Colombia.com Bogotá Miércoles, 13 / Mar / 2019

Empleo formal disminuye a causa del salario mínimo en Colombia

Aunque 60% de la población trabajadora informal gane menos de un Salario Mínimo Legal Vigente (SMLV) y no cuente con seguridad social, acceder a un empleo formal que les pueda generar esta remuneración no les garantiza necesariamente una mejora de sus condiciones de vida.

Empleo formal disminuye a causa del salario mínimo en Colombia
La mitad de los colombianos tan sólo duran entre siete y once meses en un empleo formal. Foto: Cuso International

Actualmente el salario mínimo no es una puerta para escapar de la trampa de la pobreza y avanzar hacia mejores condiciones de vida y, por lo tanto, no es un incentivo para que la población trabajadora informal dé el paso hacia un empleo formal, señaló hoy la ONG de desarrollo Cuso International.

A partir de un análisis de la experiencia laboral de las personas que ganan el salario mínimo en el país, incluido en el estudio “Reflexiones sobre el salario mínimo y la informalidad laboral”, la ONG de desarrollo concluyó que estos trabajadores y trabajadoras se enfrentan a una precariedad laboral de manera constante.

Escucha acá las principales emisoras informativas de Colombia

Formal no significa mejor

La población trabajadora que gana el salario mínimo ha perdido más su capacidad adquisitiva en los últimos años respecto a la población en general. El estudio arrojó que los ingresos promedios de un jefe de hogar en 2007 disminuyeron el doble frente a 2017, mientras que los de uno con ganancias iguales o inferiores a un salario mínimo se redujeron cuatro veces durante el mismo periodo.*

Dadas las limitaciones del salario mínimo para cubrir los gastos diarios, los investigadores enfatizaron en que las personas trabajadoras que ganan esta remuneración afrontan grandes dificultades en momentos críticos marcados por enfermedades y accidentes que incluso, en algunos casos, son de carácter laboral. Aunque los asalariados/as deben contar con seguridad social para sobrellevar estas situaciones, en algunas ocasiones el salario mínimo no les permite cubrir los gastos adicionales resultantes de estos episodios.

Por estas razones, si bien un gran número de informales en el país devengan menos de un salario mínimo (60% de la población trabajadora) y no cuentan con seguridad social, llegar a tener un empleo formal que les pueda generar un SMLV no les garantiza necesariamente una mejora de sus condiciones de vida.

“Es cierto, las personas trabajadoras que ganan un salario mínimo no están abocados a la inanición. Pero es alarmante que la probabilidad de que esta remuneración realmente les permita salir de la pobreza sea inexistente”, aseveró Alejandro Matos, director de Cuso International en Colombia.

¿Quiénes son las personas que se encuentran en la informalidad laboral?

Aproximadamente 66% de la población trabajadora nacional es informal, de acuerdo con los datos de la Gran Encuesta Integrada de Hogares (GEIH) y retomados en la investigación.

La edad de las personas juega un papel determinante en la informalidad. Al iniciar el ciclo laboral, la juventud registra una tasa de informalidad de cerca de 61,4%. Precisamente, este fenómeno se explica porque las personas jóvenes usualmente encuentran una puerta de entrada al mercado de trabajo en las actividades informales.

En la siguiente etapa, de los 29 y 40 años, la tasa de informalidad desciende (56,3%), pues los trabajadores/as alcanzan mayores niveles de experiencia y educación, es decir, se trata de su fase más productiva. Ya entre los 41 y 50 años empieza a subir la informalidad (67,8%), incluso por encima de la tasa presentada entre los jóvenes.

El periodo en que este fenómeno se agrava aún más es después de los 61 años (92%), pues es cuando los adultos mayores buscan cualquier fuente de ingresos con tal de lograr su sobrevivencia y enfrentar los riesgos asociados con su vejez. De ahí que la informalidad laboral sea una constante que afecta a una gran proporción de la población trabajadora a lo largo de todo su ciclo de vida.

La educación definitivamente marca la pauta a la hora de conseguir un empleo formal. El estudio encontró que la educación primaria aumenta en 50 puntos porcentuales la tasa de informalidad laboral frente a la educación superior.

Para acceder a la publicación, visite aquí


*Para llegar a este hallazgo, se realizaron estimaciones del ingreso hipotético que recibían los jefes de hogar para el año 2007 y se compararon con los ingresos reales percibidos en la actualidad (2018), lo que refleja la forma en que los jefes de hogar reciben hoy un ingreso estadísticamente inferior al que recibían en 2007.

Redacción Actualidad - Cuso International - Colombia.com