de limpieza a través de los 10 kms. del río en Suesca y el conocimiento de los propietarios para desarrollar un programa de restauración dentro del plan verde. En resumen, necesitan el apoyo del gobierno el cual es su obligación, igual si no lo hacen, tienen el apoyo internacional.

 

Los esperamos ...!!

 

 

Click