Por: Juan Carlos García Sierra • Colombia.com

Corte del Reino Unido sentencia que llamar calvo a un hombre es una forma de acoso sexual

Un trabajador fue llamado calvo por su jefe y el tribunal consideró que esta es una forma de acoso sexual, al igual que cuando se habla del tamaño de los senos de una mujer.

En el Reino Unido llamar calvo a un hombre puede significar acoso sexual. Foto: Twitter @nuriapiera
En el Reino Unido llamar calvo a un hombre puede significar acoso sexual. Foto: Twitter @nuriapiera

Un trabajador fue llamado calvo por su jefe y el tribunal consideró que esta es una forma de acoso sexual, al igual que cuando se habla del tamaño de los senos de una mujer.

Dicen que los calvos están de moda, así lo han impuesto actores de Hollywood como Bruce Willis, quien le puso a la alopecia estilo y glamour, pero no siempre lucir sin un capilar en la cabeza ha traído beneficios a quienes la genética ha privado de abundantes cabelleras.

Hasta hace unos años una de las maldiciones de los hombres era quedarse sin cabello y raparse la cabeza al estilo ‘Kojak’ no era una decisión que se tomara por gusto propio, sin embargo, con el paso de los años y el aumento de calvos, lucir sin un pelo en la cabeza se ha convertido en algo normal que ya no es visto como algo desagradable.

Muchos hombres optan por raparse y no hacer maromas con el poco capilar que les queda, además la opción del bisoñé puede empeorar el problema y hacerlos ver ridículos, así es que muchos, que no tienen un pelo de tontos, con mucha personalidad saben lucir su calvicie.

Un tribunal del Reino Unido determinó que llamar calvo a un hombre es sinónimo de discriminación, y peor aún, es acoso sexual.

La razón que llevó al Tribunal a considerar esta concepción radica en que decirle calvo a un hombre tiene la equivalencia a referirse al tamaño de los senos en las mujeres.

El tribunal tomó como referencia el caso de un trabajador industrial al que su empleador lo llamó “calvo imbécil”, cuya profesión es la electricista industrial que laboraba en una fábrica.

Tony Finn, trabajador de British Bung Company en West Yorkshire durante 24 años fue cesado de su empleo en mayo de 2021, pero él llevó el caso ante los tribunales alegando que había sido víctima de acoso sexual por su jefe supervisor, Jamie King.

El electricista firmó que, durante una discusión en 2019, King lo llamó “bald cunt” (pelado imbécil) y los jueces tuvieron que deliberar sobre si las palabras del jefe podrían tratarse de un insulto o acoso.

“Es difícil concluir otra cosa que el señor King pronunció estas palabras con el propósito de violar la dignidad de Finn y crear un entorno intimidante, hostil, degradante, humillante u ofensivo para él”, concluyó el grupo de jueces del tribunal.

“Por su propia admisión, la intención del señor King era amenazar a Fin e insultarlo. A nuestro juicio existe una conexión entre la palabra ‘calvo’ por un lado y la característica protegida del sexo por el otro”, añadieron los jueces en la sentencia.

Los jueces plantearon un caso anterior en el que un hombre acosó a una mujer por el tamaño de sus senos, entonces ese tipo de comentarios es más probable que los reciba una mujer, y el caso en el que se le dice calvo a alguien, es más probable que lo reciba un hombre, teniendo en cuenta que la calvicie es más común en los hombres que en las mujeres.

Con la decisión del tribunal solo sigue determinar cuál será la compensación que recibirá el señor Finn.

Artículos Relacionados

+ Artículos