Conoce los Signos

  • Aries

    ARIES

    21 de marzo al 20 de abril

Al signo de Aries se le asigna la carta del Emperador. Por un lado, Aries está regido por Marte y la carta del emperador transmite la idea de la energía. En su aspecto más material, se asocia con el control, el dominio, las acciones rápidas y directas, la independencia, la competitividad, la lucha y la osadía, todos rasgos que Aries comparte con el dios de la guerra.

Luego este es el signo en el que el sol se encuentra en exaltación, esta carta también nos da la idea de autoridad, liderazgo, creatividad y seguridad en sí mismo. Esto indica personas de liderazgo, autoridad y fuerza todas cualidades del signo del carnero. La carta representa por lo general una figura masculina coronada y sentada en trono, portando en una mano el cetro del poder mundano.

El emperador lleva una armadura, o ésta aparece oculta bajo su manto, símbolo de que su derecho a gobernar que se ha obtenido gracias a sus dotes como guerrero. Frecuentemente aparece el carnero, el símbolo de Aries, en alguna parte de la carta. La condición dual de este animal representa muy bien al signo, a veces solitario y poderoso cuando en libertad y en otras gregario, uno más de la manada cuando en grupo y domesticado, ésta es una máxima del arte de gobernar asociada con el emperador.

Esta carta indica la rapidez, violencia y contundencia de la energía creativa, así como su inconstancia e impermanencia. Finalmente el poder del emperador es una generalización del poder del padre a un nivel y por otra parte, representa humanidad tratando de copiar a Dios, utilizando su voluntad humana.

En sus aspectos más grises aquí encontramos al matón, al dictador, y al tirano. En los niveles más elevados encontramos a personas que toman responsabilidad por sus acciones y trabajando para entender su propia naturaleza. El Emperador debe aprender a ejercer su poder personal; a hacer planes cuidadosamente y a dar fuerza a las leyes.

Carta: El Emperador

  • Tauro

    TAURO

    21 de abril al 20 de mayo

Al signo de Tauro se le asigna la carta del Hierofante que significa: el que revela las cosas sagradas, él nos ayuda entender y sanar. Cuando una persona nos informa sobre las reglas o proporciona información confidencial actúa como el Hierofante.

Esta carta muestra a cualquier maestro o líder espiritual de cualquier cultura. El guardián de la sabiduría tradicional, el Hierofante, puede representar tanto al Curandero, Shamán o Gurú, como al sacerdote o rabino.

Tauro está regido por Venus el planeta del amor y el placer. A su vez, es el signo donde la luna se encuentra en exaltación. Representa los poderes latentes y la imaginación que provienen directamente del inconsciente, de ahí esa sensualidad y creatividad innata de este signo. Por otro lado, el Hierofante habla de la compasión y de la claridad.

Así como Tauro es discreto, el lema de esta carta es “guardar silencio”. Sin embargo, muchas veces es autocrático como tauro y cree que su doctrina es la que todos deben de seguir. La ironía de esta carta nos anima hacia la búsqueda de la sabiduría, pero quienes son atrapados por su energía creen que la única verdad es la suya.

Otra contradicción aparente de esta carta es que por un lado refuerza los rituales como un método importante para conservar las creencias, mientras que por otro sabe que el espíritu se reconoce por su expresión espontánea, las visiones instantáneas, los milagros repentinos y los estados de iluminación que no están dados ni por la lógica, ni los rituales.

Así mismo Tauro busca la estabilidad en lo cotidiano creando rituales los que romperá cuando sus emociones lo dicten. Es por esto, que es de gran importancia para los nacidos en esta constelación el conocer realmente lo que desean de modo que no exista esta contradicción y puedan sentar bases duraderas. Finalmente esta carta al igual que el signo de tauro se refiere al poder del espíritu impartiendo sabiduría a las masas. Su necesidad es unir, consagrar uniendo lo material con lo espiritual.

Carta: El Hierofante

  • Géminis

    GÉMINIS

    21 de mayo al 20 de junio

Al signo de Géminis se le asigna el Arcano de los Enamorados. Esta carta sugiere de alguna manera la unión de los opuestos, los cuales al complementarse crean la forma más pura de amor. En las versiones más antiguas de esta carta, se ve a un hombre optando entre dos mujeres. Desde la perspectiva esotérica, las tres figuras representan la triada del cuerpo, la mente y el alma.

Esta carta muestra a la mente escogiendo entre lo material y lo espiritual. Algunos Tarots modernos representan la misma carta con un hombre y una mujer entre los cuales aparece un ángel.

El hombre representa, en este caso, el consciente y la mujer el inconsciente el ángel en medio de ambos la supra-consciencia mediando para que se puedan unir. Estos símbolos representan ampliamente las características de Géminis que siempre parece estar en contradicción consigo mismo, dándole una personalidad cambiante. No nos olvidemos que este signo es regido por Mercurio que representa la inteligencia y la comunicación es por eso que esta carta al igual que Géminis se asocian con los diálogos, el movimiento, con las ganas de transmitir y comunicar.

No es casual su asociación con esta constelación la más mental del Zodiaco, que se encuentra eternamente en el proceso de escoger, de decidir entre opciones igualmente deseadas, la mente o las emociones, el consciente o el inconsciente, el espíritu o la materia.

La quinta esencia de esta carta y de este signo es la decisión. Mientras más pronto aprendemos a manejar las tomas de decisiones, más fácil se volverá nuestro camino. Cada decisión que hacemos nos acerca a la unión con la fuente, o nos aleja de ella.

Sin embargo, no existe una mala elección, pues con toda decisión que hacemos trae una nueva experiencia, una oportunidad para aprender algo que necesitábamos saber. Lo que nos debemos preguntar al escoger no es qué ganaremos, sino qué tendremos que abandonar. Las personas de Géminis se encuentran en una búsqueda constante, explorando e integrando a su ser, nuevas partes y experiencias.

Carta: Los Enamorados

  • Cáncer

    CÁNCER

    21 de junio al 20 de julio

Al signo de Cáncer le corresponde la carta de El Carro. Al igual que el Cangrejo, El Carro brinda una caparazón protectora a sus ocupantes. Brinda seguridad, estabilidad y confianza, todas necesidades emocionales básicas del signo de Cáncer.

Se asocia esta carta con la idea del éxito los cambios y el movimiento, pero estos cambios y movimientos no son los mismos que los de Los Enamorados (Géminis), producto de inquietudes externas, sino los cambios que parten del profundo conocimiento de nuestro subconsciente, otro elemento importante vinculado al signo de Cáncer.

Esta carta es una de integración personal, de entendernos a nosotros mismos y de la receptividad que nos da esta caparazón frente a los acontecimientos externos. Indica un profundo psiquismo, los sentidos ocultos, que son el dominio de la Luna y que los nativos de este signo tienen muy desarrollados. Cualquier obstáculo en el mundo externo es simplemente un reflejo de conflictos internos.

Todos los grandes motivadores saben que el éxito exterior y la confianza interna son compañeros. En el Tarot El Carro es tirado por el par de opuestos ya sean caballos o esfinges, símbolos de poder y el dominio de sí mismo que se requiere para alcanzar nuestras metas.

La mayoría de las personas de este signo ven el éxito como un fenómeno breve, como si tuvieran mucha suerte de poder experimentarlo varias veces en sus vidas. Y, como la consideran una comodidad rara, reviven continuamente los recuerdos del pasado o intentan repetir las condiciones que les dieron su momento de gloria. Desafortunadamente, ambos comportamientos bloquean los éxitos futuros.

Es importante entender que somos ganadores de cada momento en nuestras vidas. No veremos esta realidad si nos desvalorizamos continuamente. Las personas exitosas disfrutan de sí mismos y simplemente “son”, y saben fluir con la corriente en lugar de resistirse a ella.

Algunos sufren por haber llegado a un cierto punto. Si aprecia el paisaje en el camino hacia su punto de destino, verá que es el camino precisamente la parte más importante de su viaje.

Carta: El Carro

Entre las cartas del Tarot a Leo le corresponde el Arcano de La Fuerza. No sólo porque en esta carta aparece la figura de un León sino porque esta carta se refiere al control de nuestra naturaleza y de nuestros instintos, una tarea que se atribuye también a este signo.

El fogozo León representa nuestra fuerza vital, la energía que alimenta nuestra forma física y todos sus apetitos. Anima todas las células de nuestro cuerpo y todas las dimensiones de nuestra naturaleza. El elemento de fuego, con el que se asocian tanto el signo de leo como esta carta, siempre ha intrigado a la humanidad.

El Fuego se ha utilizado para describir tanto el cielo como el infierno, desde los mundos imaginarios más elevados a la más baja consciencia. La carta de la fuerza afirma que necesitamos que haya una buena relación entre nuestra naturaleza espiritual y la física, no sólo respetar las necesidades del cuerpo y a la vez avanzar en nuestro desarrollo espiritual, si no que ambas se satisfagan y potencien mutuamente, la elevación de los más bajos y potentes deseos animales a los más altos niveles espirituales y en dicho proceso su satisfacción absoluta y plena.

De esta experiencia en la que nuestros deseos carnales y espirituales se nutren y potencian unos a los otros complaciéndose mutuamente proviene la verdadera fuerza, de ahí el título de la carta.

La lección de esta carta es aplacar a la bestia o en otras palabras tomar el control sobre nuestras pasiones. ¿La bella dama cierra o abre las fauces de El León? Sin duda hay momentos en los que nos forzamos ha llevar a cabo ciertas cosas, mientras que en otros nos forzamos a no hacerlas. Hay que recordar que solo debemos aplicar fuerza mientras creamos los hábitos, pues luego las tareas se ejecutarán sin esfuerzo, como el León junto a la dama. Esta carta nos muestra el camino medio, la moderación, la aceptación y el entendiendo. Esta aproximación balanceada, nos ayuda discernir y ser uno con las energías naturales.

Carta: La Fuerza

  • Virgo

    VIRGO

    21 de agosto al 20 de septiembre

Al signo de Virgo le corresponde el arcano de El Ermitaño. A pesar de la aparente contradicción genérica ambos conceptos son idénticos pues indican pureza y aislamiento. En el signo de Virgo, Mercurio se encuentra en su Regencia y a la vez en exaltación, alcanzando su manifestación más elevada. Mercurio, el planeta de las comunicaciones y el conocimiento y en este signo de tierra, se vuelve a sí mismo.

El énfasis está en la consciencia personal, en el descubrimiento de sí mismo y de su propósito personal. Encajando a la perfección con la carta de El Ermitaño, que a través de la realización de su libre albedrío, como un reflejo del libre albedrío universal, encuentra su propia luz, transformándose en su propio guía.

Se dice desde la antigüedad, que cuando el alumno está listo, aparece el maestro. Muchos se preguntan cómo sucede esta coincidencia. Realmente es fácil explicar. Cuando transgredimos los valores impuestos por nuestro condicionamiento social en nuestra búsqueda espiritual, cada vez hay menos que se interponga entre nosotros y nuestro espíritu.

El espíritu es el verdadero maestro en todas las materias, y es un maestro que sólo encontramos en la soledad y el recogimiento. El mundo externo sólo refleja nuestro mundo interno, nuestro deseo de explicaciones más profundas atrae a quienes tienen las respuestas. De repente aparece un nuevo consejero, un instructor.

Sin embargo, los mejores maestros no dan respuestas, sino que nos empujan hacia nuestras propias realizaciones. La luz dentro de la linterna del Ermitaño bien puede ser el fuego de la carta de La Fuerza, la de el signo de Leo, o tal vez sea la luz de La Estrella, la carta de Acuario. En ambos casos representa la iluminación de nuestro corazón (ya sea desde el punto de vista personal, Leo o universal, Acuario). El lugar en el que se unen cielo y tierra, el Chacra del corazón, es una llama viviente que arde brillantemente en la oscuridad de la materia.

Carta: El Ermitaño

  • Libra

    LIBRA

    21 de septiembre al 20 de octubre

A Libra, el signo de la balanza, le corresponde la carta de La Justicia. Al igual que el signo representa el equilibrio. El signo de Libra se encuentra en la mitad del zodíaco como la carta de la justicia se encuentra en la mitad de los arcanos mayores del Tarot.

Esta carta habla de las leyes universales, incluyendo la del Karma. Nos muestra que el universo no opera a través de un juego de reglas difíciles, sino que a través de un mecanismo delicado a través del cual los individuos pueden compensar sus errores al preocuparse realmente por los demás.

Los errores que cometemos ahora pueden pagarse mañana o en otra vida, pero no podemos evitar pagarlos. En el esfuerzo por encontrar la verdad de cualquier situación, este agente discernidor busca la explicación racional y mantiene un equilibrio frente al misticismo. Sólo cuando todas las posibilidades físicas son agotadas, se acepta lo inexplicable, e incluso entonces se quiere entender los principios subyacentes. La Carta de La Justicia lleva la realización personal de virgo un paso más allá. La proyecta sobre el otro tomando consciencia de que si bien existe el libre albedrío, éste es parte de un sistema integrado.

Libra está regido por Venus, diosa del amor y la belleza. La estética y las relaciones interpersonales se realzan en esta carta, otorgándole interés al arte, la justicia y una gran preocupación por el tema de pareja. Esta carta nos habla de la necesidad de ser conscientes de los demás. De cómo concertar los intereses del otro con los nuestros y lograr un acuerdo beneficioso para ambos. El bien común es, quizás, el mejor proyecto personal.

Carta: La Justicia

  • Escorpio

    ESCORPIO

    21 de octubre al 20 de noviembre

Al signo de Escorpio le corresponde entre los arcanos mayores La Muerte. Esta carta retrata una situación a la que la mayoría teme. Nosotros percibimos la muerte como el fin de todo aquello para lo que hemos vivido, el fin de nuestra identidad actual. La verdad es que todas las cosas tienen un principio y un fin.

Nuestro tránsito por este mundo está lleno de pequeños y grandes ciclos que terminan y comienzan, en movimiento constante en un universo infinito, como ruedas que giran dentro de ruedas.

Tanto el signo de Escorpión como el arcano de la muerte tratan este tema de la trascendencia de estos ciclos; de ahí la constancia y perseverancia de Escorpio. En su intento de trascender, Escorpio urdirá en lo más profundo de su ser en busca de la sabiduría que le asegure su permanencia. Con frecuencia encuentra que el miedo de muerte es el problema, no la muerte en sí. Para quien muere una vez transpuesto el velo termina la angustia.

El problema es permitir, mientras vivamos, que el miedo a la muerte domine nuestras vidas, creando obstáculos para nosotros y los que nos rodean. En vez de que nuestra vida fluya como un río hasta el mar, ésta se detiene, los planes permanecen como sueños, se acumulan posesiones, y el amor se detiene. Sea como sea, después de muertos nuestro punto de vista cambia.

Lejos de ser un heraldo de muerte, el arcano de La Muerte nos enseña a vivir y ser conscientes. La conciencia es lo único que logrará liberarnos, su mensaje es disfrutar cada momento de la vida. Al ser conscientes nos damos cuenta que la vida está llena de constantes cambios que se asemejan a la muerte.

Aprendemos que éstos son naturales y debemos acogerlos con alegría, eso incluye aceptar esa figura misteriosa que espera en la soledad de nuestras más profundas sombras.

Carta: La Muerte

  • Sagitario

    SAGITARIO

    21 de noviembre al 20 de diciembre

A sagitario le corresponde el arcano de la templanza. Quizás esta sea una de las más inspiradoras de las cartas del Tarot. Siempre hemos sido atraídos por los ángeles, intermediarios entre nosotros y lo divino, portadores de mensajes, y protectores.

Sagitario tiene mucho que ver con la necesidad imperativa de ir más allá de sus límites, de lo humano, de alcanzar lo divino y de entender lo sobrehumano. Así mismo este arcano integra lo material con lo espiritual comprendiendo que son uno solo. Sagitario y La Templanza finalmente completan el ciclo que se inicia en su signo opuesto en Géminis con la carta de Los Amantes, superando toda polarización.

Se comprende finalmente que El sol y la luna , lo divino y lo humano, lo interno y lo externo, todo es uno. Es la unidad como resultado del desprendimiento del ego. El Ángel representa la visión precisamente lo que nos convertimos después se haberlo perdido. Lo que sucedió precisamente con el arcano de escorpión, La Muerte.

Éste es nuestro ángel guardián que nos nutre y da un propósito, es como un cordón umbilical que nos une a nuestra fuente llenándonos de amor y sabiduría. Es nuestro guía y quien nos sana en todo momento.

El ángel muestra la manera de vivir siendo consciente y vivir en el presente continuo. Lo demás sucederá de manera natural. El proceso de La Templanza no niega los extremos, pero se mueve hábilmente entre ellos.

Los budistas podrían llamar a esto El Camino Medio. La templanza representa la conjunción alquímica de los opuestos y su transformación en una nueva forma. Esta carta del Tarot es la promesa del proceso espiritual que está a punto de suceder.

Carta: La Templanza

  • Capricornio

    CAPRICORNIO

    21 de diciembre al 20 de enero

Capricornio es el signo del dominio material, corresponde al arcano de El Diablo, una carta que representa las energías creativas en su aspecto más material. Los nativos de este signo sienten una gran necesidad por crear, saben instintivamente cómo conseguir lo que desean, cómo concretar sus planes y lo que se requiere para obtener el éxito. Esta carta indica un camino difícil en la consecución de nuestras metas pero asegura el premio al final de éste.

Los impulsos de Capricornio son ciegos, no considera la razón, las costumbres, o el futuro; es inescrupuloso. El Diablo usa la tentación del poder, del dinero, y del placer para atraer a otros y ejercer su mando sobre ellos; al igual que los nacidos bajo esta constelación que sabrán influenciar y esperar hasta que quienes los rodean se rindan ante su férrea voluntad.

Ésta es una carta en la que se examina a profundidad el tema espíritu/materia. De acuerdo a algunas doctrinas los seres humanos somos espíritus que hemos descendido al mundo de la materia en un esfuerzo por aprender, experimentar y ganar experiencia. Con frecuencia sucede que muchas veces en nuestras vidas deseamos cosas, nos esforzamos por conseguirlas, y al final terminamos siendo poseídos por ellas.

Con frecuencia odiamos las vidas que nosotros mismos creamos o nos desilusionamos de la persona en que nos convertimos. Nos damos cuenta que en nuestra desesperación por alcanzar ciertas metas perdimos lo que más amábamos. ¿Por qué? ¿No fue lo que pensamos que sería?

La Carta del Diablo ilustra la naturaleza de nuestros deseos, obsesiones, y aficiones. En la carta, las dos figuras humanas están sujetas flojamente, podrían librarse en cualquier momento, pero no lo comprenden y permanecen limitados por sus propios deseos. Muchos nos moriríamos si tuviésemos que enfrentar todos los errores y fechorías que hemos cometido durante nuestra vida (sin considerar las vidas anteriores).

Pero es precisamente esto a lo que se refiere el arcano de El Diablo. Hay un momento en nuestras vidas en el que debemos mirar de frente y entender cómo justamente a través de esas acciones es que hemos llegado donde estamos. Sin embargo, el hombre no puede deshacerse de sus limitaciones hasta que las conoce y entiende que las llaves que nos libran de esa carga son el auto-perdón y el dejar ir. Mientras más nos esforzamos en luchar contra algo más firmemente nos sujeta.

Carta: El Diablo

  • Acuario

    ACUARIO

    21 de enero al 20 de febrero

Acuario, el aguador, está asociado con la carta de la estrella, en ambos casos aparece una persona con dos recipientes de los que vierte agua. Aunque no parezca acuario al igual que la carta de la estrella son signos duales. A este signo, como a otros (Escorpio, Piscis), se le asignan dos regentes: Saturno y Urano, sin embargo en este caso las cualidades de estos se encuentran diametralmente opuestas.

Por un lado Urano es la inagotable creatividad, la inducción, el rompimiento de esquemas, la libertad absoluta, el shock eléctrico que moviliza el universo, y por el otro está Saturno señor de la disciplina, la deducción, la estabilidad, la responsabilidad, la organización y las limitaciones. Así el arcano de La Estrella puede significar restricciones y pérdidas, como nuevas oportunidades.

En Acuario encontramos otra vez estos dos impulsos el icono del signo, K , representa dos corrientes que fluyen armónicas y paralelas sin tocarse jamás. ¿Acaso son las pérdidas, las limitaciones quienes nos proporcionan los impulsos creativos trayéndonos nuevas oportunidades?

¿Cuál es la relación entre la creatividad y el cumplimiento de las normas, entre libertad y limitación? ¿Son interdependientes, o totalmente independientes entre sí? Para muchos este signo es el sino humano, este es el símbolo que nos representa. El agua del aguador es la energía divina que nos purifica y limpia, que nos bautiza y nos hace nacer nuevamente.

Así la estrella vierte la energía cósmica sobre nosotros, sus consecuencias pueden ser las limitaciones de Saturno o la liberalidad de Urano, el aprendizaje a través del estudio y concentración o el aprendizaje de nuestras experiencias, sin planes ni organización previa.

El resultado final será el mismo, elevar nuestra naturaleza animal hacia lo divino, transformar al hombre en un ángel. Rebeldes, cuyas marcadas preferencias los hacen parecer obstinados y rígidos, los nacidos en esta constelación se aferran de una manera tan vehemente a sus deseos de cambios y juveniles principios revolucionarios y terminan, con frecuencia, volviéndose viejos conservadores.

Como signo de aire, Acuario es mental y la carta de la Estrella también nos habla de este aspecto, representando las ciencias, las nuevas tecnologías y la astrología. Esa cualidad intelectual les permite amar a muchos mejor que a una sola persona, lo que en algunos casos puede parecer frío y hasta perverso para sus parejas.

Carta: La Estrella

  • Piscis

    PISCIS

    21 de febrero al 20 de marzo

La Luna, reina de la noche, corresponde a Piscis también llamado el signo de agua por ser fluctuante como nuestro satélite que rige las emociones y el subconsciente. De igual forma, los nacidos bajo este signo tienen un importante mundo emocional y con frecuencia toman decisiones de manera inconsciente.

La Luna, al igual que la laguna representada en la carta, y los Piscianos reflejan su entorno o la personalidad de quienes les rodean. Esta carta también se asocia con la creatividad, la imaginación y la fantasía todas cualidades que se resaltan en esta constelación. El camino franqueado en ambos lados por sendas torres y perros que nos recuerdan el peligro y la necesidad de vigilancia, es el del autoconocimiento.

El cangrejo símbolo de Cáncer representa el afloramiento de nuestros más profundos sentimientos. Por esto la carta también se identifica con defectos tales como la adicción, la indolencia, la duda y los prejuicios. Los nacidos en Piscis evitan, en lo posible, herir a los demás, lo que los lleva a ceder en asuntos que no deberían.

Es más, evitan en lo posible estar en situaciones incómodas y tomar decisiones, lo que los puede llevar hasta la indolencia. Pero tanto la carta de la Luna como el signo de Piscis tienen aspectos maravillosos son sanadores innatos, místicos, tolerantes, amables. artistas y soñadores compasivos. Son espejo del mundo que los rodea y capaces de grandes sacrificios por el bien común.

Piscis es un signo regido por Júpiter y Neptuno y donde el planeta Venus se encuentra en exaltación, las tres deidades tuvieron un sinnúmero de aventuras amorosas de todos los tipos. Esto nos habla de alguna manera de la universalidad del amor que no está reservado a ciertos estereotipos y que es una de las cualidades de los nativos de este signo. También la cambiante Luna es el cuerpo celeste más universal, compartiendo desde lo mas elevado y espiritual hasta lomas bajo y material. Reina de la noche este arcano nos habla de placeres ocultos que podrían ser nuestra perdición o nuestra escalera a lo divino.

Carta: La Luna

Boletín de Noticias
Boletín de Noticias